Público
Público

Franja de Gaza Israel prepara una operación terrestre en Gaza tras cuatro días de bombardeos que han matado a más de cien palestinos

Hay 27 niños entre las víctimas mortales por los ataques aéreos israelíes en la franja.

Vista de humo después de un ataque israelí a la torre Al-Shorouq en la ciudad de Gaza.
Vista de humo después de un ataque israelí a la torre Al-Shorouq en la ciudad de Gaza. MOHAMMED SABER / EFE

Los bombardeos de Israel contra Gaza han matado a más de cien palestinos en cuatro días. Entre los 103 fallecidos hay 27 niños, según el Ministerio de Sanidad de la franja. En las últimas horas han muerto nueve menores. Los heridos se cuentan por cientos, mientras el enclave palestino sigue sumando edificios y zonas destrozadas por los ataque. Los disturbios, que se extienden ya por diferentes ciudades, se mantienen en las calles al tiempo que las milicias palestinas responden con el lanzamiento de cohetes a territorio israelí.

En este contexto, tras cuatro días de bombardeos, el Ejército israelí movió hoy más tropas a la frontera con Gaza ante la previsión de una operación terrestre dentro del enclave, una opción que no descarta por la fuerte escalada de violencia con la Franja. "Tenemos unidades terrestres que están preparadas y se encuentran en varias etapas de preparación de operaciones terrestres", declaró Jonathan Conricus, portavoz militar.

Además, Israel ordenó este jueves la movilización de diez unidades de reserva de la Policía de Fronteras -cuerpo militarizado- para apoyar a las fuerzas de seguridad ante los fuertes disturbios con población árabe-israelí, con casos de los linchamientos entre árabes y judíos, en unos choques que se han ampliado a varias ciudades en plena escalada con Gaza.

Esta ciudad palestina se levantó este jueves tras una larga noche de intensos bombardeos con la población recluida en sus casas ante los ataques israelíes, entre cientos de inmuebles destruidos o dañados y escombros que se amontonan con el intercambio de fuego entre las milicias palestinas e Israel. 

La ruina entre las calles del enclave comienza a recordar cada vez más a las imágenes de las anteriores guerras de 2008, 2012 y 2014, los últimos conflictos de gran dimensión con Israel que generaron destrucción en la Franja. 

Con la vía pública casi vacía de tráfico y peatones y la mayoría de los dos millones de habitantes encerrados en casa ante bombardeos de los que no se pueden proteger con refugios antiaéreos, cientos de personas salieron para enterrar a varios milicianos de las Brigadas Al Qasam -el ala militar de Hamás- muertos en recientes ataques israelíes. 

El ministro israelí de Defensa, Beny Gantz, convocó a agentes reservistas para hacer frente a los disturbios que se producen en ciudades donde la población de ascendencia palestina es numerosa. El principal epicentro de los disturbios fue la localidad mixta de Lod, donde se decretó el estado de emergencia. 

Aparte de víctimas árabes y judías de linchamientos callejeros la tensión se ha traducido también en el destrozo y la quema de tiendas, restaurantes o sinagogas, lo que ha puesto en alerta a las autoridades israelíes.

Los enfrentamientos comenzaron en la noche del lunes, durante protestas de árabes-israelíes en rechazo, entre otros factores, a la represión policial israelí en Jerusalén Este, que también motivó el comienzo del disparo de cohetes y la actual escalada con Gaza. 

A este respecto, las milicias islamistas de Hamás y la Yihad Islámica lanzaron 1.600 cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel desde el inicio de la escalada, de los que el 90% fueron interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, informó hoy el Ejército. Los cohetes han causado siete muertos en Israel, entre ellos una adolescente y un niño

Del total de proyectiles lanzados desde el lunes a las 03.00 GMT, incluidos los de esta noche, 400 fueron fallidos y cayeron en la misma Franja. A su vez, las fuerzas israelíes atacaron más de 600 objetivos del enclave, según concretaron hoy en un comunicado.

En la mañana de este jueves las sirenas antiaéreas volvieron a sonar en el área metropolitana de Tel Aviv y en ciudades pobladas del sur del país por una nueva ráfaga de cohetes disparados por las milicias desde la Franja de Gaza, informó el Ejército. Tras una mañana relativamente tranquila con disparos intermitentes, los movimientos islamistas, Yihad Islámica y Hamás, volvieron a disparar de forma masiva hacia Israel.

Durante la pasada noche el Ejército israelí había intensificado sus ataques aéreos contra edificios -algunos de gran altitud- e instalaciones del enclave, en gran medida pertenecientes a milicianos de Yihad Islámica y Hamás. 

El Ejército realizó nuevos ataques selectivos contra casas de cargos de alto rango de las milicias. Entre ellos, residencia de Iyad Tayeb, comandante de un batallón de Hamás, y también se "eliminó" a varios miembros de la fuerza naval del grupo. Israel asegura haber matado a más de 30 milicianos en la ofensiva.