Público
Público
Únete a nosotros

Reino Unido Llegó el mes del brexit: ¿qué podemos esperar?

Un acuerdo con la UE, un brexit duro o una nueva prórroga. Echar a Johnson, Jeremy Corbyn convertido en primer ministro o un gobierno de unidad nacional para casos de emergencia. Y a la vuelta de la esquina, elecciones anticipadas. El jueves 31 es el nuevo 'Día del brexit' y a poco más de cuatro semanas es imposible saber qué acabará ocurriendo. Ésta es una aproximación a lo que podemos esperar.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El primer ministro británico, Boris Johnson, acude al congreso anual del Partido Conservador en Manchester (Reino Unido), este lunes. EFE/ Neil Hall

Llegó octubre y arranca de nuevo un mes marcado en rojo en la historia del brexit -¡¿y cuántos van ya?!-.

La próxima vez que haya que arrancar una página del calendario, Reino Unido podría haber dejado atrás sus 46 años como miembro de la Unión Europea y haber entrado -ordenadamente o de forma incierta- en un nuevo capítulo de su historia. Apenas faltan cuatro semanas, 30 días o en torno a 700 horas.

Aquí es donde estamos, éstas son las fechas clave y esto es lo que podría suceder:

¿Cuándo es esta vez el brexit?

Si nada lo impide se producirá en plena noche de Halloween: el 31 de octubre de 2019, a las 11pm, hora británica, medianoche en la península ibérica.  

Se agota el tiempo para alcanzar un acuerdo

Las negociaciones entre el gobierno de Boris Johnson y los responsables de la Unión Europea están estancadas y el tiempo corre en su contra. Incluso en el caso de que ambas partes se acabaran logrando un acuerdo, el Parlamento británico aún tendría que debatir el texto y aprobarlo antes del día 31. Y recordemos que el que consensuaron Theresa May y la UE fue rechazado por la Cámara de los Comunes hasta en tres ocasiones. 

Banderas de la UE y de Reino Unido cerca del Parlamento Britçánico, en Londres, en una manifestación anti-Brexit. EFE/EPA/Hollie Adams

La fecha clave del 19 de octubre

Es justo el día después de la última oportunidad para que ambas partes llegen a un acuerdo: la reunión del Consejo Europeo de los días 17 y 18. Boris Johnson volverá a verse las caras con los presidentes del Parlamento y la Comisión europeos, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk. Si Johnson no regresa de Bruselas con un acuerdo, está obligado a pedir una prórroga del brexit de otros tres meses.

Así lo establece la Ley Benn, aprobada por el Parlamento británico el pasado 6 de septiembre. Y, aunque el primer ministro británico ha dicho que la respetará, continúa insistiendo en que jamás pedirá una extensión y que el brexit se producirá el 31 de octubre, sí o sí.

La oposición buscará garantizar la prórroga

Ese es su plan y sería la tercera porque recordemos que Reino Unido debería llevar ya 6 meses fuera de la UE -la primera fecha acordada era el 29 de marzo. El resto de partidos quiere que se vuelva a retrasar hasta el 31 de enero y evitar así una salida abrupta para la que, sólo hay que ver las previsiones del gobierno recogidas en la ‘Operación Yellowhammer’, el país no está preparado. Por eso, y a la vista de las amenazas de Johnson, están estudiando sus posibilidades para que la prórroga sea una realidad. 

La estrategia: echar a Johnson de Downing Street ya

El plan está trazado: la oposición quiere una prórroga + Johnson no la va a pedir= echarle y poner a otro en su lugar.

El mecanismo es presentando una moción de censura que el gobierno no superaría porque el partido conservador perdió su mayoría en la Cámara. Pero si el Parlamento le retira la confianza a Johnson tiene que dársela a otro en su lugar y ahí es donde están surgiendo los problemas. 

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, durante la conferencia anual del partido en Brighton. /REUTERS

Habrá que elegir un nuevo primer ministro

La lógica y la tradición dicen que debería ser el líder del segundo partido con más representación en la Cámara. O sea, Jeremy Corbyn. Para ello, los laboristas cuentan con el apoyo del Partido Nacional de Escocia pero no con el del resto. Ni el Partido Liberal Demócrata ni los tories rebeldes están dispuestos a darle a Corbyn las llaves del 10 de Downing Street. Así que estos días la oposición seguirá peleando entre ellos. 

Si no es Corbyn, ¿quién sustituirá a Johnson?

Tendrán que buscar una figura que convenza a todos. Se han planteado los nombre de varios diputados veteranos que cuentan con el respeto de todos los partidos, como el conservador Ken Clarke o la laborista Margaret Beckett. Y atención porque en las últimas horas se ha añadido otro nombre a la lista, el del speaker de los Comunes, el famoso John Bercow. 

Y en unos días podría haber nuevo gobierno

Eso si no tardan mucho en ponerse de acuerdo. Porque, sea cual sea la solución, la única manera de quitar a Johnson es a través de una moción de censura y, una vez que se presentara, se votara y Johnson la perdiera, no ocurriría todo de inmediato. Se abriría un plazo de 14 días después de los cuales sería el momento de que ese nuevo gobierno demostrara que cuenta con apoyo suficiente de la Camara en una nueva votación. 

Varios hooligans increpan a agentes de Policía durante una manifestación de contrarios y partidarios del brexit en Londres. /CRISTINA CASERO

Un nuevo gobierno de emergencia nacional

A falta de unanimidad de cara a formar un gobierno temporal, el Partido Liberal Demócrata ha planteado la opción de lo que se conoce como un gobierno de unidad nacional, una opción que se contempla sólo en casos de extrema emergencia. Sería un ejecutivo destinado a durar sólo unos días, lo justo para pedir la prórroga a Bruselas y convocar nuevas elecciones. 

Y en unas semanas, elecciones

Esa es la idea, que una vez que el líder de ese gobierno temporal (sea quien sea) haya garantizado la prórroga del brexit, convoque elecciones.

¿Para cuándo?

En ningún caso podrían celebrase antes del 31 de octubre, porque hay que cumplir con un plazo de 5 semanas desde que se convocan. Así que el gozo de Johnson de elecciones antes de esa fecha, está ya en el pozo. Sólo falta ver dónde acaban los demás.

Personas contrarias al brexit protestan a las puertas del Parlamento británico. /REUTERS