Público
Público

Hungría debe proporcionar alimentos a los solicitantes de asilo en la frontera con Serbia

El Comité de Helsinki para los Derechos Humanos denuncia que las autoridades húngaras se han negado a facilitar alimentos a los solicitantes de asilo en centros de detención para disuadirlos de apelar al tribunal y que regresen a Serbia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Cientos de migrantes parten hacia la frontera con Hungría, en Belgrado, Serbia. REUTERS / Marko Djurica

Hungría debe proporcionar alimentos a los solicitantes de asilo que permanecen en campos de detención en la frontera con Serbia y que han decidido recurrir el rechazo de Budapest a sus peticiones, afirmó este jueves el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Varios grupos de derechos humanos afirmaron que las autoridades húngaras se han negado a facilitar alimentos a los solicitantes de asilo en dos centros de detención de la frontera mientras esperan el resultado de su apelación al tribunal.

El Parlamento húngaro promulgó en junio leyes que penalizan dar cierto tipo de ayuda a los inmigrantes ilegales. Hungría también afirmó que no aceptaría solicitudes de asilo de inmigrantes que llegan atravesando otro país donde se considera que están a salvo de ser perseguidos o perjudicados, o donde se les proporcione un nivel adecuado de protección.

Puesto que todos los solicitantes de asilo llegan desde Serbia, que Hungría califica como un país seguro, sus solicitudes pueden ser rechazadas. La Comisión Europea afirma que los cambios no se ajustan a la ley de la UE y ha abierto un proceso contra Hungría.

El primer ministro Viktor Orban, de ideología conservadora y nacionalista, ha sido uno de los detractores más acérrimos de la política migratoria de la Unión Europea. En cualquier caso, la mayoría de migrantes que llegaron a Hungría se trasladaron a países de Europa occidental. Sin embargo, Orban los considera una amenaza para la civilización cristiana europea y su postura contraria a la inmigración le ayudó a ser reelegido con una victoria aplastante en los comicios de abril.

El Comité de Helsinki para los Derechos Humanos sostuvo en un comunicado el 17 de agosto que había solicitado al tribunal con sede en Estrasburgo que interviniera en lo que definió como un trato "inhumano" en la frontera. Señalaba que la Oficina de Inmigración y Asilo en Hungría había rechazado facilitar alimentos a inmigrantes en centros de detención para disuadirlos de apelar al tribunal y que regresen a Serbia.

El TEDH afirmó que había exigido a Hungría que proporcionara alimentos para los solicitantes de asilo hasta en cuatro ocasiones durante su estancia en centros de detención. 

Preguntado sobre el tema, un portavoz del Gobierno húngaro afirmó que la ley estipulaba que los migrantes cuyas solicitudes de asilo habían sido rechazadas deben abandonar los centros de la frontera.