Público
Público

El hijo de Netanyahu pide a los árabes que liberen Ceuta y Melilla

Con regularidad, Yair Netanyahu, hijo del primer ministro de Israel, aparece en los medios de comunicación con salidas de tono que generan controversias y que en alguna ocasión han puesto en entredicho a su padre. Ahora, Yair ha pedido a los árabes y musulmanes que se olviden de Palestina y que empiecen a liberar los enclaves españoles en el norte de África.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu (izquierda) junto a su hijo Yair (derecha), en una imagen de archivo. / AFP - THOMAS COEX

El hijo del primer ministro de Israel, Yair Netanyahu, invitó este fin de semana a los árabes y musulmanes de todo el mundo a que liberen las ciudades de Ceuta y Melilla y los demás enclaves que España mantiene cerca de las costas de Marruecos, una demanda que, aunque no ha tenido la menor trascendencia en su país, pone otra vez a la vista los frecuentes exabruptos del joven Netanyahu, quien a los 27 años sigue viviendo en la residencia oficial del primer ministro.

El polémico Yair Netanyahu es conocido en su país por las salidas de tono que realiza con mucha frecuencia, especialmente mediante afirmaciones controvertidas que cuelga en las redes sociales, y que algunos miembros de la oposición dicen que no son casuales sino que revelan conversaciones que el joven escucha habitualmente de sus progenitores.

En esta ocasión, Yair colgó en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: "Queridos árabes y musulmanes: ¿Queréis liberar tierras árabes e islámicas ocupadas? Aquí tenéis por dónde comenzar". El mensaje iba acompañado de un mapa del norte de África en el que aparecían Ceuta, Melilla y otros enclaves españoles en el mar de Alborán.

El sarcasmo de Yair comienza desde el principio del mensaje, cuando llama "queridos" a los árabes y musulmanes. En alguna ocasión se ha acusado al hijo de Benjamín Netanyahu de ser "racista" e "islamófobo", unas acusaciones que también se han vertido sobre su padre, pero que a los dos les resbalan y no les importan en absoluto.

Yair Netanyahu aparece continuamente en los medios de comunicación hebreos, especialmente después de alguno de sus exabruptos. En relación con la violencia de supremacistas blancos en la ciudad estadounidense de Charlottesville en el verano de 2017, Yair manifestó que la izquierda es más peligrosa que los neonazis.
En esa ocasión, algunos miembros de la oposición le acusaron de decir en público lo que escucha de su padre en privado. De hecho, el primer ministro Netanyahu ha establecido alianzas con partidos de la extrema derecha europea, algunos de ellos con vínculos con movimientos neonazis, por el simple motivo de que también son islamófobos.

Poco después, a finales de ese mismo año, Yair colgó un mensaje contra el filántropo judío de origen húngaro y residente en Estados Unidos George Soros, conocido por su apoyo a movimientos liberales y de izquierda. En el mensaje se presentaba a Soros controlando el mundo con el apoyo de los masones, en una clásica caricatura antisemita.

El año pasado afloró una grabación de audio en la que Yair pedía dinero a un amigo para pagar a prostitutas. El joven argumentaba que su padre, Benjamín Netanyahu, había facilitado un negocio multimillonario al padre de su amigo, un magnate israelí, y pese a ello su amigo se negaba a prestarle un poco de dinero que necesitaba para pagar prostitutas, lo que demostraba que era un desagradecido. Poco después de aparecer el audio, Benjamín Netanyahu negó lo que dijo su hijo, que aparentemente estaba ebrio, y comentó que era una chiquillada sin la menor trascendencia.

En otra ocasión, durante un viaje oficial de su padre a Brasil, Yair dejó sin pagar la cuenta del hotel donde se alojó diciendo que debía pagarla el gobierno de Brasil. Otra vez dijo que Palestina no existe porque en lengua árabe no existe la letra pe. Sus exabruptos se han multiplicado en los últimos años y los israelíes no se inmutan cada vez que vuelve a las páginas de los periódicos.

También el año pasado, Facebook le cerró su cuenta en esta red social durante 24 horas tras escribir: "No habrá paz aquí –es decir en Israel y Palestina- hasta que, primero, todos los judíos se vayan de la tierra de Israel, o, segundo, todos los musulmanes se vayan de la tierra de Israel. Yo prefiero la segunda opción".

En este último caso se aprecia claramente una relación con las políticas que sigue su padre con respecto a los palestinos, a los que está acorralando en sus ciudades y pueblos mientras Israel sigue expandiendo las colonias judías en los territorios ocupados ante la pasividad de la comunidad internacional.