Público
Público

Brendon Tarrant El terrorista de Nueva Zelanda que mató a 50 personas actuó en solitario

La Policía confirma que el australiano Brendon Tarrant fue el único responsable del ataque. El gobierno de Nueva Zelanda ha acordado reformar su ley de armas a raíz del atentado.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varias estudiantes de un colegio cristiano se abrazan a mujeres musulmanas tras el atentado en Christchurch (Nueva Zelanda). /REUTERS

El jefe de la Policía de Nueva Zelanda, Mike Bush, ha confirmado este lunes que el atentado contra dos mezquitas en Christchurch que causó 50 muertos fue perpetrado por una sola persona, el australiano supremacista Brendon Tarrant. "Creemos que solo hay un atacante responsable por este horrendo evento", dijo Bush en una rueda de prensa en Wellington.

El jefe policial compareció para dar detalles de la investigación sobre los ataques del viernes, que también dejaron 50 heridos, de los cuales una treintena se encuentra hospitalizada, incluidos diez en estado crítico.

Bush precisó que unos 250 expertos, apoyados por el FBI estadounidense y las autoridades australianas, colaboran en las pesquisas sobre la matanza, la peor de la historia moderna del país oceánico.

"Hemos hecho una investigación vasta y completa y llegaremos a cada rincón para asegurarnos de que no existan más amenazas", dijo el comisionado, que quiso dar un mensaje de tranquilidad a la población.

La Policía registra dos viviendas que pertenecen a la hermana de Tarrant y al compañero sentimental de su madre

El mando policial recordó que la alerta de seguridad se mantiene en el nivel "alto" al que fue elevado tras el atentado supremacista y aseguró que se mantendrá la presencia policial en todo el país para que sus habitantes se sientan seguros y protegidos.

Al comienzo de la jornada la Policía Antiterrorista de Australia registró dos viviendas en la costa este del país que pertenecen a la hermana de Tarrant y al compañero sentimental de la madre de este exentrenador físico de 28 años. Tarrant fue imputado el sábado por el juez con un cargo de asesinato y permanecerá en prisión provisional hasta que comparezca ante el Tribunal Superior el próximo 5 de abril.

El australiano Brendon Tarrant grabó con una cámara uno de sus ataques.

Reforma de la ley de armas

Mientras, el gobierno de Nueva Zelanda ha acordado iniciar una reforma de la ley de armas y crear una comisión que evalúe la actuación previa de las autoridades.
La primera ministra del país oceánico, Jacinda Ardern, aseguró que su gabinete está "completamente unido" respecto a la reforma legal acordada "en principio" y cuyo contenido se anunciará en un plazo de 10 días tras los ataques del viernes en dos mezquitas.

"Hay muchos neozelandeses que cuestionan que haya armas semiautomáticas disponibles", dijo en rueda de prensa Ardern, que evitó precisar si la reforma incluirá, tal como se esperaba que anunciara, la prohibición de este tipo de armas, utilizadas en el atentado.

"Hay detalles que hay que mirar. No se trata solo de ciertos puntos de la ley. Es simplemente por esto que nos tomaremos un tiempo, para que salga bien", añadió al justificar el retraso.

Ardern subrayó que los ataques del viernes "pusieron de manifiesto una serie de debilidades en la ley de armas" de su país y que todo el Ejecutivo coincide en la necesidad de realizar cambios, incluido su socio de coalición, NZ First, que con anterioridad se había opuesto a ello.

"Si alguien tiene un arma y está preocupado por los hechos del viernes le invitamos a entregarla a la Policía y le animo a hacerlo"

El líder de este partido y viceprimer ministro, Wintson Peters, lo confirmó en la misma rueda de prensa, donde afirmó que tras los hechos del viernes "nuestro mundo cambió para siempre y también lo harán nuestras leyes".

La primera ministra neozelandesa añadió que la reforma no estará dirigida contra los propietarios de armas, en especial en zonas rurales, pero alentó a los que tengan armas en casa a entregarlas a la Policía. "Si alguien tiene un arma y está preocupado por los hechos del viernes le invitamos a entregarla a la Policía y le animo a hacerlo", dijo.

Ardern añadió que una comisión revisará la serie de hechos que precedieron el atentado, incluidos los viajes y las actividades en Nueva Zelanda del atacante, el australiano Brenton Tarrant, y la actuación de varias agencias estatales de seguridad e inteligencia.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, se dirige a miembros de la comunidad musulmana en Christchurch. /REUTERS

Entre otros, la primera ministra señaló que se analizarán "patrones de comportamiento" que suelen preceder a este tipo de incidentes, incluidos posibles efectos llamada, por lo que, señaló, se mantendrá el nivel de alerta "alto".

Petición a Facebook

En la comparecencia, Jacinda Ardern llamó además a los responsables de todas las redes sociales a tomar medidas para prevenir la incitación al odio y la violencia, después de que Tarrant retransmitiera en directo por Facebook el ataque en la primera mezquita.

Ardern aseguró que Facebook e Instagram siguen retirando imágenes del atentado -después de que en las 24 horas posteriores al mismo retirara 1,5 millones de vídeos de la red- pero consideró que estas plataformas pueden hacer más. "Llamaría a las plataformas de redes sociales a demostrar sentido de responsabilidad. Hay mucho trabajo que debe hacerse", insistió.

La primera ministra anunció que el gobierno de Nueva Zelanda también acordó celebrar un acto a nivel nacional en memoria de las víctimas, cuya fecha se anunciará más adelante para permitir que esta semana sean las familias las que hagan el luto.