Público
Público

Obama dejará la Presidencia de EEUU con cuarenta presos en Guantánamo

La prisión llegó a albergar ochocientos reos, aunque cuando accedió al poder había 240. Trump se ha opuesto al traslado de cuatro reclusos a Arabia Saudí antes del 20 de enero

Presos en la base naval de Guantánamo, en Cuba. / REUTERS

AGENCIAS

WASHINGTON.- El Gobierno de EEUU trasladará antes del 20 de enero a Arabia Saudí a cuatro presos que están internados en la base naval de Guantánamo (Cuba) pese a la oposición manifestada por el presidente electo, Donald Trump, según la cadena Fox. 

Con el traslado de estos cuatro presos, cuya nacionalidad no trascendió, el número de reos en Guantánamo quedaría en 55, lejos de los cerca de 800 que llegó a albergar tras su apertura en 2002 ordenada por el entonces presidente, George W. Bush, en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Si bien sus identidades aún no han sido reveladas, los cuatro traslados serán los primeros del último impulso que realizará el presidente saliente. Además de ellos, otra veintena está pendiente de traslado, lo que dejaría Guantánamo con unos 40 presos, 200 menos de los que había cuando asumió la Presidencia.

Trump expresó el pasado martes su oposición a que el presidente, Barack Obama, ordenase nuevas liberaciones en Guantánamo, a cuyos presos definió como "personas extremadamente peligrosas". "No se les debe permitir volver al campo de batalla", dijo. La Casa Blanca, sin embargo, respondió que, pese a las objeciones del magnate republicano, es probable que se produzcan nuevas transferencias de presos antes de que Obama deje el Despacho Oval. 

Pese a que ni el Pentágono ni la Casa Blanca han informado aún de este movimiento, Fox citó como fuente a dos funcionarios estadounidenses bajo condición de anonimato.

En la prisión de Guantánamo quedan apenas 59 reos, de los que 22 han recibido el visto bueno del Gobierno para ser transferidos a un tercer país. Los otros 37 presos están a la espera de juicio o son considerados demasiado peligrosos como para quedar en libertad, pese a no poder presentarse pruebas en su contra al haber sido obtenidas bajo tortura.

Con esa población residual, será imposible que Obama cierre por completo la prisión antes de ceder el poder el próximo 20 de enero, tal y como prometió nada más llegar a la Casa Blanca en 2009. Guantánamo fue, desde el inicio, objeto de polémicas. Muchos presos fueron encarcelados sin cargos en su contra o sin celebrarse un juicio durante más de una década, provocando condenas a nivel internacional.

La última vez que Arabia Saudí recibió presos de Guantánamo tuvo lugar el pasado abril, cuando Estados Unidos envió nueve reclusos yemeníes, , entre ellos un interno en huelga de hambre desde 2007, Tariq Ba Odah. Este fue el grupo más numeroso que había salido de Guantánamo desde que Obama anunció en febrero su plan para cerrar la prisión, si bien en agosto Washington anunció el traslado de otros 15 reclusos, destinados a Emiratos Árabes Unidos.

Más noticias de Internacional