Público
Público

Guerra en Siria Amnistía Internacional acusa a Turquía de crímenes de guerra

La organización que vela por los derechos humanos ha consultado a 17 fuentes, incluyendo a personal médico, desplazados, periodistas y trabajadores humanitarios internacionales, además de revisar el material gráfico difundido.

Tropas sirias durante una operación en la ciudad fronteriza de Tal Abiad./ Reuters

efe

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) acusó hoy a las fuerzas turcas y a los grupos rebeldes sirios proturcos de cometer crímenes de guerra durante la ofensiva lanzada contra los kurdos en el norte de Siria. "Las fuerzas militares turcas y sus aliados han mostrado una completa y cruel desconsideración por las vidas de los civiles, lanzando ataques mortales ilegales en áreas residenciales que han matado y herido a civiles", indicó el secretario general de AI, Kumi Naidoo, en un comunicado.

AI indició que ha recogido "pruebas concluyentes de ataques indiscriminados contra áreas residenciales" y menciona asesinatos sumarios de civiles, incluyendo una prominente política kurda, y combatientes capturados por parte de facciones como Ahrar al Sharqiya. Además menciona bombardeos de zonas de escuelas, vehículos y objetivos no militares como casas o panaderías así como el secuestro de civiles.

En el documento AI menciona ataques como el del 13 de octubre cuando un bombardeo en un mercado alcanzó a un convoy de vehículos civiles que viajaban entre Qamishli y Ras al Ain, en el que fallecieron siete personas, una de ellas periodista en lo que un testigo mencionado por la ONG califica de "completa masacre".

AI escuchó el testimonio de 17 personas, incluyendo personal médico, desplazados, periodistas y trabajadores humanitarios internacionales y revisó material gráfico difundido para llegar a sus conclusiones. "Turquía es responsable por las acciones de los grupos armados que apoya, arma y dirige. Hasta ahora Turquía ha dado rienda suelta a estos grupos para que cometan graves violaciones en Afrín (noroeste) y cualquier otro lugar", señala Naidoo.

"Llamamos otra vez a Turquía a que acabe con las violaciones, pida responsabilidades a los autores y proteja a los civiles bajo su control. Turquía no puede evadir su responsabilidad de poner en tercerizar en manos de grupos armados la comisión de crímenes de guerra", añadió.

Turquía comenzó el pasado 9 de octubre la invasión del noreste de Siria para establecer la denominada "zona de seguridad", un área de 30 kilómetros de ancho por 480 de largo de la que pretende sacar a las Fuerzas de Siria Democrática, una alianza de milicias liderada por las YPG, a las que Turquía considera terroristas.

El presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, quiere establecer allí una zona con población mayoritariamente kurda a alrededor de 2 millones de personas de etnia árabe que se refugiaron en su país huyendo de la guerra en Siria. Desde el comienzo de la operación turca han muerto al menos 218 civiles, entre ellos 18 niños, y 653 resultaron heridos, informó hoy el departamento de Sanidad de la administración kurda, no reconocida por Damasco

Más noticias de Internacional