Público
Público

Italia no permite entrar en Lampedusa a dos embarcaciones humanitarias con más de 100 migrantes a bordo

Se trata de una par de naves, una de la ONG alemana Sea-Eye, con 65 migrantes, y otra de la italiana Mediterranea, un pequeño velero en el que se hacinan 41 rescatados desde el jueves.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Imagen de archivo de la cubierta del barco de la ONG alemana Sea Watch, repleta de migrantes. - EFE

Italia no permite entrar en el puerto de la isla de Lampedusa (sur) a las embarcaciones de la ONG alemana Sea-Eye, con 65 migrantes, y a la de la italiana Mediterranea, un pequeño velero en el que se hacinan 41 rescatados desde el jueves.

El Ministerio del Interior italiano informó de que una nave de la Guardia de Finanza (policía de frontera) ha notificado al comandante del barco Alan Kurdi de Sea-Eye "la prohibición de acceso, tránsito y atraque en aguas territoriales italianas".

El ministro del Interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, ha impulsado una política de puertos cerrados a las naves de las organizaciones humanitarias que salvan vidas en el Mediterráneo, a las que acusa de fomentar la inmigración irregular.

La nave Alan Kurdi, bautizada así en memoria del niño sirio ahogado en 2015 en aguas turcas, salvó este viernes a 65 migrantes en aguas internacionales frente a Libia y ha puesto rumbo a Lampedusa por considerarlo el puerto seguro más cercano.

Por otro lado 41 migrantes esperan su desembarco del velero Alex de la ONG italiana Mediterranea, una embarcación de pequeñas dimensiones y sin instalaciones suficientes para tantas personas, como baños, en cuya cubierta permanecen hacinados bajo el sol.

El jueves fueron rescatadas 54 personas frente a Libia y un día después tuvieron que ser evacuadas 13 por razones médicas: 6 mujeres, entre ellas 4 embarazadas, 2 hombres, 4 niños menores de un año y otro de 12 años, indican fuentes del Gobierno italiano.

En estas condiciones Mediterranea ha pedido permiso para atracar en el puerto de Lampedusa. El caso de esta embarcación se ha convertido en un tira y afloja entre la organización humanitaria y los Gobiernos de Italia y de Malta, ya que cuenta con el permiso de desembarcar a los migrantes en el puerto de La Valeta.

Mediterranea considera "insensato" que les hagan viajar con 41 personas a bordo más la tripulación -el barco tiene capacidad para 18- hasta Malta, a más de 90 millas de distancia (unos 144 kilómetros), y no les dejen llegar a Lampedusa, a solo 12 millas (unos 20 kilómetros).

Por ello avanzan que será "imposible" llegar a Malta si no se transborda primero a los migrantes en barcos militares malteses o italianos, para lo que "están preparados".

Mientras se resuelve su situación, Italia ha enviado al barco de Mediterranea algunos víveres: 34 cajas, 54 menús, casi 200 mantas térmicas y 4 paquetes de desinfectante.

Además Italia ha confirmado a la embarcación su disponibilidad a escoltarla con barcos militares hasta La Valeta con el transbordo de migrantes a naves más seguras a cambio de que el velero entre en el puerto y se someta a los controles de las autoridades.

El Ministerio de Salvini señaló que la ONG ha rechazado esta posibilidad y lo considera una "exigencia de impunidad", es decir, que sospechan que Mediterranea no quiere llevar a Malta a los migrantes por temor a que le confisquen la embarcación.