Público
Público

París y Berlín quieren que vuelvan las fronteras a la UE

Solicitan que los estados puedan suspender de forma temporal Schengen cuando lo consideren para controlar el 'flujo masivo de inmigrantes'

EFE

Francia y Alemania quieren que los estados puedan restablecer los controles fronterizos internos de forma provisional cuando consideren que alguno de los países del espacio Schengen no consigue atajar un flujo masivo de inmigrantes.

Los ministros del Interior de Francia, Claude Guéant, y de Alemania, Hans Peter Friedrich, señalan en una carta que los controles fronterizos internos tendrían un carácter temporal, pero insisten en que la decisión de aplicarlos debe corresponder a cada país, no a la Comisión Europea, y que ese es 'un punto no negociable'.

'La prevención de las amenazas a la seguridad y al orden público corresponde a la soberanía nacional', subrayan los dos ministros en una carta enviada a la presidencia danesa de la Unión Europea y divulgada hoy.

El mecanismo que proponen es para hacer frente 'a la eventualidad de que un Estado miembro no pudiera respetar sus obligaciones' sobre el tratado de Schengen, y aluden en concreto a los problemas para luchar contra la inmigración irregular 'en las fronteras del sur y del este de la UE'.

El titular francés de Exteriores, Alain Juppé, fue más explícito y se refirió hoy al caso de la frontera entre Grecia y Turquía, el mismo al que ya aludió a comienzos de mes el jefe del Estado, Nicolas Sarkozy, que habló de 'coladero' para inmigrantes.

De acuerdo con el esquema franco-alemán de reforma de Schengen, en una primera fase, la Comisión Europea se encargaría de la 'detección precoz' de un flujo de inmigrantes ilegales y de coordinación de medidas de apoyo al país por el que estuvieran entrando.

En el caso de que esas medidas 'no bastaran para mejorar la situación del Estado en dificultades o si el funcionamiento del espacio Schengen se ve comprometido', los otros países podrían restablecer controles en sus propias fronteras durante un periodo no superior a 30 días.

Al cabo de ese tiempo, el Ejecutivo comunitario haría una recomendación sobre la continuidad o no de los controles internos, pero la decisión correspondería al Consejo Europeo.

Alain Juppé insistió en que 'una Europa fuerte es una Europa que tiene fronteras'

Los ministros de Interior de Francia y Alemania, que prevén detallar estas posiciones al resto de sus socios europeos en la próxima reunión del Consejo, insisten en que 'preservan el equilibrio institucional y la eficacia del proceso de decisión en el plano europeo' y contribuyen a 'luchar más eficazmente contra la inmigración ilegal'.

Insisten en que actualmente disponen de 'pocas opciones' cuando las reglas de Schengen no se respetan y hace falta 'un mecanismo de asistencia' que garantice el cumplimiento de las normas comunes, y muy particularmente 'un mecanismo de compensación' para cuando un país 'se muestra incapaz de asegurar sus obligaciones de protección de las fronteras exteriores de la UE.

Juppé, por su parte, justificó esta iniciativa porque el tratado de Schengen 'no se ha aplicado de manera satisfactoria' y la libre circulación de personas sólo tiene sentido si hay 'un control efectivo de las fronteras externas'.

El jefe de la diplomacia francesa, que insistió en que 'una Europa fuerte es una Europa que tiene fronteras', dijo que no comparte la visión de quienes piensan que la UE 'puede seguir ampliándose indefinidamente'.

España suspenderá el Tratado de Schengen y restablecerá los controles fronterizos con Francia con motivo de la reunión sobre política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), que se celebrará el próximo 3 mes de mayo en Barcelona.

Así lo han confirmado a Efe fuentes del Ministerio del Interior, que han explicado que la medida sólo afectará a los pasos fronterizos entre España y Francia, desde el País Vasco hasta Catalunya. Las fuentes han asegurado que todavía no se ha decidido cuántos días estará suspendido el Tratado de Schengen y dependerá de las condiciones de seguridad durante la cita del BCE y la previsible afluencia de activistas 'antisistema' procedentes de otros países europeos.

El texto del acuerdo de Schengen establece que la libre circulación de personas por la Europa sin fronteras puede interrumpirse temporalmente en el caso de que se dé 'una seria amenaza al orden público o a la seguridad interior'.

Más noticias de Internacional