Público
Público

Violencia machista El 25N chileno clama contra la violencia hacia las mujeres durante el estallido social

Las feministas salen a la calle para denunciar la represión contra las manifestantes y repudiar los 58 femicidios que se han producido este año.

Manifestación feminista en Santiago de Chile. / AFP

“No sumisa, ni obediente; mujer fuerte, independiente y valiente”. El mensaje que eligió Fabiana, de 21 años, para exhibir en su pancarta durante la marcha de este jueves en Santiago es un fragmento de la canción Antipatriarcal, de la cantante de hip-hop chileno-francesa Ana Tijoux. “Me vengo a manifestar porque las mujeres desde siempre hemos vivido oprimidas en el patriarcado y ahora lo podemos ver en la opresión que nos da el Estado y los pacos [policía]. Nos matan y nos violan y estamos hartas de eso”, dice la joven.

Un poco más atrás, Laura, de 53 años, whatsappea con sus compañeras. Quiere encontrarlas en medio de la protesta. “No podemos llegar a la plaza porque hay gases lacrimógenos”, exclama. “Me encanta esta juventud que no tiene miedo. Yo ya pasé la dictadura y sé lo que esto significa. Ahora las condiciones son distintas, pero me tranquiliza porque hoy hay muchas más personas movilizadas que en aquellos tiempos”, añade antes de irse a juntar con sus pares.

Miles de mujeres se congregaron en el centro de la capital para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que en Chile se enmarcó en la ola de movilizaciones que desde hace casi 40 días sacuden al país. Las manifestantes, convocadas por la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, tenían un desafío que, en estos días, era no era menor: recorrer casi tres kilómetros por la Alameda, la principal avenida de la ciudad, hasta llegar a plaza Los Héroes, sin que la marcha fuera dispersada por la Policía. Cumplieron su objetivo, pero la manifestación acabó totalmente desparramada porque las bombas lacrimógenas que dispararon los carabineros dividieron a las participantes en bloques.

"Nos matan y nos violan y estamos hartas de eso", afirma Fabiana

A la cabecera de la protesta, las activistas de la Red paseaban una pancarta con el lema “No hay acuerdo sin nosotras”, en referencia al pacto sellado entre fuerzas del Gobierno y la oposición para dar inicio a un proceso constituyente. La iniciativa ha sido rechazada por las organizaciones sociales, el Partido Comunista y algunos grupos de la coalición de izquierda Frente Amplio, porque consideran que la negociación se llevó a cabo “a espaldas” de los movimientos que llevan semanas protestando en la calle. “Hoy se abre la posibilidad histórica de derribar uno de los grandes cimientos de la dictadura, como lo es la Constitución, por lo que no podemos permitir que este proceso excluya una vez más a mujeres, niñas, niños y adolescentes, disidencias sexuales, afrodescendientes, pueblos indígenas y otros grupos históricamente vulnerados”, criticaron las feministas.

79 querellas por violencia sexual

Según la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, en 2019 se han producido 58 femicidios. Además, desde el estallido social, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), ha presentado 79 querellas por violencia sexual, al menos 16 de ellas correspondientes a niñas. La mayoría de las denuncias acusan tocamientos, desnudamientos, insultos de carácter sexual y golpizas, producidos durante las manifestaciones.

Entre los casos que se han conocido en los últimos días hay el de una mujer de 27 años de Rancagua, una región ubicada unos 80 kilómetros al sur de Santiago, que denunció haber sido abusada sexualmente en plena calle por un agente de policía y ante la presencia de varios otros.

Otro episodio que ha conmovido al país es la muerte de la fotógrafa Albertina Martínez, de 39 años, a quien encontraron sin vida en su apartamento la semana pasada. La mujer, trabajadora de un canal de televisión, había reporteado las protestas con su cámara y denunciado los abusos y la represión policial. Sobre su caso, la Fiscalía aseguró que se está investigando un “presunto homicidio” y las organizaciones feministas alertaron que ni su ordenador ni su cámara estaban en su apartamento en el momento de hallar el cadáver.

Ellas y todas las demás víctimas de violencia fueron recordadas en el comunicado que se las activistas leyeron al final de la manifestación, a los pies del monumento dedicado a las mujeres víctimas de la represión política de la dictadura: “Hoy vuelve a emerger con fuerza el llamado a repudiar y no tolerar la impunidad en decenas de casos de violencia política sexual, perpetrados en el actual contexto político por militares y policías con la venia del Gobierno de Sebastián Piñera, mayoritariamente contra niñas y mujeres, como también niños, cuerpos racializados y disidencias sexuales”, señalaron las feministas. También denunciaron que el contexto actual deja “aún más expuestas” a las mujeres que viven violencia porque la Policía está “concentrada en reprimir” y “deja de tomar denuncias por violencia y agresiones sexuales, se paralizan los juicios en curso y dejan de funcionar las ya ineficientes medidas cautelares”.

Contra la ministra de la Mujer

Este lunes, en la comisión de Mujer y Equidad de Género de la Cámara de Diputados, tenían que revisarse los múltiples casos de violaciones a los derechos humanos de las mujeres producidos en el marco de la crisis política y social. Varias organizaciones, como el Colegio de Médicos o el Colegio de Matronas, y autoridades como la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Isabel Plá; y el general director de Carabineros, Mario Roza, fueron invitados a la cita. Sin embargo, la sesión tuvo que ser suspendida por falta de quórum. El reglamento establece que, de las trece integrantes, al menos tienen que haber cuatro para poder sesionar. Las presentes no llegaron a esta cifra.

La Policía llegó y reprimió con chorros de agua a presión y gases lacrimógenos

La ministra de la Mujer, que había advertido anteriormente su ausencia, fue uno de los nombres más reprochados por las manifestantes durante la protesta de este lunes. Las mujeres pidieron a gritos su dimisión, porque se demoró muchos días en rechazar públicamente los casos de violencia sexual (y de abusos de todo tipo) ejercidos por policías y militares en contra de decenas de mujeres y niñas.

“Renuncia Isabel Plá”, rezaba un lienzo sostenido entre un grupo de cinco mujeres vestidas de negro. Mientras las primeras convocadas ya regresaban desde el punto final de la marcha, Plaza Italia, epicentro de las protestas y rebautizada ahora como Plaza Dignidad, seguía llenándose de mujeres con pancartas, aderezadas con pañuelos verdes y morados. La marcha prosiguió toda la tarde desperdigada por el centro de la ciudad, entre bailes, cánticos y griteríos. La Policía llegó y reprimió con chorros de agua a presión y gases lacrimógenos, como ocurre cada día desde hace casi 40 en el centro de la capital. Pero las mujeres no se fueron y siguieron gritando.

Más noticias de Internacional