Público
Público

Reino Unido Johnson y Corbyn protagonizan este martes  el primer cara a cara de unas elecciones impredecibles

Por primera vez en la historia de Reino Unido, los líderes de los dos principales partidos protagonizarán esta noche un cara a cara en televisión. Ninguno está destacando en la campaña, de ahí que Johnson, el favorito en las encuestas para las elecciones del 12 de diciembre, sea quien más puede perder.

El primer ministro británico Boris Johnson y el líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn. / REUTERS

Cristina Casero

Está considerada una de las democracias más consolidadas del planeta y aun así la historia de los debates electorales en la televisión británica es sorprendentemente corta. El de esta noche en la cadena ITV será el primer cara a cara televisado entre líderes de los dos principales partidos, pero es que para contar los años que hace desde que se celebró el primero de todos bastan los dedos de las manos. Fue durante en 2010. Al otro lado de los atriles las cámaras cogían plano del laborista Gordon Brown, el conservador David Cameron y el liberal demócrata Nick Clegg, que acabó convirtiéndose en la gran sorpresa de la campaña y ya sabemos lo que ocurrió después: un Gobierno de coalición.

En el debate de esta noche -que comienza a las 9.00 horas, durará una hora y contará con un público de 200 personas- no hay hueco para caras nuevas. Boris Johnson y Jeremy Corbyn son de sobra conocidos por el electorado británico y estarán solos frente a la moderadora.

En vista de que ninguno de los dos está destacando durante la campaña, lo que ocurra esta noche podría ser decisivo de cara a las elecciones del próximo 12 de diciembre.

Johnson, quien más puede perder

La mayoría de los analistas políticos están convencidos de que Johnson es quien más puede perder esta noche. Stephen Bush, de la revista New Statesman, destaca que Corbyn tiene más experiencia en debates televisados “y nunca ha perdido” mientras sostiene que “Johnson nunca ha ganado”. Puede que en el cuartel general de los conservadores también lo vean así y por eso hayan decidido recurrir a un viejo amigo.

El gurú de Bush que ha entrenado a Johnson

“No se pueden ganar unas elecciones con un debate, pero sí se pueden perder”. La frase es del gurú republicano Brett O’Donnell ¿Será por eso que el equipo de Johnson ha decidido volver a contratar sus servicios? Tras haberle entrenado durante la campaña del referéndum del brexit, este hombre, que se define a sí mismo como un "estratega político" y anteriormente preparó también a George W. Bush y Mitt Romney está de vuelta en Londres. Según el diario The Times, lleva días trabajando con Johnson para garantizar que el todavía primer ministro británico no falle esta noche. Uno de sus principales objetivos: mantenerlo alejarlo del tono agresivo que suele gastar durante los debates en la Cámara de los Comunes.

Pero Corbyn se la juega con el brexit

Johnson será muchas cosas pero ‘tonto’ no es algo que pueda decirse de él. Tampoco de sus asesores. Han convertido la campaña electoral en un nuevo referéndum sobre el brexit -autobús con mensaje incluido, como entonces- y prometen hacerlo realidad antes del 31 de enero.

Tres años después de aquella votación, el líder laborista sigue sin ser preciso al respecto. Promete que si llega al 10 de Downing Street alcanzará un nuevo acuerdo con la UE y lo someterá a un segundo referéndum, pero se niega a revelar qué postura defendería en esa supuesta segunda votación: si el brexit con acuerdo o la permanencia. Esta noche Johnson tiene previsto ponerle contra las cuerdas y obligarle a dar una respuesta sobre un tema que, asegura, Corbyn “está esquivando”.

Los otros grandes temas

El líder laborista, por su parte, intentará llevar el debate a terrenos en los que, de entrada, tiene las de ganar, como la emergencia climática y las políticas sociales, especialmente la gestión del Servicio Nacional de Salud (NHS), sumido en una crisis debido a la escasez de fondos y personal. Corbyn alertará del riesgo de que, tras el brexit y acuerdo con Donald Trump mediante, un gobierno conservador acabe entregando su gestión a corporaciones estadounidenses. Johnson contraatacará a esos miedos con su promesa de construir 40 nuevos hospitales.

También las políticas de inmigración tendrán su espacio. Ambos líderes deberán desgranar sus planes sobre la libre circulación o no de ciudadanos comunitarios tras el brexit. Y es previsible que Corbyn intente apuntarse un punto incidiendo en dos de sus propuestas más comentadas: la nacionalización de algunos servicios como el de trenes y la banda ancha gratis para todos.

Pero quizá sea el momento de que alguno de los dos se saque un as de debajo de la manga porque hasta ahora ninguno ha logrado llamar particularmente la atención del electorado en una campaña que se está dibujando en tonos grises.

Lo que dicen las encuestas hasta ahora

Desde antes incluso de que se convocaran las elecciones, los conservadores siempre han estado en lo mas alto de las encuestas. Y ahí siguen. La última, de hace sólo unas horas, los coloca más de diez puntos por encima de sus rivales: 39,9% frente al 29% de los laboristas. Pero ojo, porque cuando lo que se pregunta es quién lo haría mejor como primer ministro, Johnson se dispara hasta doblar a Corbyn. Habrá que estar pendientes hoy porque otra encuesta publicada este domingo por el semanario The Observer sostenía que lo que ocurra esta noche será “decisivo o importante” a la hora de decidir su voto para el 43% de los británicos.

Un cara a cara ‘ilegal e injusto’

El formato del debate ha estado en el aire hasta el último momento. Literalmente, hasta el lunes por la tarde cuando el Tribunal Supremo de Londres se pronunció sobre la demanda interpuesta por el Partido Liberal Demócrata y el Partido Nacional Escocés contra la cadena ITV. Denunciaban que sus líderes, ambas mujeres, no hubieran sido invitadas a participar.

Tachaban la decisión de ‘injusta’, ‘ilegal’ y ‘antidemocrática’, pero los jueces han rechazado intervenir argumentando que se trata de una cadena de televisión privada y no de “un servicio público”.

Los abogados de ambos partidos apelaron al brexit en sus alegatos. El de los liberal demócratas, que se presentan como los grandes defensores de la permanencia en la UE, argumentó que si bien “las elecciones solo se han producido debido al brexit y el tema dominante es el brexit, la voz de quienes defienden la permanencia en la UE ha sido excluida”. Los escoceses lo ven igual y añaden que otro de los grandes temas de esta campaña es “la independencia de Escocia” y que no invitar a su líder es tratar a los escoceses “como ciudadanos de segunda”.

Desde la cadena, cuyos planes siguen siendo emitir dos entrevistas en directo con sendas líderes después del debate, se habían mostrado rotundos: si la Justicia les obligaba a incluirlas en el cara a cara, lo suspendería.

Sí está previsto que participen en los otros cuatro debates que ya hay programados de aquí al 12 de diciembre en distintas cadenas, aunque en vista de como vayan las cosas este martes, podrían acabar siendo algunos más.