Público
Público

Fake news Facebook cierra las cuentas de una compañía israelí que interfirió en numerosas elecciones

Las interferencias y manipulaciones electorales, de moda desde las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, se han cobrado otra víctima. Esta vez se trata del Archimedes Group, una empresa de “consultoría” que tiene su sede en Tel Aviv y que interfirió en los comicios de un gran número de países de América Latina, África y Asia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Logo de Facebook en una tableta. REUTERS/Regis Duvignau

Facebook ha prohibido todas las actividades de la empresa israelí Archimedes Group y de todas sus subsidiarias en su red social por abrir un gran número de cuentas y páginas que distribuían noticias falsas con el fin de interferir en los procesos electorales de un gran número de países de América Latina, África y Asia, influir en sus discusiones políticas y manipular a los usuarios.

Vínculado a los servicios secretos y al ejército israelí, el Archimedes Group “creaba páginas para beneficiar a ciertos candidatos y usaba las páginas para presentar mensajes negativos de los candidatos rivales para perjudicarlos”, dijo el jueves Nathaniel Gleicher, director de política de ciberseguridad de Facebook. La opaca empresa israelí, que tiene por lema “Ganando campañas en todo el mundo”, no ha respondido a las acusaciones.

Según su página publicitaria, “Archimedes Group ha creado y opera en el único campo del área de los medios sociales. Cuando afrontamos el desafío de uno de nuestros clientes, estudiamos todas las facetas posibles que guardan relación con él, y entonces formulamos una solución concisa pero global que usaremos como herramienta, y tomaremos toda la ventaja posible con el fin de cambiar la realidad de acuerdo con los deseos de nuestro cliente”.

Archimedes Group creaba páginas para beneficiar a ciertos candidatos y presentar mensajes negativos de los rivales

Sin embargo, según Facebook, la realidad es mucho más mundana y consiste en que Archimedes Group aplica una estrategia para ganar campañas conduciéndose a través de un “comportamiento coordinado inauténtico y creando un gran número de cuentas falsas y grupos, seguramente con la intención de ‘cambiar la realidad’ como asegura la compañía”.

El gigante de la red social suprimió 265 cuentas de Facebook e Instagram, páginas, grupos y eventos relacionados con Archimedes Group, que tiene su sede en Tel Aviv, donde está el ministerio de Defensa. La firma, de la que apenas se tienen noticias, dice dedicarse a la consultoría política y a campañas de persuasión de lobbies.

Gleicher dijo que a Facebook no le corresponde desvelar los motivos que mueven al Archimedes Group, aunque señaló que “pueden ser comerciales o políticos”. Pero sí que insistió en el “comportamiento coordinado e inauténtico” de la compañía, que invirtió en Facebook un total de 812.000 dólares desde 2012 hasta abril de este año, consiguiendo más de 2,8 millones de seguidores y cientos de miles de visitas, e introduciendo “noticias falsas”.

En algunas cuentas el titular se hacía pasar como un candidato echando pestes de los candidatos rivales y a veces se presentaba como una organización de noticias locales que filtraba supuestas noticias e informaciones que aparentemente no tenían ninguna base.

El director ejecutivo de la compañía es Elinadav Heymann, quien, según la firma suiza Negotiations.CH, también es uno de sus consultores. Una biografía de Heymann que figura en la página web de Archimedes Group lo presenta como exdirector del lobby Amigos Europeos de Israel, con base en Bruselas, exconsejero político del parlamento israelí y exagente de los servicios de inteligencia militares de la Fuerza Aérea de Israel.

La empresa dice que está activa en Latinoamérica y el Caribe, en Asia y en África, aunque no precisa en qué países de Latinoamérica y el Caribe opera. En cuanto a África, los principales objetivos son Túnez, Nigeria, Senegal, Togo, Angola y Níger, donde sus empleados se presentan como gente local y como representantes de medios de comunicación con el fin poner en marcha debates en función de la agenda política de la compañía.

Facebook está bajo presión para que se comporte con más transparencia y agresividad contra las compañías que como Archimedes Group operan desinformando a través de las redes sociales con el fin de crear división y confusión alrededor de las elecciones. En 2016 se reveló que Rusia usó Facebook para interferir en las elecciones presidenciales que dieron la victoria a Donald Trump, una acusación que Moscú ha negado repetidamente.