Público
Público

Pedro Castillo disuelve el Congreso y decreta un Gobierno de excepción en Perú

El presidente peruano toma estas medidas antes de que se debatiera una moción de censura en el Congreso, que luego lo ha destituido por "permanente incapacidad moral" y ha elegido como su sustituta a Dina Boluarte, nueva jefa del Estado.

El presidente de Perú, Pedro Castillo, habla durante una rueda de prensa sobre las acusaciones de la Fiscalía en su contra.
El presidente de Perú, Pedro Castillo, en una foto de archivo. Paolo Aguilar / EFE

El presidente de Perú, Pedro Castillo, dictó este miércoles disolver temporalmente el Congreso e instaurar un Gobierno de emergencia nacional, horas antes de que el Parlamento debatiera una tercera moción de censura en su contra que podría haberle apartado de la jefatura del Estado.

"Se dictan las siguientes medidas: disolver temporalmente el Congreso de la República e instaurar un Gobierno de emergencia excepcional", dijo Castillo en un mensaje a la nación que no fue previamente anunciado por su equipo de comunicaciones o en sus redes sociales.

Después de anunciar su decisión, el pleno del Congreso lo destituyó por "permanente incapacidad moral" con 101 votos a favor de un total de 130. Las medidas de Castillo han sido calificadas como un "golpe de Estado" por diputados de diversos partidos y por la vicepresidenta del Gobierno, quien ha sido citada por el Parlamento para que jure como nueva jefa de Estado.

Toque de queda y convocatoria de elecciones

Con un temblor evidente en sus manos, Pedro Castillo anunció que también dicta "convocar en el más breve plazo a elecciones para un nuevo congreso con facultades constituyentes para elaborar una nueva Constitución en un plazo no mayor de 9 meses".

También ordenó un toque de queda a nivel nacional a partir del día de hoy desde las 22 hasta las 4 horas (horario local).

"Se declara en reorganización del sistema judicial el Poder Judicial, el Ministerio Público, la Junta Nacional de Justicia (JNJ) y el Tribunal Constitucional (TC)", agregó.

Tanto el Ejército como la Policía de Perú no apoyan que Pedro Castillo disuelva el Congreso. "Cualquier acto contrario al orden constitucional establecido, constituye una infracción a la Constitución y genera el no acatamiento por parte de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional del Perú", señalaron en un comunicado.

Entrega de armas

Castillo añadió que "todos los que poseen armamento ilegal deberán entregarlo a la Policía Nacional en el plazo de 72 horas" y que "quien no lo haga comete delito sancionado con pena privativa de la libertad que se establecerá en el respectivo decreto ley".

También dictó que Policía Nacional, "con auxilio de las Fuerzas Armadas, dedicarán los esfuerzos al combate de delincuencia, corrupción y narcotráfico, a cuyo efecto se les dotará de los recursos necesarios".

Finalmente, hizo un llamamiento a todas las instituciones de la sociedad civil, rondas campesinas (grupos de autodefensa fortalecidos durante el conflicto armado interno) "y todos los sectores sociales" a que salgan a defender estas medidas. Pedro Castillo señaló que comunicará esta decisión a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Acusaciones de "golpe de Estado"

Además de diversos diputados y de la vicepresidenta del Gobierno, el poder judicial lo ha calificado de "golpe de Estado", al igual que varios ministros y embajadores, quienes han presentado su dimisión.

Estados Unidos ha tildado a Castillo de "expresidente" de Perú. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, hizo un llamamiento a defender la democracia peruana y añadió que su país "seguirá de cerca los acontecimientos" y que "actuará de acuerdo con los deseos y aspiraciones del pueblo peruano".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, rechazó las acciones de Castillo e hizo un llamamiento al diálogo en el país: "Lo ocurrido hoy en Perú, al disolver el Congreso sin base constitucional, constituye una alteración del orden constitucional".

Almagro añadió que se pondrá en contacto con la hasta ahora vicepresidenta peruana, Dina Boluarte, quien ha jurado ante el pleno del Congreso como la primera presidenta de la historia de Perú tras la destitución por el Parlamento de Castillo.

Pedro Castillo, detenido

Finalmente, Pedro Castillo fue detenido y se encuentra en la sede de la prefectura de la Policía de Lima. "Dando cumplimiento a nuestras facultades y atribuciones descritas en el artículo 5 de D.L (decreto legislativo) n.° 1267 Ley la Policía Nacional del Perú (PNP), efectivos PNP intervienen al expresidente Pedro Castillo", escribió la cuenta oficial de ese cuerpo en su cuenta de Twitter.

Boluarte aboga por la unión de todos los partidos

La nueva presidenta de Perú, Dina Boluarte, hizo un llamamiento en el Congreso a todas las fuerzas políticas a una tregua y se comprometió a luchar "por los nadies y excluidos".

"Asumo el cargo de presidenta constitucional de la República siendo consciente de la enorme responsabilidad que me toca y mi primera invocación, como no podía ser de otra manera, es convocar a la más amplia unidad de todas y todos los peruanos", dijo Boluarte.

La primera presidenta de Perú de la historia afirmó que les corresponde conversar, dialogar, ponerse de acuerdo. Por ello, convocó a un amplio proceso de diálogo entre todas las fuerzas políticas, "algo tan sencillo como impracticable en los últimos meses".

Boluarte aseguró que el gabinete que va formar va a incluir a "todas las sangres" y que contará con la representación de todas las fuerzas democráticas para poder sacar la patria adelante.

Afirmó que el expresidente Castillo intentó dar un golpe de Estado y agradeció la labor de las fuerzas de seguridad, que a su juicio han mostrado tener un rol "fundamental". 

Más noticias de Internacional