Público
Público
Únete a nosotros

El Partido Demócrata italiano celebra sus primarias en busca de nuevo líder

El varapalo electoral provocó la dimisión de Renzi y el partido quedó desnortado y en manos de Maurizio Martina. Precisamente uno de los objetivos de la nueva dirección del partido será presentarse como una alternativa.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Matteo Renzi, el último gran líder del Partido Demócrata de italia. - REUTERS

El Partido Demócrata (PD) italiano, el mayor de centroizquierda del país, celebra este domingo elecciones primarias para elegir un nuevo líder entre tres candidatos y tratar así de fortalecer su papel de oposición al Gobierno populista.

Serán unas primarias abiertas en las que desde las 8.00 hasta las 20.00 locales (7.00-19.00 GMT) podrá votar toda la militancia del PD así como cualquier ciudadano previo pago de dos euros, y desde el partido pretenden movilizar a al menos un millón de votantes.

La participación es uno de los datos a tener en cuenta para constatar la capacidad de movilización de un partido que en otras primarias del pasado llegó a involucrar hasta a tres millones de ciudadanos.

Se elegirá a los miembros de la nueva asamblea nacional y a uno de los tres candidatos a secretario general: el actual presidente de la región del Lacio, Nicola Zingaretti; el exministro de Agricultura Maurizio Martina, y el diputado Roberto Giachetti.

Zingaretti, favorito

Zingaretti (Roma, 1965) es el favorito en todas las quinielas, es el aspirante más izquierdista y en su trayectoria ha sido diputado en el Parlamento Europeo, presidente de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas y desde 2013 gobernador del Lacio.

Giachetti (Roma, 1961), por contra, es el candidato más vinculado a Renzi, de quien no reniega como muchos de sus correligionarios, y actualmente es diputado.
Martina (Calcinate, Bérgamo, 1978) es un término medio entre esos dos candidatos, actualmente es diputado, fue ministro de Agricultura de Renzi y de su sucesor, Paolo Gentiloni, y tras la dimisión del primero en marzo de 2018, asumió el liderazgo provisional del PD.

Deberán obtener la mayoría absoluta, más de la mitad de los votos en las primarias, para ser proclamado secretario general, pues de lo contrario serán los componentes de la nueva asamblea quienes lo decidan, dando así comienzo a los pactos entre corrientes.

El PD, fundado en 2007 tras la fusión de los excomunistas Demócratas de Izquierdas y los centristas de La Margarita, lleva años enfrascado en duras pugnas internas y escisiones, acrecentadas durante el mandato como secretario de Matteo Renzi (2013-2018).

Tras gobernar Italia la pasada legislatura, en las elecciones generales del 4 de marzo de 2018 perdió el Gobierno, que acabó en manos de una coalición entre los antisistema del Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga de Matteo Salvini.

El varapalo electoral provocó la dimisión de Renzi y el partido quedó desnortado y en manos de Maurizio Martina provisionalmente. Precisamente uno de los objetivos de la nueva dirección del partido será presentarse como una alternativa unidad al Gobierno y reconquistar a los votantes que, según los analistas, se fueron al M5S y que ahora podrían estar decepcionados por su pacto con la Liga.