Público
Público

Podemos Andalucía quiere autofinanciarse con “aportaciones voluntarias”

La formación de Teresa Rodríguez se sustenta con el dinero que recibe de las subvenciones electorales al grupo parlamentario, pero "no es suficiente". Rechaza pedir créditos a los bancos, pero sí prevé una campaña de captación de apoyos para aumentar los ingresos.

Imagen de la primera reunión del consejo ciudadano de Podemos Andalucía.

DANIEL CELA

SEVILLA.- La agrupación de Teresa Rodríguez quiere llevar la autonomía de Podemos Andalucía hasta el máximo posible, y ese máximo está en la financiación y el control sobre los recursos del partido. Ahora es Madrid quien gestiona el dinero de la formación, la agrupación andaluza ni tiene cuenta bancaria propia ni puede tenerla. El partido morado no cobra cuotas a los inscritos en los círculos y se sustenta, sobre todo, con las subvenciones electorales que recibe el grupo parlamentario.

Rodríguez llevará a Vistalegre II una propuesta de autonomía financiera, quizá la apuesta más arriesgada (más que el control de las listas electorales para las autonómicas y las generales o el acceso al censo de inscritos, que también demanda). “Es una prioridad de primer orden tener personalidad jurídica y fiscal propia y poder abrir cuentas corrientes, contrata personal o personarnos como acusación particular en procesos judiciales”, dicen desde la formación.

“Nosotros nunca vamos a hipotecarnos con los bancos”, zanjó el secretario de Organización de Podemos Andalucía, Nacho Molina

Podemos Andalucía está barajando “nuevas fórmulas de ingresos”, porque con las subvenciones públicas al partido no es suficiente. Entre ellas estarían las “cuotas voluntarias” que se buscarían a través de campañas de captación de apoyos. No obstante, Teresa Rodríguez descarta de plano abrir la puerta a la forma tradicional con la que se financian el resto de formaciones políticas, esto es, a través de créditos bancarios.

Podemos considera que esta fórmula hace a los partidos “rehenes” de las entidades bancarias, hasta el punto de permitir que condicionen su línea ideológica, y ese rechazo está en el ADN del partido violeta. “Nosotros nunca vamos a hipotecarnos con los bancos”, zanjó el secretario de Organización de Podemos Andalucía, Nacho Molina. La autonomía financiera que reclama esta agrupación viene acompañada del “compromiso a participar de fondos solidarios de financiación para los territorios o estructuras con menos recursos”.

Romper con la “contabilidad centralizada” es una propuesta que forma parte del documento político de la corriente Anticapitalistas que se discutirá en la asamblea de Podemos en febrero (conocida como Vistalegre II), para la que Rodríguez espera contar con el apoyo de las otras dos candidaturas, la que lidera el secretario general, Pablo Iglesias, y la de su número dos, Íñigo Errejón. Podemos Andalucía es, por extensión y población, posiblemente la agrupación del partido que más peso específico tendrá en el conjunto del partido cuando finalmente se federalice. El grado de autonomía para las comunidades que está reclamando Anticapitalistas hará de Teresa Rodríguez una de las líderes territoriales más notables, como lo es Susana Díaz dentro del PSOE.

Su corriente reclama un nuevo modelo de partido, más descentralizado, en el que los territorios ganen en espacio de decisión, se ponga fin a la circunscripción única, para que tengan autonomía de decisión sobre su política de alianzas con otras formaciones (previa consulta preceptiva a la militancia) y el control sobre las listas electorales, tanto para las autonómicas como para las generales en Andalucía.

Rodríguez también quiere que este aspecto se aplique en el ámbito municipalista, delegando en las provincias, municipios y comarcas de Andalucía la potestad para decidir si se presentan candidaturas propias bajo el nombre de Podemos o si se apoyan listas de confluencia o unidad popular. Molina admite que en algunos casos estas candidaturas “no han funcionado bien”, y por ello defiende que las listas se configuren “de abajo arriba”, y que deben ser los órganos locales, comarcales, provinciales y autonómicos quienes validen las candidaturas, cada una en su ámbito.

La gaditana parte de su experiencia propia para hacer estas reclamaciones a Pablo Iglesias. Rodríguez se quejó en su día de ciertas injerencias por parte de la dirección central de Podemos, tanto en la negociación sobre la investidura de Susana Díaz como en la elección de los candidatos de las listas a las generales. Por ejemplo, el fiasco de poner al exgeneral jefe del Ejército José Julio Rodríguez, natural de Zaragoza, como cabeza de lista por la provincia de Almería (no logró escaño). Otra de las reivindicaciones de Podemos Andalucía es el control de los censos de inscritos y círculos de partido en su comunidad, una información que la dirección regional tiene que consultar a Madrid, porque ahora no tiene acceso a esta herramienta de comunicación con los círculos.
Introduzca el texto aquí

Más noticias de Política y Sociedad