Público
Público
Únete a nosotros

La presión social fuerza a Juncker a preguntar a los 28 si realmente quieren sellar el TTIP

El presidente de la Comisión Europea pedirá a los líderes de la UE que confirmen de nuevo el mandato de Bruselas sobre el polémico acuerdo comercial que negocia en secreto con EEUU en el próximo Consejo Europeo, entre el 28 y 29 de junio

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, durante la rueda de prensa, al término de la segunda jornada de la Cumbre Europea. REUTERS/Eric Vidal

BRUSELAS.- La presión social contra el polémico TTIP está dando sus frutos. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pedirá a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que reafirmen en la próxima cumbre su voluntad política de sellar el tratado de libre comercio que se está negociando en secreto con Estados Unidos, conocido como TTIP, una vez que las negociaciones han entrado en una fase "crucial".

"No es la primera vez que el presidente comprueba la voluntad de los líderes. Ahora entramos en una fase importante y crucial para el TTIP y el presidente ha reiterado su interés en repetir el ejercicio para permitir avanzar a los negociadores hacia la etapa final (...). Es importante obtener esta señal política", ha expresado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas.

En la misma línea, el portavoz de Bruselas para cuestiones comerciales y agrícolas, Daniel Rosario, ha señalado que los líderes de ambas partes confirmaron en la última reunión del G7 en Japón su compromiso para "aplicar la necesaria voluntad política" para alcanzar un acuerdo "tan pronto como este año".

"El presidente Juncker ha pensado que ha llegado el momento de preguntar a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE para tener una nueva discusión sobre dónde estamos y dónde queremos llegar con estas negociaciones", ha reiterado Rosario.

En concreto, el portavoz ha señalado que Juncker pedirá a los líderes de la UE en el próximo Consejo Europeo, que tendrá lugar el 28 y 29 de junio, que confirmen de nuevo el mandato de la Comisión para conducir las conversaciones con Estados Unidos.

La presión de activistas, partidos políticos y sindicatos contra el polémico Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP, en inglés) forzó primero a la Comisión a implementar cierto nivel de transparencia, y tras la filtración de parte de los textos por parte de Greenpeace ha obligado a Bruselas a ejecutar un nuevo movimiento para intentar salvar el acuerdo comercial que defienden a capa y espada las multinacionales. 

Además, preguntado por si la posición del comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, quien reclamó nuevas ofertas por parte de Estados Unidos en el campo de la agricultura y la seguridad alimentaria, era la posición de todo el Colegio de comisarios, Rosario ha indicado que "la Comisión tiene una, y solo una, posición negociadora".

"Cuando Hogan habló en abril en el Consejo de Agricultura reflejó el punto de vista del Colegio y no sólo el suyo", ha manifestado. En este sentido, ha recordado que Juncker ya garantizó en el Parlamento Europeo que la UE no va a sacrificar los estándares comunitarios en salud, seguridad, protección de datos o diversidad cultural.