Público
Público

La tregua en Siria se tambalea entre enfrentamientos y bombardeos

Los combates entre las fuerzas gubernamentales y facciones armadas opositoras se suceden en varios puntos del país.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ciudad siria de Tel Abyad tras un ataque lanzado por el Estado Islámico. - REUTERS

MADRID. - El alto el fuego en Siria continúa, de forma oficial, en vigor pese a las acusaciones cruzadas del Gobierno y de la oposición de violaciones al cese de las hostilidades en distintas partes del país y pese a la continuación de los enfrentamientos armados.

Varias zonas del país han sido escenario de combates y bombardeos la pasada madrugada y a primera hora de esta mañana. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, después de la pasada medianoche estallaron enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y facciones armadas opositoras en el área de Al March, en la región de Guta Oriental, principal bastión de los rebeldes en las afueras de Damasco. 

Los combates estuvieron acompañados por el lanzamientos de proyectiles de mortero por parte de las autoridades, agregó la ONG. Los efectivos gubernamentales también arrojaron cohetes contra concentraciones de facciones insurgentes en la población de Arbin, en Guta Oriental, donde ocasionaron heridos. Mientras, en Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria, varios proyectiles disparados por los rebeldes impactaron en barrios bajo el control del régimen, como Al Azizia, Alepo Nuevo, Universidad de Al Zahrá y la calle Barun.

El Observatorio destacó que el número de fallecidos por un bombardeo de aviones de guerra el domingo en el distrito de la Universidad de Al Hadi, en el oeste de Alepo, ha aumentado a siete, entre ellos cuatro menores. En paralelo, en la vecina provincia de Idleb, el pueblo de Tarmala ha sufrido varios ataques aéreos, que han causado heridos. Asimismo, la provincia central de Hama amaneció este lunes con nueve bombardeos en el pueblo de Hirbnafsa, donde las fuerzas gubernamentales combaten desde ayer contra grupos armados islamistas y donde cuatro rebeldes han perecido, uno de ellos uno de sus dirigentes.

En Alepo, las fuerzas gubernamentales han recuperado el control de una carretera usada por el Ejército para acceder a la ciudad tras hacer avances frente a los combatientes del grupo terrorista Estado Islámico, según han informado la televisión estatal y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Según este último organismo, con sede en Londres y una amplia red de informadores en Siria, al menos 26 miembros de las fuerzas sirias y otros 14 miembros de Estado Islámico habrían muerto en dichos combates, en el sureste de la localidad de Janaser, si bien se cree que podría haber más víctimas.

Tanto el Frente al Nusra como el grupo Estado Islámico (EI) están excluidos del acuerdo de alto el fuego, alcanzado por Rusia y EEUU y que han aceptado el Gobierno de Damasco y la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), la principal alianza opositora. Según el Observatorio, el EI ha asesinado a 3.967 personas en Siria desde la autoproclamación de un califato en este país y en Irak el 29 de junio de 2014.

De esas víctimas, al menos 2.142 eran civiles ─entre los que hay 128 menores─ que murieron por los disparos de los yihadistas, decapitados, quemados vivos, lapidados o arrojados desde lo alto de edificios. Los civiles perecieron en Damasco y su periferia; en las provincias norteñas de Alepo, Deir al Zur, Al Hasaka y Al Raqa; y en las centrales de Homs y Hama. La ONG destacó la masacre perpetrada por los radicales de 939 miembros de la tribu árabe suní de Al Shaitat, que se enfrentó al EI en el verano de 2014 en Deir al Zur.