Público
Público

Almeida se hará la foto en 50 obras puestas en marcha por Carmena

José Manuel Calvo, exconcejal de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS) ha pedido al actual alcalde que reconozca la herencia recibida en materia de equipamientos, infraestructuras y obra pública por parte del equipo del anterior Gobierno.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Manuela Carmena visita las obras de reforma del Estadio Vallehermoso el pasado mes de junio. / AYUNTAMIENTO DE MADRID

La gestión de Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento de Madrid ha supuesto la puesta en marcha de importantes proyectos en materia de edificación, obra pública y diseño urbano, que se encuentran en fase de ejecución y que concluirán durante el mandato del actual inquilino del palacio de Cibeles, José Luis Martínez-Almeida.

En las filas de Más Madrid, la formación con la que Carmena se presentó a las pasadas elecciones municipales, existen dudas respecto a que el actual equipo de gobierno formado por el PP y Ciudadanos respete la autoría de estos proyectos urbanísticos y se abstenga de capitalizar de algún modo el impacto positivo de estas actuaciones en la capital.

En este sentido, el anterior responsable del área de Urbanismo, José Manuel Calvo, ha insistido en que su grupo ha querido dejar bien claro desde el principio cuáles han sido los proyectos que forman parte del legado de Carmena, porque se han creado, presupuestado y adjudicado durante su mandato.

El Ayuntamiento tiene en marcha 50 proyectos que fueron planeados y licitados durante el mandato de Carmena

“En cuanto a quién se debe atribuir los méritos de cada proyecto”, explica Calvo a este diario, “eso no es relevante para la ciudadanía. Lo que quieren los madrileños es ver cómo su ciudad mejora. Y los madrileños van a ver muchas mejoras en intervenciones tanto de edificios como de espacios públicos, que son fruto del trabajo del gobierno de Manuela Carmena”. En su opinión, cualquier gobierno que respete una mínima lealtad constitucional está obligado a reconocer la herencia que ha recibido, tanto para bien como para mal.

Poco ético

“Parece poco ético desde el punto de vista de la lealtad institucional”, precisa el edil de Más Madrid, “que no se reconozca la autoría de proyectos o planes que son claramente de Carmena. En su día, nosotros también supimos reconocer, por ejemplo, que las Áreas de Prioridad Residencial (APM) fueron una buena política de Gallardón y Botella. Reconocimos su labor por haber impulsado esas medidas. Cuando las cosas se hacen bien hay que reconocerlas”.

Las dudas de Más Madrid respecto a que Almeida respete el legado de Carmena se vieron confirmadas esta semana, cuando el Ayuntamiento difundió un comunicado en el que afirmaba que el Área de Obras y Equipamientos “recuperaba” la tradicional “Operación Asfalto” que desarrollaba cada mes de agosto.

José Manuel Calvo: "Cuando las cosas se hacen bien hay que reconocerlas"

Las redes sociales no tardaron en reaccionar y algunos tuiteros señalaron que ese término de “recuperar” resultaba equívoco, ya que estos años atrás la operación de asfaltado de calles se había seguido realizando. El concejal de Ahora Madrid Jorge García Castaño se apresuró a responder que una parte del presupuesto destinado (9,3 millones de euros) correspondía a “un lote de un contrato nuestro”.

Más allá de esta polémica, Calvo quiere destacar que el legado de Carmena comprende también un total de 50 equipamientos que están en marcha y operaciones muy relevantes que terminarán en los próximos meses, entre las que citó la reforma de la plaza de España, en nuevo estadio Vallehermoso, la nueva plaza de la Cebada, el Mercado de Legazpi, la reforma del Nudo Norte y la cubrición de la M-30 a su paso por el antiguo estadio Vicente Calderón.

Plaza de España

La reforma de la plaza de España es, según Calvo, la obra más importante que se hará en Madrid durante los próximos diez años. Con un presupuesto de 62 millones de euros, el objetivo es convertir el entorno en un espacio con menos tráfico rodado, más espacios peatonales y más zonas verdes.

Las obras, que comenzaron este lunes con el cierre del túnel de Bailén, permitirán una mejor conexión de la plaza de España con la plaza de oriente, los Jardines de Sabatini, el Templo de Debod y Madrid Río.

El proyecto urbanístico surgió de un concurso internacional de ideas y de un proceso de participación ciudadana abierto durante 40 días, y al que se apuntaron cerca de 30.000 personas. Las obras concluirán, según las previsiones que maneja el anterior responsable de Desarrollo Urbano Sostenible, en febrero o marzo del año 2021.

Estadio Vallehermoso

Este complejo deportivo situado en el barrio de Chamberí se había convertido en un enorme agujero desde 2008, cuando el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, decidió su demolición para construir sobre el solar un gran estadio olímpico.

Fue el equipo de gobierno de Carmena quien recuperó el proyecto y, frente a los 110 millones presupuestados en su día por el PP, realizó una inversión de 14,5 millones para levantar un estadio que contará con una pista de 400 metros de cuerda, 8 calles y una pavimentación con material sintético de primera calidad.

Imagen reciente del Estadio Vallehermoso. / AYUNTAMIENTO DE MADRID

El reciento, que tiene un graderío parcialmente cubierto y una capacidad para 10.000 personas, se inaugurará a finales de este mes de agosto, con la celebración del Torneo de Madrid. Un mes más tarde acogerá un triangular entre las selecciones de atletismo de Francia, Italia y España.

Mercado de la Cebada 

En 2010, Ruiz-Gallardón decidió derribar el polideportivo y la piscina situados en la tradicional plaza de La Cebada. El alcalde lanzó un concurso para la reforma que quedó en papel mojado y desde entonces el recinto permaneció cerrado con la única actividad que organizaban los vecinos y colectivos sociales, según explica Calvo.

El proyecto de restauración acordado durante el mandato de Carmena como alcaldesa comprende dos espacios que ocupan una superficie de más de 5.000 metros cuadrados. El primero consiste en una instalación deportiva que contará con una piscina climatizada, una cancha de baloncesto y un gimnasio.

El segundo espacio, denominado Campo de la Cebada, contará con un rockódromo, un jardín comunitario y una zona para cine de verano, mercadillos, verbenas y otras actividades culturales. El presupuesto de las obras asciende a 13,5 millones de euros.

Recreación del futuro espacio de La Cebada. / AYUNTAMIENTO DE MADRID

Mercado de Legazpi

La reforma del histórico mercado de frutas y verduras de Legazpi es posiblemente, en opinión de Calvo, la obra de edificación más grande de todas. El recinto se va a convertir en un gran edificio de servicios de la Administración, en el que está previsto que se instale el área de Urbanismo y parte de la de Hacienda.

De esa forma, según el edil de Más Madrid, se dejarán de pagar alquileres y se reducirán los desplazamientos y problemas de logística que tiene actualmente el Ayuntamiento.

Las instalaciones tendrán una superficie de 60.000 metros cuadrados, de los que 12.000 se destinarán a equipamientos culturales y espacios de cesión a asociaciones de todo tipo. El presupuesto de la obra, que ya está en marcha, asciende a 60 millones de euros.

Imagen del mercado de frutas y verduras de Legazpi. / AYUNTAMIENTO DE MADRID

Remodelación del Nudo Norte de la M-30

Descongestionar el Nudo Norte, uno de los puntos clave del tráfico en la capital, por el que pasan más de 30.000 vehículos en hora punta, es otro de los grandes proyectos diseñados en la etapa de Carmena como regidora.

Se trata de un proyecto complejo, vinculado al desarrollo del futuro Madrid Nuevo Norte, que está dotado con un presupuesto de 110 millones de euros. Comprende la construcción de cuatro scalextric o falsos túneles en los tramos M-30 sureste, M-30 noreste, M-30 suroeste y M-30 noroeste.

Cubrición de la M-30 a su paso por el nuevo Calderón

En su día, el Ayuntamiento del PP, con Ruiz-Gallardón a la cabeza, quería soterrar el tramo de la M-30 que discurre por debajo de las gradas del estadio Vicente Calderón, que en la actualidad está siendo demolido para levantar el proyecto Mahou-Calderón.

Ese proyecto, según relata Calvo, tenía un presupuesto de 180 millones de pesetas, que la administración de Carmena rebajó a 57 millones para buscar una solución más barata y sostenible desde el punto de vista medioambiental: aprovechar el soporte de la grada del estadio que cubre la M-30 y lanzar en ese punto la nueva cota de la calle, en la futura zona verde que irá sobre la carretera de circunvalación.

Más noticias en Política y Sociedad