Público
Público

Carne Mechada El consejero que puso en solfa la sanidad universal, al mando de la mayor alerta por listeriosis en España

Jesús Aguirre, responsable de Salud en el Gobierno andaluz, ha suscitado grandes polémicas a cuenta de sus declaraciones sobre la financiación del sistema sanitario público y el aborto.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 6

Jesús Aguirre, el consejero del Gobierno andaluz. EFE

A los mandos de la gestión de la mayor alerta sanitaria causada por un brote de listeriosis en España está Jesús Aguirre, el consejero del Gobierno andaluz que ha suscitado más polémicas con sus declaraciones a cuenta del aborto y la financiación y la universalidad de la sanidad pública, fundamentalmente. Ahora, le está tocando afrontar el asunto más grave desde que Juan Manuel Moreno Bonilla llegó a la presidencia de la Junta el pasado mes de enero, tras el acuerdo entre PP, Ciudadanos y Vox. Y desde varios frentes ya han empezado a pedir su cabeza.

Jesús Aguirre, que anecdóticamente comparte nombre con quien fue duque consorte de Alba, es, a punto de cumplir los 64 años, el consejero de más edad del gobierno andaluz, la persona designada por Moreno Bonilla para dirigir lo que en las casi cuatro décadas anteriores de mandato socialista se denominaba la joya de la corona del sur, la sanidad pública con más pacientes y profesionales de España. Y Aguirre no tardó en desatar la cólera en los mentideros meridionales con su elocuencia, su verbo fácil, lejos de la contención política correcta. Al poco de llegar al cargo, en una entrevista con Diario Médico, dijo que no había tenido ningún problema para montar su equipo en la consejería: "En tres días ya teníamos montado todo el staff, todos amigos míos", afirmó. Eso sí, a continuación precisó que todos eran también personas cualificadas y conocedoras del sistema sanitario.

"La atención sanitaria en Andalucía y España es gratuita, pero en todas partes hay copagos y en España son mucho menores", aseguró Aguirre

Especialista en medicina de familia, presidente del Colegio de Médicos de Córdoba durante cinco años, vicepresidente del Sindicato Médico en esa provincia otros tres años, Jesús Aguirre estaba acostumbrado a una campechanía que no casa tanto con un cargo político como el que actualmente ostenta. De esa anterior etapa es otra de sus declaraciones más controvertidas, más todavía teniendo en cuenta la responsabilidad que ahora ocupa. Fue en 2012, siendo ya senador del PP, tras unas elecciones andaluzas y generales, cuando dijo que pasado el fragor de la batalla era el momento de "decir la verdad". Y su verdad era que la universalidad de la sanidad pública era "una utopía". "Es muy bonito hablar de que queremos más, pero si no hay, no hay. Lo que hay que ver es qué cesto hacemos con el mimbre que tenemos. Ser realistas". Hasta su grupo en el Senado, hasta la entonces secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, tuvieron que salir a corregirlo. Y luego fue él quien se tuvo que matizar a sí mismo: "es una utopía a la que debemos aspirar", dijo que es lo que quería haber dicho.

Más recientemente, en la mencionada entrevista con Diario Médico, al poco de llegar este año a la Consejería de Salud, preguntado por la eliminación de los copagos en la sanidad que no había podido concretar el Gobierno central, Aguirre respondió: los "copagos ahora no son un problema. La atención sanitaria en Andalucía y España es gratuita, pero en todas partes hay copagos y en España son mucho menores que en otros países europeos. Gracias a ellos hemos evitado el acúmulo de medicamentos entre colectivos como pensionistas".

"¿Permitimos que haya 140.000 abortos? Mientras siga en vigor la actual ley del aborto la mujer que quiere lo va a hacer", declaró Aguirre

Mucho más sonadas fueron, sin embargo, las declaraciones referidas al aborto que hizo el pasado mes de junio. En un acto en su ciudad, en Córdoba, Jesús Aguirre abogó por dar más información a las mujeres embarazadas, más atención social, para que no tengan que llegar a abortar. "Lo fácil –dijo- es llegar y el chupetón". Y su reflexión luego continuó de la siguiente manera: "¿Permitimos que haya 140.000 abortos? Mientras siga en vigor la actual ley del aborto la mujer que quiere lo va a hacer y yo, como consejero, no soy nadie para oponerme, pues el derecho lo tiene la madre, pero también hay un derecho del no nacido y habrá que ver cómo se conjugan". Horas después, acechado por las duras críticas vertidas desde todos los ámbitos hacia su manera de referirse a la interrupción voluntaria del embarazo, Aguirre tuvo que volver a matizarse a sí mismo y pedir perdón por su coloquial forma de hablar de asuntos sanitarios siendo máximo responsable de la salud pública de la comunidad más poblada de España.

Valga como muestra de las reacciones que suscitó la campechanía del consejero el comentario que hizo en su cuenta de Twitter la expresidenta de la Junta y secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz: "Mi primera impresión ha sido pensar que estaba leyendo una noticia falsa. Lamentablemente no es así. Tenemos un consejero de Salud capaz de atentar de forma tan vergonzante contra la dignidad de las mujeres. ¿Un chupetón? ¡Qué vergüenza!".

En el concepto que tiene de la salud, se mezclan en el historial de Jesús Aguirre otras curiosidades, como cuando siendo presidente del Colegio de Médicos de Córdoba se nombró miembro de honor de esa corporación profesional al arcángel San Rafael, como reconocimiento a sus "actuaciones en pro de la salud de los cordobeses, que se remontan a la noche de los tiempos", entre otras el apoyo a la labor de los facultativos en "epidemias de cólera, tifus y fiebre amarilla". El ahora consejero de Salud no veía ninguna contradicción en tal decisión: "¿Por qué el médico tiene que acogerse sólo a lo científico y rehuir lo esotérico?", se preguntaba entonces. A tan extraordinario acto en el que ciencia y religión se dieron fraternalmente la mano, asistió Juan José, el hermano de Aguirre, obispo de Bangassou, diócesis de la República Centroafricana.

La gestión del consejero de Salud se ha centrado de momento en la reducción de las listas de espera en la sanidad pública andaluza

Declaraciones polémicas y excentricidades aparte, la gestión del consejero de Salud se ha centrado de momento en la reducción de las listas de espera en la sanidad pública andaluza: empezó fuerte con la revelación de una presunta falsificación de los datos que manejaba el anterior gobierno socialista y el anuncio de un plan de choque dotado con más de 25 millones de euros, pero últimamente ha ido perdiendo fuelle y dando alas a oposición y organizaciones sindicales que ven mucho choque y poco plan.

Ahora, el brote de listeriosis causado por una partida de carne de la marca La mechá preparada en una empresa de Sevilla se ha cruzado peligrosamente en su camino tras haber originado la muerte de una anciana de 90 años, abortos en mujeres embarazadas, decenas de hospitalizaciones y sospechas de que pudieran estar afectadas otras 500 personas, y ya no sólo en Andalucía, también en otras comunidades autónomas a las que llegó el producto en mal estado.

PSOE y Adelante Andalucía (IU y Podemos) ya han solicitado su comparecencia urgente en el Parlamento para que dé explicaciones sobre la gestión de una crisis que tachan de "negligente", fundamentalmente por la falta de rapidez en la respuesta para atajar la creciente emergencia sanitaria, de coordinación de los recursos públicos y de transparencia para informar a la ciudadanía de las causas y efectos del brote. Y la organización de consumidores FACUA se ha sumado a la exigencia de responsabilidades políticas y ha solicitado su dimisión a causa de la "nefasta gestión de una alerta alimentaria que ha contribuido a aumentar el riesgo para los consumidores y el número de afectados".

Más noticias en Política y Sociedad