Público
Público

Greenpeace Prisión preventiva para 12 activistas de Greenpeace por protestar contra la extradición del Carbón en Eslovaquia

Quince miembros de esta organización han entrado en el terreno de la empresa minera HBz.a.s. Algunos de ellos han subido a una torre minera de treinta metros de altura para colgar carteles que decían "Parad la edad del carbón". 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Imagen de archivo de activistas de Greenpeace /EFE

Un juzgado de Eslovaquia central ha dictado hoy prisión preventiva para doce activistas de la organización ecologista Greenpeace que fueron detenidos el miércoles por un acto de protesta contra la extracción de carbón en Trencin (Eslovaquia). El juez ha argumentado que si los activistas son puestos en libertad "existen temores de que volverán a cometer actos delictivos", ha declarado el portavoz de la magistratura regional, Roman Tarabus, citado por el diario "Pravda".

Los detenidos -nacionales de Eslovaquia, República Checa, Finlandia, Alemania y Bélgica- están en prisión desde el pasado miércoles, acusados de "cooperación en daños y en poner en riesgo el funcionamiento de instalaciones de interés general".

La protesta comenzó a las 05.00 horas, cuando quince activistas entraron en el terreno de la empresa minera HBz.a.s, en la localidad de Novaky, en el centro del país. Algunos de ellos subieron a una torre minera de treinta metros de altura, donde colgaron carteles que decían "Parad la edad del carbón", una acción con la que Greenpeace quiso reivindicar contra la extracción y quema de esa materia prima.

La protesta duró hasta las 12.00 horas, mientras que bajo tierra trabajaban entonces 342 mineros que, según la dirección de la entidad minera, corrieron peligro. Tras la decisión judicial de hoy, doce de los activistas permanecerán en la cárcel hasta que se dirima el caso, mientras que los tres restantes fueron puestos en libertad.

Greenpeace, según su directora eslovaca Ivana Kohutkova, considera que esta decisión "no tiene precedentes", mientras que el abogado de la organización, Lukas Opett, ha lamentado que se haya dado prioridad "a la defensa de la propiedad privada de una entidad minera sobre el derecho a la libertad de expresión". La entidad ecologista, que desde el comienzo declaró sospechas de parcialidad en esta magistratura, ha recurrido la decisión del magistrado, que será revisada por el juzgado de apelación regional de Trencin.