Público
Público

El análisis de los socialistas El PSOE salva los muebles pero no rentabiliza la caída de Unidas Podemos

Los socialistas, un tanto decepcionados, consideran que los resultados son aceptables y eran los previsibles. Destacan que han subido en votos, porcentaje y escaños, pero no ocultan que el resultado de Galicia les parece "insuficiente".

La candidata socialista a las elecciones vascas, Idoia Mendia, vota este domingo en un colegio electoral de Bilbao. EFE/Miguel Toña
La candidata socialista a las elecciones vascas, Idoia Mendia, vota este domingo en un colegio electoral de Bilbao. EFE/Miguel Toña

En Ferraz se dan por conformes con los resultados en las elecciones vascas y gallegas. No ocultan una cierta decepción porque esperaban mayor subida en votos y escaños, pero consideran "aceptable" la representación obtenida en ambas comunidades autónomas. En modo coloquial, se podría decir que el PSOE cree que ha salvado los muebles.

Sin embargo, en la dirección federal no se oculta que siguen siendo unos resultados malos en relación con la representación que históricamente han tenido los socialistas en ambas comunidades, y que apenas mejoran los obtenidos de los comicios de 2016, que fueron los peores de toda la etapa democrática y que derivaron en la dimisión forzada de Pedro Sánchez en el famoso Comité Federal del 1 de octubre de 2016.

Pero, sobre todo, lo que preocupa en el PSOE es que ni la caída de Unidas Podemos en Galicia, donde ha desaparecido del Parlamento gallego, ni su importante bajada en Euskadi hayan sido rentabilizadas por los socialistas, porque todo apunta a que esos votos han ido al BNG y a Bildu.

Como dato positivo, el PSOE sí destaca que en ambas comunidades han subido en votos y en porcentaje de voto, que se ha ganado un escaño en el País Vasco y que se ha mantenido la representación en Galicia, aunque no descarta subir uno cuando se recuente el voto por correo. No obstante, no se oculta la decepción por la nueva mayoría absoluta de Núñez Feijóo.

Pasadas las once y media de la noche salió el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, para corroborar que en Euskadi se han cumplido las expectativas y que el resultado en Galicia "nos ha parecido insuficiente", dijo.

El PSOE dice que los resultados no son los que les gustan, pero rechaza que haya habido un voto de castigo al Gobierno por la gestión de la pandemia

En cuanto a la lectura a nivel nacional, en el PSOE se apunta a que las elecciones en estas comunidades tienen características muy particulares, aunque sí arremetió contra la estrategia del PP en el País Vasco y en Galicia, para poner de manifiesto que ha habido dos estrategias muy diferentes en ambos territorios y los resultados que ha dado cada una.

Especial hincapié hizo en el resultado de la coalición PP y Ciudadanos en Euskadi, y dijo que el primer intento del proyecto de España Suma ha sido un completo fracaso.

En cuanto al PSOE, Ábalos hizo la lectura de que, pese la crisis sanitaria vivida en este país, no ha habido un voto de castigo al Gobierno, y que los socialistas han aguantado la ofensiva del PP durante la pandemia.

El PSOE quiso evitar las lecturas sobre la caída de Unidas Podemos, pero las achacó más a las divisiones que han tenido las confluencias del partido morado en ambas comunidades autónomas que a su participación en el Gobierno.

Ábalos sí admitió que los resultados "no son los que nos gustan" y que "no hemos triunfado", pero insistió una y otra vez en que la ofensiva que ha sufrido el Gobierno en estos meses no ha tenido éxito. Es más, llegó a decir que se ha avalado la gestión realizada y nadie pude hablar de voto de castigo al PSOE.

Más noticias de Política y Sociedad