Público
Público
Únete a nosotros

Los islamistas de Egipto se acercan a su objetivo

Los egipcios votan en la segunda de las tres rondas electorales para elegir la Cámara Baja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hoy se inició la segunda ronda de las elecciones legislativas egipcias con el Partido de la Libertad y la Justicia (PJL), la marca electoral de los islamistas Hermanos Musulmanes, como favorito para convertirse en la fuerza más votada, tal ya como sucediera en la primera etapa del complejo proceso electoral.

En esta ronda, están convocados a las urnas 18 millones de ciudadanos pertenecientes a nueve provincias, entre ellas el Delta del Nilo, Asuán, y Giza, el populoso barrio oriental de la ciudad de El Cairo.

Los Hermanos Musulmanes tratan de repetir su triunfo de la primera fase

En la puertas de muchos colegios, se formaron largas colas, por lo que algunos ciudadanos tuvieron que esperar varias horas para poder ejercer su derecho al voto. Según la Comisión Electoral, la participación oficial en la primera ronda fue del 59%, y se prevé una cifra similar en la segunda.

De acuerdo con los medios locales y las organizaciones que supervisaban las elecciones, se produjeron irregularidades menores en varias circunscripciones. Por ejemplo, militantes repartieron propaganda electoral delante de algunos colegios electorales.

En este segundo turno de votación están convocados 18 millones de electores

Otros centros abrieron sus puertas con un retraso considerable, por lo que la Comisión aplazó dos horas la hora de clausura de los colegios. Aquellos que no pudieron votar hoy, hoy tendrán una nueva posibilidad de hacerlo, pues la Junta Militar amplió a dos días el plazo para votar en cada ronda.

En los distritos de Sonhag, Menoufiya y Beheira, un tribunal canceló los comicios, retrasándolos durante una semana, debido que las papeletas no incluían los nombres y los logotipos de todos los partidos.

A principios de enero tendrá lugar la tercera y última ronda, y se completará la elección de los 498 diputados de la Asamblea Popular, la Cámara Baja.

Los observadores sólo han informado de irregularidades menores

En teoría, a esta institución debería corresponder elegir los miembros del comité que redactará la nueva Constitución democrática del país, justo un año después de la caída de Hosni Mubarak.

No obstante, la semana pasada, tras conocerse la amplia victoria de los islamistas, un miembro de la Junta Militar sugirió que el Parlamento no es representativo de la sociedad egipcia en su conjunto.