Público
Público

Un policía chileno arroja a un manifestante por un puente y desata un terremoto nacional: "No se cayó, lo lanzaron"

La manifestación, encuadrada dentro de las tensiones sociales que vive Chile desde 2019, terminó con la detención del agente, acusado de "homicidio frustrado". 

Un manifestante yace en el río después de caer de un puente durante una protesta contra el Gobierno de Chile, en Santiago. REUTERS.
Un manifestante yace en el río después de caer de un puente durante una protesta contra el Gobierno de Chile, en Santiago. REUTERS.

público

Un joven manifestante en Santiago de Chile ha sido arrojado este viernes desde el puente Pío Nono al río Mapocho por un carabinero, tal y como captaron las cámaras de una televisión nacional chilena. El joven es menor de edad, según informa la agencia EFE.

Las imágenes registradas por un canal de televisión muestran cómo el joven cae al canal del río sin apenas caudal de agua tras ser arrojado por la baranda de un puente a manos de un agente policial durante una manifestación en la capitalina Plaza Italia.

El suceso, que ha tenido lugar en el puente que conecta Providencia con Santiago, ha supuesto un terremoto político y social dentro de Chile, e incluso los Carabineros han tenido que dar una rueda de prensa explicando lo sucedido. 

"Uno de nuestros carabineros al tratar de detener a un joven, este pierde el equilibrio y cae por la baranda del puente pionono cayendo a la ribera del río Mapocho", justificaba uno de los portavoces policiales. En las imágenes, sin embargo, se aprecia cómo el agente agarra al joven hasta que finalmente cae tras sobrepasar el pasamanos del puente. 

La Fiscalía Centro-Norte de la ciudad ha publicado en sus redes sociales que el agente ha sido detenido y ha sido acusado de "homicido frustrado". "Ahora, detenido el carabinero por provocar caída de adolescente desde Puente Pio Nono a Río Mapocho. Diligencias desarrolladas desde ayer por fiscal Patricio Macaya, equipo de Flagrancia de Fiscalía y PDI Chile, establecen presunto delito de homicidio frustrado", reza el comunicado en Twitter. Los hechos, además, están siendo investigados por el Ministerio Público, según confirmó la gerente de la División de Víctimas de la Fiscalía, Erika Maira.

El independiente Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), que ha monitoreado el estallido social desde que comenzó en octubre de 2019, aseguró que el joven se encuentra estable y solicitó a los Carabineros que "se aclare la situación". 

Nueva ola de críticas contra la Policía

Este episodio reavivó las críticas contra las autoridades policiales, que desde el inicio del estallido social en Chile, en octubre de 2019, han sido fuertemente cuestionadas por sus actuaciones a la hora de reprimir las protestas.

"En estas imágenes no hay espacio para posiciones políticas. El uso institucional de la fuerza implica responsabilidad", aseguró la diputada oficialista, Ximena Ossandón, en su cuenta de Twitter.

La gravedad de los hechos llevó a un grupo de la oposición a solicitar, una vez más, la renuncia del cuestionado director general de Carabineros, Mario Rozas, que también ha sido blanco de críticas a través de redes sociales.

"Bajo su mandato se han violado los derechos humanos de manifestantes en nuestro país, desde el estallido social hasta la fecha", sentenció Raúl Soto, diputado del opositor Partido por la Democracia (PPD).

Rozas, máxima autoridad de la institución policial, ha rechazado de forma categórica en varias ocasiones los posibles excesos policiales cometidos por algunos funcionarios policiales.

Desde el inicio del estallido social en Chile, el cuerpo policial ha estado en el punto de mira y ha sido acusado por organismos internacionales como ONU, Amnistía Internacional (AI) o Human Right Watch (HRW) por hacer un uso excesivo de la fuerza y cometer graves violaciones a los derechos humanos en las marchas.

Manifestación en defensa del menor

Centenares de chilenos volvieron a salir a las calles este sábado para protestar un día después de que un policía lanzara presuntamente a un menor a un río durante otra manifestación, episodio que ha generado gran revuelo en el país y se ha ganado críticas de organismos internacionales.

Empuñando carteles que afirmaban "No se cayó, lo lanzaron", los manifestantes se reunieron en la capitalina Plaza Italia, rebautizada popularmente como "Plaza Dignidad", que volvió a ser el punto de encuentro del descontento ciudadano con una marcha cargada de protestas y reivindicaciones contra la represión policial.

Chile vive la crisis social más grave desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que empezó en 2019 como una protesta contra el alza en el precio del billete de metro y se convirtió en una revuelta por un modelo económico más justo.

Las revueltas han dejado más de una treintena de muertos, miles de heridos y detenidos, además de episodios de violencia extrema con incendios, saqueo y destrucción de mobiliario público.

Más noticias de Internacional