Público
Público

Palestina Remonta la tensión en la Cisjordania ocupada tras una semana trágica

Una nueva explosión de violencia no vista desde hace meses ha tenido lugar esta semana en la Cisjordania ocupada, donde milicianos palestinos han recrudecido sus ataques contra soldados israelíes y colonos judíos. El ejército de ocupación ha reforzado su presencia y su presión en el norte de Cisjordania, donde se han registrado la mayor parte de los ataques.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Un palestino utiliza su honda para lanzar piedras durante una protesta en el cruce de Huwara, cerca de Nablus, Cijsordania, 14 de diciembre de 2018. Cinco palestinos resultaron heridos durante las protestas, según informaciones. EFE/ Alaa Badarneh

La violencia de las tropas israelíes y la resistencia de los milicianos palestinos han alcanzado esta semana en la Cisjordania ocupada un grado de ebullición que no se había visto en los últimos meses, con varios palestinos e israelíes muertos y heridos y con un elevado número de palestinos detenidos.

Solo en la noche del jueves al viernes los soldados practicaron 40 detenciones en Cisjordania, de las que 37 correspondieron a militantes o simpatizantes de Hamás, según un portavoz militar israelí, incluidos dos diputados del parlamento palestino, que desde hace años dejó de funcionar en Ramala.

El jueves fue la jornada más violenta, con cuatro palestinos muertos y dos soldados israelíes abatidos en una parada de autobuses israelí cerca del asentamiento judío de Ofra, en la concurrida carretera 60 que cruza Cisjordania. El autor de este ataque, realizado a plena luz del día, salió del vehículo que conducía, disparó contra los soldados y logró huir después en el mismo vehículo.

Solo unas horas antes, el primer ministro Benjamín Netanyahu declaró que mientras él esté a cargo del gobierno israelí ningún colono será evacuado de Cisjordania, unas palabras consistentes con la política de Netanyahu desde hace años, y que los palestinos interpretaron como una nueva provocación.

Un funcionario de Hamás en Cisjordania manifestó que en los últimos días alrededor de 70 miembros de la organización islamista han sido detenidos, aunque el número total de detenciones es sensiblemente más elevado pues incluye a otros muchos que no pertenecen a Hamás, a quien Israel hace responsable de los últimos ataques.

Palestinos participan durante una protesta en el cruce de Huwara, cerca de Nablus, Cijsordania, hoy, 14 de diciembre de 2018. Cinco palestinos resultaron heridos durante las protestas, según informaciones. EFE/ Alaa Badarneh

"La llama de la resistencia en Cisjordania seguirá viva hasta que la ocupación sea derrotada en toda nuestra tierra y recuperemos todos nuestros derechos", recalcaba un comunicado difundido por Hamás en Gaza. Como siempre, Israel iguala la ‘resistencia’ con la ‘violencia’, y la ‘violencia’ con el ‘terrorismo’.

En respuesta a la oleada de ataques, Netanyahu dijo el jueves que Israel legalizará miles de viviendas en los asentamientos de Cisjordania que se han construido sin permiso del ejército. Todas las colonias, incluidas las que Israel ha ‘legalizado’, son ilegales conforme a la legislación internacional. Netanyahu también dijo que acelerará la demolición de las casas de los atacantes palestinos, una práctica que ya es común en Cisjordania.

El embajador de Estados Unidos, David Friedman, un radical que ha donado dinero a algunas colonias ‘legales’ e ‘ilegales’, así como varios ministros israelíes, acusaron al presidente Mahmud Abás de fomentar la violencia contra los colonos y los soldados.

Sin embargo, la policía de Abás colabora con el ejército israelí y señala el paradero de cualquier palestino que considera sospechoso con el fin de que sea arrestado por el ejército en las redadas nocturnas que se producen a diario en Cisjordania.

"Cualquiera que quiera atacarnos, lo pagará con su vida"

La carretera 60 recorre toda Cisjordania de norte a sur y es un foco constante de ataques. Es una carretera generalmente abierta a los palestinos pero al mismo tiempo es un eje central que comunica entre sí a decenas de asentamientos judíos de norte a sur de Cisjordania. Este jueves, los colonos atacaron con piedras los vehículos palestinos que circulaban por esa carretera, especialmente al sur de la ciudad de Nablús.

"El principio que nos guía es que cualquiera que nos ataca o cualquiera que quiera atacarnos, lo pagará con su vida", subrayó Netanyahu. "Nuestros enemigos ya lo saben y los encontraremos", añadió para repetir completa una de las frases que suele pronunciar después de cualquier ataque.

El ejército también cerró la ciudad de Ramala durante varias horas el jueves, llevando a cabo numerosas incursiones en distintos barrios, hasta que a la caída de la noche se retiró a las afueras de la ciudad. El ministerio de Defensa ha reforzado sensiblemente la presencia de militares en toda la Cisjordania, especialmente en la zona norte, donde se han registrado los últimos ataques.

Aunque distintas autoridades israelíes le acusaron de incitar los ataques, Mahmud Abás los condenó. Sin embargo, un gran número de palestinos los apoya por considerar que son actos de resistencia legítimos contra la ocupación militar y contra la constante expansión de las colonias por todas partes de Cisjordania.

"La política de intrusiones continuas que se ha creado en las ciudades palestinas, las provocaciones contra la soberanía del presidente (Abás), y la ausencia de un horizonte para la paz, es lo que ha conducido a esta serie de violencia que rechazamos y condenamos", dijo el presidente palestino mediante un comunicado.

En numerosos lugares de Cisjordania los colonos han colocado pósteres en hebreo llamando al asesinato de Abás. La frustración de los colonos puede obligar al ejército a endurecer aún más su política de represión a partir de ahora.