Público
Público

La fuga de gas en el Nord Stream amenaza con provocar un desastre medioambiental sobre el Báltico

Según los primeros cálculos, la fuga masiva del gas metano almacenado equivale en términos de contaminación a una tercera parte de los daños atribuibles a toda Dinamarca durante un año. 

fuga gasoducto Nord Stream
Una de las fugas de gas en el Mar Báltico vistas desde un avión militar danés. Agencia EFE / Comando de la Defensa danesa

La Guardia Costera sueca ha descubierto una cuarta fuga de gas en los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2. Dos de los escapes han tenido lugar en la zona del mar Báltico perteneciente a Dinamarca, y otros dos en la zona perteneciente a Suecia.

Alemania, Suecia, Dinamarca, la Unión Europea (UE) y la OTAN creen que las fugas detectadas son causa de un "acto intencionado" y de un "sabotaje". Sin embargo, habrá que esperar un tiempo para confirmar esas sospechas: la investigación sobre lo ocurrido avanza con lentitud debido a que continúa saliendo gas de las tuberías, lo que impide el acercamiento a la zona para determinar cómo se produjeron dichas fugas.

En ese sentido, la Casa Blanca también advirtió este miércoles de que la investigación  "llevará un tiempo".  El Gobierno de Estados Unidos se muestra cauto y, a diferencia de sus aliados europeos, habla de "sabotaje aparente". Rusia por su parte califica de "tontas y absurdas" las acusaciones europeas de que el Kremlin podría estar detrás de estos sabotajes en los dos gasoductos que atraviesan el mar Báltico.

Más allá de las sospechas y de la atribución de responsabilidades, lo que sí que ha quedado claro es que los dos gasoductos han quedado inutilizados por una buena temporada. Pese a que aún no hay una confirmación visual, la empresa que gestiona el gasoducto Nord Stream afirmó el miércoles que todo sugiere que se han producido "daños físicos" en la infraestructura energética.

Además, las autoridades alemanas consideran que las fugas detectadas en el Nord Stream 1 y 2 han dejado inutilizado para siempre el gasoducto ruso, aseguraba el diario berlinés Der Tagesspiegel, que se remitía a fuentes del Gobierno alemán. De acuerdo con esas valoraciones, los daños en los gasoductos no podrán repararse rápidamente y las aguas marinas se filtrarán en las tuberías, lo que provocará una corrosión irreversible. 

El dato positivo es que ambos gasoductos estaban fuera de servicio. El Nord Stream 1, que había entrado en funcionamiento en 2011, interrumpió los suministros hace semanas tras alegar Rusia una fuga de aceite en la única estación compresora rusa que aún operaba. El Nord Stream 2, cuya construcción empezó en 2011, nunca entró funcionamiento, ya que Alemania suspendió el proceso de autorización a raíz del reconocimiento por Moscú de las autoproclamadas repúblicas separatistas del Donbás.

El metano, emisor clave de gases invernadero

En cualquier caso, hay otra derivada que también preocupa mucho a las autoridades europeas: las fugas de gas en los gasoductos Nord Stream 1 y 2 está en el punto de mira por la piscina humeante de gas metano que han creado en el Mar Báltico y que amenaza con desencadenar un desastre medioambiental, como apuntan científicos y ecologistas.

El metano está considerado como un emisor clave de gases de efecto invernadero. Según los primeros cálculos, la fuga masiva de metano equivale en términos de contaminación medioambiental a una tercera parte de los daños atribuibles a toda Dinamarca durante un año. El Ministerio de Medio Ambiente alemán, no obstante, ha afirmado que el escape no supone una amenaza significativa para la fauna marina, ya que el mayor riesgo climático está en la atmósfera.

La Agencia de Energía de Dinamarca cree que más de la mitad del gas almacenado en las tuberías del Nord Stream ya ha salido al mar. El organismo danés prevé que, a este ritmo, la infraestructura esté completamente vacía antes de que acabe la semana. "Sigue saliendo mucho gas de las tres fugas. Parece que hay una pérdida de presión en las tuberías y, por eso, sale menos gas que ayer. Y esperamos que siga siendo así los próximos días", dijo el director de Agencia de Energía de Dinamarca, Kristoffer Böttzauw.

Más noticias de Internacional