Público
Público

Liberación de vacunas El repentino apoyo de Biden a la suspensión de las patentes de las vacunas abre la puerta a una reacción mundial

La Unión Europea se abre a debatir la propuesta de liberación de las patentes tras el apoyo del presidente de Estados Unidos. España también defiende esta respuesta, que considera necesaria para "salvarnos a todos".

El presidente de EEUU, Joe Biden, pronuncia su dicurso en el Congreso por los primeros 100 días de mandato este miércoles 28 de abril de 2021.
El presidente de EEUU, Joe Biden.  MELINA MARA / EFE

La Unión Europea ha abierto la puerta al debate sobre la propuesta de varios países presentada a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que ha apoyado expresamente el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de suspender de manera temporal las patentes de las vacunas contra la covid-19 con el objetivo de aumentar la producción de vacunas para que lleguen un mayor número de dosis a lugares como India o Sudáfrica, que llevan reclamando esta medida desde octubre del año pasado. 

En este caso, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha señalado que "la UE está preparada para debatir sobre cualquier propuesta que enfrente la crisis sanitaria de la forma más eficaz" y ha mencionado concretamente la idea de Biden: "Estamos listos para debatir cómo la propuesta estadounidense puede ayudar a conseguir esa meta". La mandataria también ha recordado que "Europa es la única potencia democrática que ha exportado vacunas a gran escala". 

Fuentes europeas, además, han apuntado que la cuestión estará inevitablemente en la cumbre informal que reunirá este viernes y sábado a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Oporto (Portugal) para discutir, entre otros, sobre la gestión de la pandemia, según recoge Europa Press.

España, Francia, Italia y Rusia apoyan la suspensión

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha afirmado que el Ejecutivo es partidario de que se suspendan las patentes de las vacunas contra el coronavirus. La mandataria ha defendido que la situación sanitaria necesita una respuesta de estas características para "salvarnos todos", recordando que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya mantenía una posición favorable a esta idea. 

Uno de los primeros representantes públicos en España en reaccionar al movimiento de Biden ha sido el líder de Más País, Íñigo Errejón, que en una entrevista en la Cadena Ser ha expresado su alegría y su sorpresa por la deriva del nuevo inquilino de la Casa Blanca: "Está haciendo cosas muy avanzadas y muy progresistas". 

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha recordado que está en favor de liberalizar las patentes de las vacunas para la covid, pero insistió en que ahora eso no ayudaría a los países más pobres, sino que la prioridad es cederles dosis y la transferencia de tecnología. El representante ha señalado además que "Europa es el continente más generoso con el resto del mundo" porque "ha exportado decenas de millones de dosis, eso no lo han hecho ni Estados Unidos ni el Reino Unido.

"Si hay nacionalismo de vacunas, no viene de Europa", subrayó antes de indicar que, como ya lo había dicho hace un año, es "totalmente favorable a esa apertura de la propiedad intelectual".

Por su parte, el ministro italiano de Sanidad, Roberto Speranza, ha manifestado que "Europa también tiene que desempeñar su papel", celebrando que el anuncio de Biden sobre el acceso libre a las patentes de vacunas para todos "es un importante paso adelante". Del mismo modo, Irlanda ha apoyado este planteamiento.

Putin respalda la idea de suspender las patentes

Además, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, respaldó este jueves la iniciativa que, según el mandatario, se corresponde con la reglas de la Organización Mundial del Comercio, que prevén el levantamiento de la protección de la protección de la propiedad intelectual en situaciones extraordinarias.

"En Europa hay una idea que merece atención: eliminar la protección de la patente de las vacunas contra la covid-19", dijo el jefe del Kremlin en una videoconferencia con la viceprimera ministra Tatiana Golíkova, responsable de comité gubernamental para la lucha contra la pandemia.

También Nueva Zelanda se ha posicionado a favor de la suspensión. "Acogemos con gran satisfacción y apoyamos firmemente la propuesta de exención de los ADPIC para las vacunas. Trabajaremos con nuestros socios para hacerla avanzar", escribió en Twitter el ministro de Comercio, Damien O'Connor.

Las farmacéuticas, en contra de esta medida

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aplaudido el apoyo realizado por la Administración de Estados Unidos a esta posible medida. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha celebrado la inclinación del Gobierno del país norteamericano y considera que este respaldo "es un gran ejemplo del liderazgo estadounidense a la hora de afrontar desafíos sanitarios globales". 

"Felicito a Estados Unidos en esta decisión histórica para conseguir una igualdad en las vacunas y dar prioridad al bienestar de todos en momentos críticos", ha indicado el organismo internacional en un comunicado. 

No obstante, la Federación Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA), un gran grupo de presión que ha influido en la Comisión Europea para que no se plantee la suspensión de las patentes, mantiene una posición totalmente distinta y califica de "decepcionante" el amparo de Biden a una idea como esta. Opinan que esta medida "no aumentará la producción de las dosis" y defienden que puede provocar el efecto contrario generando "desorganización".  

Las grandes farmacéuticas muestran sus recelos y oposición ante esta posible decisión a pesar de los grandes beneficios que han obtenido durante el proceso no solo de vacunación, también de desarrollo de las vacunas.

De hecho, el consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, llegó a vender el 62% de sus acciones de la compañía por valor de 5,6 millones de dólares (unos 4,7 millones de euros), cuando la firma publicó los resultados preliminares positivos de su vacuna anticovid, provocando que disparara en bolsa. Además, Bourla se muestra en contra del levantamiento de patentes.

A esto hay que sumar que la Alianza People's Vaccine, una coalición de organizaciones que formada por Oxfam, Salud por Derecho, Yunus Center, Frontline AIDS, ONUSIDA y Global Justice Now, entre otras, calculó los movimientos financieros que las principales empresas de vacunas habían realizado en el último año. El análisis determinó que Pfizer, Janssen y AstraZeneca han pagado 21.610 millones de euros entre dividendos y recompras de acciones a sus accionistas en tan solo 12 meses.

Lo sorprendente de este dato es que con esa cantidad se puede pagar la vacunación de, al menos, 1.300 millones de personas, el equivalente a la población de África y cuyo coste de dosis por persona sería de 16,6 euros.

Por lo tanto, mientras los países con las rentas mas bajas, además de algunas organizaciones internacionales, reivindican la supresión de la patente, altos mandatarios relevantes situados frente a los países ricos y las grandes farmacéuticas se oponen a esta consideración pese a la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de la covid-19. 

Caída en Bolsa de Pfizer y BioNTech, Moderna o Novavax

Las acciones de farmacéuticas con vacunas contra la covid-19 como Pfizer y BioNTech, Moderna o Novavax cayeron con fuerza tras el anuncio de Biden. Los títulos de estas empresas se desplomaron en el mercado, aunque luego consiguieron remontar parcialmente desde los mínimos marcados antes del final de la sesión bursátil en Wall Street.

Moderna, que durante la mayor parte de la jornada había registrado ligeros avances, cerró con una caída del 6,19%, mientras que Novavax perdió un 4,94% y la alemana BioNTech se dejó un 3,45%. Pfizer, aliado del laboratorio germano en la vacuna, también cayó con fuerza en primera instancia, pero logró recuperar el verde y acabó la sesión con un avance mínimo, del 0,05%, lejos de la cotización que había marcado durante buen parte del día.

El grupo estadounidense, precisamente, había dado a conocer la víspera un fuerte aumento de sus beneficios durante el primer trimestre del año gracias a las ventas de la vacuna contra la covid-19, que ya se ha convertido en su principal fuente de ingresos. Pfizer obtuvo entre enero y marzo unos 3.500 millones de dólares con su vacuna y dijo que en el conjunto del año esperaba ingresar unos 26.000 millones de dólares teniendo en cuenta los contratos firmados hasta el momento.


Más noticias de Internacional