Público
Público

Turquía retira el veto a la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN

Estocolmo y Helsinki se pliegan, según el Gobierno turco, a las exigencias de Ankara en su persecución a los milicias kurdas

Las delegaciones de Turquía, Suecia y Finlandia junto al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una reunión este martes 28 de junio de 2022 en Madrid.
Las delegaciones de Turquía, Suecia y Finlandia junto al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una reunión este martes 28 de junio de 2022 en Madrid. Henrik Montgomery / EFE

Turquía ha retirado el veto a la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, la primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, y el presidente de Finlandia, Saulio Niinisto, han firmado este martes un acuerdo a tres bandas tras mantener una reunión en Madrid en la víspera del inicio de la cumbre de la Alianza.

El pacto no supone la adhesión inmediata de los dos países nórdicos a la Alianza Atlántica, pero sí inicia el proceso. De hecho, según el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, presente también en la reunión en la capital, este mismo miércoles  los líderes aliados "tomarán la decisión de invitar a Finlandia y Suecia a unirse a la OTAN". Tras la reunión de Madrid se convertirán en "invitados" oficialmente a entrar en el club transatlántico.

Turquía había frenado la adhesión de Suecia y Finlandia alegando la supuesta connivencia de los dos países nórdicos con organizaciones kurdas como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y las Unidades de Protección Popular (YPG). Con esto, el mandatario turco ha estado bloqueando de facto la apertura de negociaciones de adhesión para Estocolmo y Helsinki, que presentaron hace ya más de un mes sus solicitudes formales de entrada a la Alianza Atlántica.

Ahora, según Turquía, tanto Suecia como Finlandia habrían aceptado las exigencias de Erdogan, lo que incluiría la extradición de militantes kurdos considerados terroristas por Ankara y dejar de dar apoyo económico. Según un comunicado emitido por fuentes de la delegación turca en la cumbre de la OTAN, los dos países nórdicos han aceptado "cooperar plenamente con Turquía en la lucha contra el PKK (la guerrilla kurda activa en Turquía) y sus extensiones".

El pacto entre los tres países, según Ankara, aumentará la cooperación en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, como, por ejemplo, "tomar medidas concretas sobre la extradición de delincuentes terroristas". De hecho, la nota turca señala que hay un compromiso por parte de Suecia y Finlandia para "modificar la legislación y las prácticas nacionales" de esos países en la lucha contra el terrorismo, informa EFE.

El PKK ya está considerado como terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos, un estatus que no tienen las milicias kurdas de Siria YPG, aliadas de Washington en la lucha contra el yihadista Estado Islámico, y que Ankara considera una mera extensión del PKK. El acuerdo firmado este martes incluye no apoyar a la YPG.

También se señala como terrorista a FETO, como Ankara denomina a la secta islamista aliada hace años de Erdogan y a la que el Gobierno turco acusa del fallido golpe de Estado de 2016. Además, Turquía afirma que ha logrado que Suecia y Finlandia retiren las restricciones a la entrega de armas a Turquía, un embargo dictado precisamente debido a las distintas invasiones lanzadas por el Gobierno turco en suelo sirio desde 2018 para combatir a las milicias sirias.

Más noticias de Internacional