Público
Público

May Corbyn llama "mujer estúpida" a May en su cara en el Parlamento británico

Había que hablar de brexit pero la última sesión del año en la Cámara de los Comunes ha acabado girando en torno a cuatro palabras que el líder de los laboristas le habría dirigido a la primera ministra: “¡Qué mujer más estúpida!”. Corbyn niega haberlo dicho.

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5

Corbyn, este miércoles en el Parlamento británico. REUTERS

El líder del partido laborista mantiene que no lo ha dicho, pero las cámaras del Parlamento le han cazado musitándolo, y a la vista de las imágenes parece quedar claro que Jeremy Corbyn ha llamado a Theresa May “mujer estúpida” en su cara.

Ha ocurrido tras su última apelación esta mañana a la primera ministra. Después de mostrarse muy tenso durante sus anteriores intervenciones, en las que Corbyn no ha podido evitar alzar la voz más de habitual, el líder de los laboristas se ha sentado en su bancada verde de la Cámara de los Comunes y lo habría musitado.

La gota que ha colmado su vaso ha sido la burla de May en torno a la moción de confianza sobre ella presentada por el líder laborista y que el Gobierno no ha permitido que se abordara estos días en la cámara.

A partir de ahí, la Cámara de los Comunes se ha convertido en un patio de colegio, con miembros del partido conservador comentándole al speaker lo que había pasado; el speaker diciendo que no tomaría ninguna decisión hasta visionar las imágenes; y los laboristas, ya contra la pared después de haberlo negado en un primer momento, que terminan reconociéndolo con matices. Uno de sus portavoces ha negado que Corbyn haya hecho ningún comentario sexista y mantiene que lo que ha dicho es "gente estúpida”.

Para entonces, Corbyn ya había abandonado la cámara. Por eso, el conservador Patrick McLoughlin se dirigió al speaker para pedirle que le hiciera volver para disculparse. Y el patio de colegio estalló entonces en gritos de "¡Qué vergüenza!" y “¡Desgraciado!”.  Esta vez sí, los miembros del partido conservador han hecho piña en torno a su líder: "Creo que la evidencia del vídeo es abrumadora... no podemos tener declaraciones misóginas”, ha sostenido Patrick McLoughlin.

Han tenido que pasar varios horas para que Jeremy Corbin hablara sobre el tema. En una nueva intervención en la cámara, el líder laborista ha mantenido: “No he usado las palabras mujer estúpida para referirme a la primera ministra ni nada de eso”. A lo que, desde la bancada de enfrente, la conservadora Andrea Leadsom ha respondido: “El país entero y esta cámara sacarán sus propias conclusiones”.

La de hoy ha sido la última, pero hace semanas que Jeremy Corbyn se muestra terriblemente exaltado durante sus intervenciones en el Parlamento británico. Es sabido y está comprobado que al número uno del partido laborista le cuesta contenerse. Y con la prensa le ha pasado más de una vez.

Como cuando se convirtió en líder de su partido en 2015 y rehusó airadamente contestar en directo a las preguntas de la periodista de la BBC Victoria Derbyshire. Durante otra entrevista, acusó al presentador Krishnan Guru-Murthy de estar haciendo "periodismo sensacionalista", mientras le preguntaba por su política económica y exterior.

En 2016, varios periodistas se acercaron a él cuando le vieron salir en bicicleta de su casa de Londres. Lanzaron al aire preguntas sobre la política fiscal de David Cameron, a lo que Corbyn les gritó "¡Fuera de mi camino!”.

Porque si a Corbyn no le gusta una pregunta, no sólo no la va a responder. Probablemente si se la plantean, lo que se lleven sea una respuesta fuera de tono. Es lo que le ocurrió a la reportera Victoria Macdonald de Channel 4 cuando en julio de 2016 lo abordó preguntándole sobre su futuro. Ante el silencio de Corbyn, ella lo acusó de estar huyendo y el líder laboristas contestó: "Si desea concertar una entrevista, hable con mi oficina de prensa”. La situación fue tan violenta que incluso los propios asesores de Corbyn intentaron retenerlo y evitar su reacción.