Público
Público

Guerra comercial Trump exige a las empresas de EEUU salir de China después de las nuevas subidas de aranceles de Pekín

El presidente de EEUU ha anunciado este viernes un aumento inminente de los aranceles para las importaciones procedentes del país asiático. 

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Imagen de archivo del presidente de EEUU, Donald Trump, y el presidente chino, Xi Jinping. REUTERS/Damir Sagolj

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha anunciado este viernes un aumento inminente de los aranceles para las importaciones procedentes de China, horas después de que el Gobierno chino anunciase una medida similar y en plena escalada de tensiones políticas y comerciales entre ambas potencias. "China no debería haber puesto nuevas tarifas a 75.000 millones de dólares de productos de Estados Unidos", ha señalado Trump en Twitter, en alusión a una medida que ha atribuido a razones políticas. En concreto, Pekín impondrá aranceles adicionales de entre el 5 y el 10 por ciento sobre 5.078 productos a partir del 1 de septiembre.

Trump ha confirmado que ese mismo día, los bienes y productos chinos que hasta ahora estaban atados a un gravamen del 10 por ciento –valorados en "300.000 millones de dólares"– subirán hasta el 15 por ciento. Un mes más tarde, el 1 de octubre, a los bienes sujetos hasta ahora a un arancel del 25 por ciento–y que suman "250.000 millones de dólares"– se les aplicará el 30 por ciento.

Horas antes, en una cadena de tuits publicada pocas horas después de conocerse la decisión de Pekín, el inquilino de la Casa Blanca, que desde que llegó a la Presidencia ha expresado en numerosas ocasiones su rechazo a la deslocalización de empresas, "ordenó" a las compañías nacionales que comiencen a evaluar "una alternativa" al país asiático para llevar a cabo su producción. "Por la presente, nuestras grandes empresas estadounidenses tienen órdenes de comenzar a buscar una alternativa a China, incluida la posibilidad de traer sus compañías de vuelta a CASA y elaborar su productos en EEUU", señaló.

Trump también acusó al gigante asiático de haber robado a su país "cientos de millones de dólares" mediante la apropiación indebida de propiedad intelectual y se comprometió a no permitir que esta situación continúe. "No necesitamos a China y, francamente, estaríamos mucho mejor sin ella. La vasta cantidad de dinero obtenido y robado por China a Estados Unidos, año tras año, durante décadas, debe acabar y lo hará", agregó.

Por último, el presidente Trump exigió a las principales empresas de mensajería del país –FedEx, Amazon, UPS y el Servicio Postal de EEUU– que comiencen a "localizar y rechazar" cualquier envío procedente de China que contenga fentanilo, un analgésico sintético 50 veces más potente que la heroína y que generalmente llega a EEUU desde el país asiático. "El fentanilo mata a 100.000 estadounidenses cada año. El presidente Xi (Jinping) dijo que esto iba a terminar, pero no fue así", lamentó.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) informaron a comienzos de agosto que las muertes por sobredosis de drogas de todo tipo parecen haber disminuido en EE.UU. en 2018 por primera vez en casi tres décadas, al dar cuenta de unas 68.000 muertes el año pasado comparado con más de 70.000 en 2017.

Aranceles adicionales a 75.000 millones de dólares

El Gobierno chino ha anunciado la imposición, a partir del próximo 1 de septiembre, de aranceles adicionales de entre el 5% y el 10% sobre 5.078 productos procedentes de Estados Unidos por un valor agregado de 75.000 millones de dólares (67.732 millones de euros), según ha anunciado el Ministerio de Finanzas de China.

Asimismo, como parte de esta respuesta del gigante asiático, la Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado de China ha decidido recuperar desde el próximo 15 de diciembre el arancel del 25% y otro del 5% a la importación de automóviles y piezas desde los EEUU.

La fecha de entrada en vigor de los nuevos aranceles establecidos por Pekín coinciden con las estipuladas por el Gobierno de EEUU, que entre el próximo 1 de septiembre y el 15 de diciembre gravará con un 10% adicional importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares (270.990 millones de euros).

En este sentido, el Ministerio de Finanzas de China ha señalado que "las medidas de EEUU han provocado la escalada de las fricciones comerciales y económicas entre China y EEUU, causando un gran perjuicio a los intereses chinos, estadounidenses y de otros países, además de haber amenazado gravemente los principios del libre comercio y el sistema multilateral de comercio".

El contraataque chino contempla la imposición desde el próximo 1 de septiembre de un arancel adicional del 10% sobre distintos productos como la carne de vacuno y cerdo procedentes de EEUU, mientras que se gravará con un 5% adicional las importaciones estadounidenses de soja o petróleo.

Desde el próximo 15 de diciembre, China aplicará un arancel adicional del 10% sobre las importaciones estadounidenses de productos como el café, cítricos o diferentes clases de automóviles, mientras que comenzará a gravar con un 5% adicional a componentes de vehículos.