Público
Público

Listeriosis La crisis de la carne mechada se le atraganta a Moreno Bonilla

El presidente de la Junta de Andalucía se enfrenta a su primer gran conflicto con muchas críticas de la oposición a su gestión y peticiones de dimisión de su consejero de salud.

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 8

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (i), junto al consejero de Salud, Jesús Aguirre. EFE

Agosto no está siendo un buen mes para el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. Empezó con la polémica sobre su hermana, que consiguió la plaza de directora del Conservatorio Superior de Danza de Málaga pese a tener menor puntuación que otra candidata, y sigue ahora con la crisis causada por la listeriosis detectada en un producto de carne mechada envasada en una empresa de Sevilla y que ya ha causado la muerte de una mujer de 90 años. La oposición considera que el presidente ha estado ausente, de vacaciones, mientras esta crisis alimentaria se iba agravando –ya son más de 130 personas afectadas- y organizaciones como FACUA exigen ya la dimisión de su consejero de Salud por la mala gestión de este problema.

El mes que se presume más tranquilo del año, cuando los gobiernos acostumbran a irse de vacaciones y sólo se queda algún responsable de guardia para afrontar los problemas que puedan ir surgiendo, cuando en las redacciones de los medios de comunicación se aguarda la aparición de alguna serpiente de verano que salve la habitual sequía informativa de estas fechas caniculares, está siendo precisamente el peor mes para el presidente de la Junta de Andalucía desde que llegó al poder el pasado enero tras el pacto alcanzado entre PP, Ciudadanos y Vox.

Organizaciones como FACUA exigen ya la dimisión de su consejero de Salud por la mala gestión de este problema

Comenzó la cuesta de agosto para el popular Moreno Bonilla cuando se dio a conocer que su hermana Dolores consiguió en un concurso extraordinario de méritos la plaza de directora del Conservatorio de Danza, dependiente de la Consejería de Educación y Deporte de la Junta, pese a tener diez puntos menos que otra aspirante. La oposición –PSOE y Adelante Andalucía- salió en tromba hablando de "enchufismo" y "nepotismo", y fue el consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, el que tuvo que salir en defensa de su jefe. Dijo que había sido una decisión de la inspección educativa, que se había decantado por la hermana del presidente porque su rival en el concurso de méritos había sido "cesada" en ese mismo puesto años atrás. La candidata derrotada negó tal cese y CCOO puso el grito en el cielo por las afirmaciones del número dos de Moreno Bonilla, pero el caso de momento se ha quedado en la nevera, quizás a la espera de que alguien vuelva a sacarlo cuando se reanude el curso político en septiembre.

Pero es ahora cuando la cuesta de agosto se le está empezando a hacer bastante más empinada al presidente del Gobierno andaluz con otro caso que tiene muchas más implicaciones y afecta directamente a la seguridad alimentaria y la salud de la población. Un brote de listeriosis causado por una partida de carne mechada infectada de la marca La mechá, preparada en una empresa de Sevilla, ha disparado las alertas sanitarias y, consecuentemente, las políticas, tras haber causado el pasado lunes la muerte de una anciana de 90 años en un hospital de la capital hispalense, abortos en mujeres embarazadas, decenas de hospitalizaciones y sospechas de que pudieran estar afectadas otras 500 personas, y ya no sólo en Andalucía, también en otras comunidades autónomas a las que llegó el producto en mal estado.

PSOE y Adelante Andalucía ya han solicitado la comparecencia urgente en el Parlamento del consejero de Salud y Familias

PSOE y Adelante Andalucía (IU y Podemos) ya han solicitado la comparecencia urgente en el Parlamento del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, para que dé explicaciones sobre la gestión de una crisis que tachan de "negligente", fundamentalmente por la falta de rapidez en la respuesta para atajar la creciente emergencia sanitaria, de coordinación de los recursos públicos y de transparencia para informar a la ciudadanía de las causas y efectos del brote. "Andalucía necesita un presidente con firmeza, con responsabilidad, que se remangue y se ponga al frente. Y esto no ha ocurrido", dijo ayer el portavoz socialista, José Fiscal. "No se ha reaccionado con la necesaria celeridad ante la situación de emergencia que se ha creado en Andalucía y que ha saltado nuestras propias fronteras. Ha habido una falta de agilidad importante, propia de un gobierno lento", subrayó por su parte la presidenta del grupo parlamentario de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera.

Petición de dimisión

La organización de consumidores FACUA se sumó también ayer a la exigencia de responsabilidades políticas y solicitó la dimisión del consejero de Salud, algo que su portavoz, Rubén Sánchez, aclaró que raramente acostumbran a reclamar. Pero en este caso consideran que la gravedad de los hechos justifica tal petición, a causa de una "nefasta gestión de una alerta alimentaria que ha contribuido a aumentar el riesgo para los consumidores y el número de afectados".

A juicio de Sánchez, la Junta ha cometido una cadena de errores desde que el pasado miércoles 14 de agosto tuvo la confirmación de que la carne de La mechá estaba infectada: primero, se demoró un día en hacer pública la alerta alimentaria, luego negó que hubiera un riesgo importante para la salud humana, limitó a la comunidad andaluza el alcance de la emergencia y llegó a descartar que el aborto de una mujer hubiera tenido relación con la listeriosis. "Se ha mentido demasiado. Este consejero ya no nos da garantías de seguridad para enfrentarse a una crisis alimentaria como ésta", manifestó el portavoz de FACUA.

La Consejería de Salud esperó hasta este lunes, día 19, para pedir al Laboratorio Municipal de Sevilla que tomase muestras de otros productos alimenticios

Para colmo, según esta organización de consumidores, la Consejería de Salud esperó hasta este lunes, día 19, para pedir al Laboratorio Municipal de Sevilla que tomase muestras de otros productos alimenticios elaborados por la marca La mechá, como lomo al pimentón o lomo al jerez, con el fin de verificar si también estaban infectados. Y no fue hasta ayer miércoles que la Junta de Andalucía anunció que había ordenado también la retirada de todos esos productos.

En medio de todo esto se ha producido, además, un cruce de acusaciones entre el Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por el PSOE y a cuyo laboratorio correspondía en este caso el análisis del producto, y la Junta de Andalucía, la administración competente en materia sanitaria y de consumo. Como en el caso de la hermana del presidente, el consejero Elías Bendodo ha sido el encargado de sacarle a su jefe las castañas del fuego, acusando al laboratorio municipal de haber comunicado por error, el pasado 9 de agosto, que el producto infectado procedía de una empresa de Málaga y no de la de Sevilla, lo cual retrasó cinco días la activación de la alerta alimentaria. Desde el Consistorio hispalense, le respondieron que el fallo en la etiquetación de los productos para su análisis tenía su origen en la administración sanitaria andaluza que se los remitió y su delegado Juan Manuel Flores tachó ayer de "deleznable" la utilización que han hecho Junta y PP de este asunto. El mismo concejal aseguró, igualmente, que ya en la segunda quincena de julio la Junta había detectados casos de listeriosis.

FACUA considera, además, que el fallo del etiquetado de los productos analizados obedece a un "error humano" y no constituye el principal motivo de la mala gestión que se ha hecho de esta alerta alimentaria, aunque retrasara unos días su activación, ya que, a su entender, la cadena de errores de la Admnistración autonómica andaluza comienza a partir del miércoles 14 de agosto cuando se confirma que el producto infectado es el de la empresa sevillana.

Moreno Bonilla, escondido

Mientras todo esto ocurría, Juan Manuel Moreno Bonilla no se ha dejado oír ni leer sobre la situación de la alerta alimentaria. El primer comentario en su cuenta de Twitter lo publicó el lunes 19 de agosto, por la tarde, cinco días después de activada la emergencia: "Desde @saludand se están tomando todas las medidas necesarias para atender a los afectados por listeriosis y se sigue su evolución al minuto. Deseo pronta recuperación a los pacientes y envío ánimos y mi agradecimiento a los profesionales que los atienden". En los dos días siguientes, publicó otros dos tweets, uno de ellos para dar el pésame a familiares y amigos de "la señora de Sevilla fallecida por listeriosis".

"Desde @saludand se están tomando todas las medidas necesarias para atender a los afectados por listeriosis", aseguró Moreno Bonilla en Twitter

Lo cierto es que el presidente de la Junta ha debido verle las orejas al lobo porque ayer se hizo la primera foto relacionada con la gestión de esta emergencia alimentaria, presidiendo, junto al consejero de Salud, la reunión del gabinete de seguimiento de la alerta causada por el brote de listeriosis, una convocatoria hecha sólo para gráficos y en la que Moreno Bonilla no hizo, por tanto, declaraciones.

El consejero de Salud, que ocupa una de las carteras del PP en el reparto de gobierno de la Junta, ha vuelto así a captar la atención de los medios de comunicación después de haber hecho unas polémicas declaraciones sobre el aborto el pasado mes de junio, cuando dijo: "lo fácil es llegar y el chupetón". Anteriormente, al poco de haber sido nombrado como responsable de la sanidad pública andaluza, había manifestado en una entrevista que no le había resultado muy difícil formar su gabinete: "En tres días ya teníamos montado todo el staff de la consejería, todos amigos míos". Y mucho antes de haber llegado a la Junta, en 2012, había llegado a decir que era una "utopía" hablar de universalidad en la sanidad pública.

Más noticias en Política y Sociedad