Público
Público

Irán Interior rechaza la solicitud de asilo de una iraní que "protestó contra el Gobierno islámico"

La joven de 26 años lleva desde el 17 de febrero en el aeropuerto de El Prat y tiene pendiente saber si podrá quedarse en España en calidad de asilada después de presentar un recurso final.

Imagen de archivo del aeropuerto de El Prat. EFE/Archivo.
Imagen de archivo del aeropuerto de El Prat. EFE/Archivo.

jose carmona

Una mujer iraní de 26 años lleva desde el 17 de febrero en el aeropuerto de El Prat con la esperanza de que su solicitud de asilo sea aprobada y así poder quedarse en España y no volver a Irán, donde dice que será encarcelada a su llegada.

La joven (prefiere mantener su identidad en el anonimato) afirma que ha huido de su país "tras participar en las protestas" que se llevaron a cabo en Irán por la subida del precio de gasolina el pasado mes de noviembre, que desató disturbios, detenciones y hasta 100 muertos. Durante este fin de semana, la mujer sabrá si sus recursos finales son aprobados y puede quedarse en Barcelona. 

Desde el Ministerio de Interior reconocen que la mujer ha hecho su solicitud de asilo hasta en dos ocasiones, con dos versiones diferentes, y que en ambos casos ha sido rechazada por no cumplir las condiciones necesarias que se recogen en el Convenio de Ginebra, pautas que sirven de decálogo para considerar o no a una persona como asilado. 

El caso es confuso y en ocasiones contradictorio. Esta iraní hizo una primera petición en la que alegaba que huía del país porque pretendía convertirse al cristianismo. "Esto está penado con la muerte entre los nacidos en el Islam", cuenta Nazanin Armanian, politóloga experta en Irán y colaboradora de Público.

La propia joven reconoce que mintió y dio esta versión de los hechos por miedo, al pensar que con este argumento tendría más opciones de recibir la aprobación. Una vez rechazada la solicitud, hizo una segunda intentona en la que alegó, según dice, el verdadero motivo: haber participado en las marchas contra el Gobierno por el precio de la gasolina. 

La joven abandonó el país por precaución y fue detenida durante las protestas, pero teme que ahora, al ser repatriada, acabe en prisión por injurias contra el Gobierno. "Aunque sus versiones fueran mentira, tras solicitar asilo político y "difamar" al Régimen, será encarcelada según aterrice y recibirá 75 latigazos por mentir", analiza Armanian.

La segunda solicitud fue rechazada este viernes y la joven iraní está pendiente de saber si el caso será revisado con posibilidad de que se produzca una rectificación. El próximo domingo es una fecha que se antoja definitiva para conocer si podrá quedarse en España o bien, tendrá que volver a Irán. 

Más noticias de Internacional