Público
Público

Estado de alarma Cs ignora las presiones del PP y seguirá negociando con el Gobierno sucesivas prórrogas

En Ciudadanos lamentan que haya quien esté pensando "más en los votos que en la salud", en alusión al PP y también a Vox, en una situación de pandemia global y creen que el estado de alarma es el "instrumento adecuado".

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, junto a su homólogo en el PP, Pablo Casado conversando con el secretario general del grupo de Cs José María Espejo. Europa Press
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, junto a su homólogo en el PP, Pablo Casado conversando con el secretario general del grupo de Cs José María Espejo. Europa Press

marta monforte

Ciudadanos ha votado cinco veces a favor del estado de alarma. Y planea seguir haciéndolo si la situación sanitaria del país así lo requiere. A diferencia del Partido Popular, su socio de Gobierno en cuatro autonomías, que ha votado en contra de lo que consideran un "agujero negro para las libertades públicas", una coartada autoritaria que otorga poderes extraordinarios al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez. Los 'naranjas' han negociado con el Ejecutivo de coalición a cambio de contrapartidas ligadas al ámbito laboral y sanitario.

Por su parte, el PP considera que Sánchez "se la ha jugado" a Cs y lamenta el papel de los 10 diputados naranjas. Su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, escribió anoche: "No entiendo cómo Ciudadanos ha podido apoyar esta tramposa y lesiva prórroga". El número dos del PP, Teodoro García Egea, ha señalado que "Sánchez ha hecho algo que ya habíamos avisado, que es traicionar a Ciudadanos pactando con Bildu". Mientras que el vicesecretario de Política Territorial, Antonio González Terol, ha ido un paso más allá: "Espero que sea la última vez que Ciudadanos apoya otro estado de alarma".

Sin embargo, no está en los planes de Ciudadanos romper la interlocución con el Gobierno que definen como "buena, cordial y transparente". El portavoz adjunto de la formación, Edmundo Bal, ha explicado este jueves que aunque no comparte el acuerdo al que se ha llegado con Bildu, seguirán tratando de sacar el máximo partido a sus 10 diputados. "Cuando llegue la siguiente negociación se planteará en los términos que se plantee, y nosotros arrancaremos al Gobierno condiciones buenas para todos haciendo política útil".

Las negociaciones de las prórrogas están siendo pilotadas por Carlos Cuadrado, vicesecretario general de Cs y Félix Bolaños, secretario general de Presidencia. Fuentes de la dirección del partido explican que les sorprendió el anuncio del Gobierno y que pidieron explicaciones a Moncloa, que les aseguró que iba a producirse una corrección en algunos puntos, como así sucedió. Los 'naranjas' se muestran "satisfechos" con el acuerdo alcanzado y reiteran que "no son socios de Sánchez ni lo van a ser". Asimismo, restan importancia al pacto con Bildu y señalan que dicha reforma ya estaba prevista en el acuerdo de Gobierno.

En Ciudadanos consideran que están siendo responsables al cumplir con su función como servidores públicos. Lamentan que haya quien esté pensando "más en los votos que en la salud", en alusión al PP y también a Vox, en una situación de pandemia global. A su juicio, a día de hoy no hay una alternativa al estado de alarma para prevenir contagios y muertes y señalan que es el "instrumento adecuado" siempre que no exceda los 15 días de duración.

"No nos perdonaríamos que se produjeran más muertes porque fuéramos incapaces de ponernos de acuerdo en el Congreso", explican fuentes del partido que dirige Inés Arrimadas. La citadas fuentes confían en que deje de ser necesario mantener esta situación de excepcionalidad en las próximas semanas si la mayoría de las provincias de España se encuentran en fase 3 aunque no descartan negociar otra prórroga hasta finales del mes de junio.

Arrimadas enmienda la estrategia de Albert Rivera

Después de la debacle en las elecciones del 10 de noviembre y la dimisión del que fuera su líder durante 13 años, Albert Rivera, Ciudadanos se marcó como objetivo volver a sus "esencias centristas" revertiendo la derechización del partido, que se intensificó cuando la Ejecutiva decidió vetar al PSOE de los pactos de Gobierno, estableciendo al PP de Pablo Casado como su "socio prioritario". El primer paso para llevarla a cabo fue la propuesta de Arrimadas de formar un pacto entre PP, PSOE y Ciudadanos, lo que denominó como la 'vía 221', que fracasó estrepitosamente: ni socialistas ni populares querían.

Desde la formación repiten que su 'sí' a la prórroga no tiene nada que ver con el visto bueno al Gobierno de Sánchez y destacan que ideológicamente se encuentran "muy lejos" del actual Ejecutivo, pero admiten que "algo bien deben estar haciendo" si les atacan "tanto desde la derecha como desde la izquierda" (en referencia a las críticas del diputado de ERC, Gabriel Rufián): "Eso es que estamos en el centro, ¿no?".

Del mismo modo quitan importancia a las bajas del partido: hace unas semanas fue la del exportavoz de la formación en el Congreso, Juan Carlos Girauta, y la de su homóloga en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, ambos sin cargo orgánico. Esta semana ha sido el turno de Marcos de Quinto, diputado por Madrid, que tras confirmarse el 'sí' de su formación a la prórroga anunció que se marchaba al no compartir la posición de su grupo. Un gesto aplaudido tanto por diputados del PP como de Vox.

placeholder

En Ciudadanos aplauden la decisión y las formas de de De Quinto y se reafirman en que si en el pasado se fueron los más 'izquierdistas', en referencia a a las bajas del exsecretario de programas Toni Roldán o la del diputado por Madrid Francisco de la Torre, ahora lo están haciendo los del 'flanco derecho'. "Es puro equilibrio. Así nos quedamos los del centro", zanjan.

Más noticias de Política y Sociedad