Público
Público

Interpol dice que los archivos de Reyes no fueron manipulados por Colombia

Sin embargo, la conclusión de la organización policial no valora si los documentos analizados eran de las FARC ni tampoco si Ecuador y Venezuela ayudaron a la guerrilla, tal y como asegura Bogotá

G. CASTILLO / AGENCIAS

El secretario general de la Interpol, Ronald Keneth, aseguró ayer en rueda de prensa desde la Cancillería colombiana que los computadores encontrados en el campamento de las FARC que Colombia bombardeó el uno de marzo no han sido manipulados, borrados, o modificados.

Lo que no pudo revelar Keneth es si los ordenadores entregados por Bogotá son, en realidad, los que utilizaba el guerrillero Raúl Reyes, ni tampoco si las referencias a un supuesto intermediario venezolano con el nombre en clave de Angel es en realidad Hugo Chávez, tal y como sostiene el Gobierno colombiano.

Las pruebas aportadas por Colombia constan de 37.872 documentos de texto, 452 hojas de cálculo, 210.888 imágenes, 10.537 archivos multimedia, además de 7.989 direcciones de correo electrónico y 22.481 páginas de Internet.

Keneth reconoció que hubo acceso directo (de las autoridades colombianas), pero para tener acceso y descargar el contenido, no para modificarlo. Dos expertos en informática forense procedentes de Australia y Singapur fueron los únicos que tuvieron acceso a los ordenadores en Colombia, ninguno de ellos hablaba español, lo que, según Kenneth, garantizó su imparcialidad.

Colombia asegura que en los archivos hay una decena de mensajes del guerrillero muerto en suelo ecuatoriano donde detalla la estrecha colaboración existente entre altos funcionarios del Gobierno de Caracas y las FARC. Entre los acuerdos suscritos se encuentra la formación militar  de guerrilleros en tierra venezolana.

La canciller ecuatoriana, María Isabel Salvador, restó validez a estas acusaciones "cuando la Interpol ha recibido un material que supuestamente fue encontrado en una computadora y que, antes de llegar a sus manos, ha pasado por una cadena de custodia sin garantías jurídicas ni morales".

El 27 de abril, 21 catedráticos estadounidenses de universidades prestigiosas como Harvard, Duke o Nueva York, advirtieron que, a tenor de los datos que habían logrado recabar, "las acusaciones de Colombia contra Venezuela eran exageradas". Estos expertos se refieren a la debilidad, como pruebas reveladoras, de algunos datos entregados a Interpol como la cifra 300 -que para Colombia son 300 millones de dólares entregados por Chávez a las FARC- . Otra duda razonable es el del nombre de contacto, Ángel' que para Bogotá es el mandatario venezolano pero para los académicos de EEUU pueden ser incluso dos personas distintas. El tiempo decidirá.

Más noticias de Internacional