Público
Público

Coronavirus Reino Unido, Canadá y Estados Unidos acusan a Rusia de intentar robar datos sobre la vacuna de la covid-19

El Centro Nacional de Ciberseguridad de Reino Unido asegura que piratas informáticos vinculados a agencias de inteligencia rusas han intentado robar la investigación a instituciones académicas y farmacéuticas de todo el mundo. El Kremlin niega las acusaciones.

Laboratorio
El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, pidió el final de estos ciberataques "irresponsables" por parte de los servicios de inteligencia rusos. (EFE)

público | reuters

Piratas informáticos vinculados presuntamente a agencias de inteligencia rusas han intentado robar la investigación sobre la vacuna y tratamientos para la covid-19 a instituciones académicas y farmacéuticas de todo el mundo, según el Centro Nacional de Ciberseguridad de Reino Unido (NCSC, por su sigla en inglés).

Un comunicado coordinado de Reino Unido, Estados Unidos y Canadá atribuyó los ataques informáticos al grupo APT29, también conocido como Cozy Bear, que dicen es casi seguro que está operando como parte de los servicios de inteligencia rusos.

"Condenamos estos despreciables ataques contra quienes realizan un trabajo vital para combatir la pandemia del coronavirus", dijo el director de operaciones del NCSC, Paul Chichester.

El NCSC dijo en un comunicado que los ataques del grupo están en curso y utilizan una variedad de herramientas y técnicas, incluidos el spear-phishing y malware.

"APT29 posiblemente continuará atacando a organizaciones involucradas en la investigación y desarrollo de la vacuna para COVID-19, ya que buscan responder preguntas adicionales de inteligencias relativas a la pandemia", dijo NCSC en un comunicado.

El ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, pidió el final de estos ciberataques "irresponsables" por parte de los servicios de inteligencia rusos, "que han estado recogiendo información sobre desarrollo e investigación de la vacuna contra la COVID-19". "Es completamente inaceptable que los Servicios de Inteligencia Rusos tengan como objetivo a aquellos que trabajan para combatir la pandemia de coronavirus", apuntó Raab.

El Kremlin negó este viernes los ciberataques. "No disponemos de ninguna información sobre quién podría haber atacado a empresas farmacéuticas y centros de investigación en el Reino Unido", señaló el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, según la agencia oficial TASS.

"Podemos decir solo una cosa: Rusia no tiene nada que ver con estos intentos. No aceptamos estas acusaciones, como tampoco (aceptamos) las acusaciones sin fundamento sobre interferencias en las elecciones de 2019" en el Reino Unido, agregó.

Por su parte, el director del Russian Direct Investment Fund (Fondo ruso de Inversiones Directas), Kiril Dmítriev, aseguró que Moscú no tiene necesidad de robar información sobre la vacuna británica, sobre todo, porque una compañía rusa ya negocia su producción en este país con la contraparte británica.

"No hay necesidad de robar nada, ni de tener secretos. Toda la información ha sido transferida a la empresa R-Farm que producirá la vacuna de Oxford AstraZeneca en Rusia", dijo el funcionario a la emisora Times Radio.

Reino Unido y Estados Unido ya dijeron en mayo que redes de piratas informáticos están atacando a organizaciones nacionales e internacionales que responden a la pandemia dela covid-19. Pero tales ataques no habían sido conectados explícitamente al Estado ruso.

El grupo Cozy Bear, asociado al gobierno ruso, es sospechoso del ataque informático contra el Partido Demócrata antes de las elecciones de 2016 en Estados Unidos.

Ensayos avanzados en Rusia

Y mientras se producen estas acusaciones de espionaje, un instituto ruso que desarrolla una de las potenciales vacunas del país contra el coronavirus espera iniciar la etapa final de pruebas entre un pequeño grupo de personas a mediados de agosto, dijo el lunes la agencia de noticias RIA citando al director del instituto.

A nivel global, sólo dos de las 19 vacunas experimentales contra la covid-19 para prueba en humanos se encuentran en la Fase III de ensayos –una de Sinopharm de China y otra de AstraZeneca y la Universidad de Oxford–. Sinovac Biotech de China se convertirá en la tercera más adelante este mes.

Los primeros resultados del ensayo de pequeña escala en humanos de la vacuna desarrollada por el Instituto Gamaleya en Moscú han mostrado que su uso es seguro, según una publicación del domingo por RIA.

Más noticias de Internacional