Público
Público

Pegasus Aragonès pide la dimisión de Robles por el caso 'Catalangate'

El Parlament aprueba denunciar el caso de espionaje a los tribunales con los votos de JxCat, ERC, CUP, PSC y Comuns, mientras que Vox, Cs y PP han votado en contra. Aragonès llama a la unidad independentista y a ampliar alianzas, en referencia a los Comuns, y se dirige al PSC: "¿Somos lo suficientemente buenos para votar iniciativas del Gobierno pero lo suficientemente malos para espiarnos?".

10/01/2022 Generalitat
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante el Debate de Política General en el Parlament, en Barcelona. David Zorrakino / Europa Press

El caso 'Catalangate' sigue marcando la actualidad política en Catalunya y este miércoles el foco se ha trasladado al Parlament, donde el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha pedido la dimisión de la ministra de Defensa, Margarita Robles, tal y como había avanzado Público. Aragonès ha calificado de "absolutamente insuficientes" e "insultantes" las explicaciones dadas por el Gobierno hasta ahora, en concreto las de Robles. Esta mañana, en sesión de control en el Congreso, la ministra reconoció el espionaje: "¿Qué debe hacer un Estado cuando alguien declara la independencia?".

Aragonès ha pedido su dimisión después de que el pleno aprobara por una amplia mayoría presentar una denuncia en nombre de la institución contra el espionaje masivo. Con 112 votos a favor —los de ERC, JxCat, CUP, PSC y Comun— y 17 en contra —Vox, Cs y PP—, el Pleno ha acordado que formulará una denuncia ante las autoridades judiciales para investigar si el espionaje de al menos 65 miembros del independentismo, entre políticos, abogados y periodistas, son constitutivos de delito.

Aragonès tilda de "insultantes" las declaraciones de Robles

A raíz de las declaraciones de Robles en el Congreso, la diputada de la CUP en el Parlamento Eulàlia Reguant ha tildado a la ministra de "guardiana de las cloacas" y Aragonès le ha pedido que asuma responsabilidades: "Estas declaraciones le incapacitan políticamente para seguir en este cargo".

El president ha calificado las afirmaciones de "extremadamente graves" y ha dicho que "bombardean cualquier posibilidad de entendimiento y aclaración de la situación". Además, se ha dirigido al PSC: "¿Somos lo suficientemente buenos para votar iniciativas del Gobierno pero lo suficientemente malos para espiarnos?" El presidente del grupo parlamentario del PSC, Salvador Illa, ha respondido extendiendo la mano al Govern y se ha comprometido a buscar la aclaración de los hechos.

Aragonès ha respondido que si Illa, que fue ministro, no sabía nada, el Gobierno "debe ir hasta el final" para averiguar quién lo ordenó. Ante la situación, Aragonès ha hecho un llamamiento a la "máxima unidad" de los partidos independentistas y también ha pedido ampliar alianzas, en referencia a los Comuns.

Medidas "insuficientes" de Sánchez

En la sesión de control en el Congreso, más allá de las declaraciones de Robles, el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha manifestado la voluntad de esclarecer los hechos a través del control interno en el CNI ya anunciado, así como la investigación iniciada por el Defensor del Pueblo y el desbloqueo de la comisión de secretos oficiales. Todas ellas son consideradas medidas insuficientes por los partidos independentistas y el socio minoritario del Gobierno, Unidas Podemos, que reclaman la apertura de una comisión de investigación en el Congreso y depuración de responsabilidades.

Los partidos independentistas reclaman la apertura de una comisión de investigación en el Congreso

En el Parlament, el pleno ha arrancado con la lectura de la declaración que se aprobó en la Junta de Portavoces que condenaba el espionaje y reclamaba al Gobierno una investigación "con la máxima celeridad y transparencia" y que asumiera "las responsabilidades a todas ellas los niveles necesarios".

La declaración también se compromete a proteger y preservar los derechos de los afectados y "personarse en las causas que se abren a raíz de las denuncias de las víctimas". Salió adelante con el apoyo de ERC, JxCat, la CUP y En Comú Podem, y el PSC se desmarcó al no tenerse en cuenta las enmiendas que había propuesto.

La lectura al inicio del pleno de la declaración por parte de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, no ha gustado en el banquillo de Cs, que le han acusado de falta de imparcialidad. Tras las protestas del diputado Nacho Martín Blanco, Borràs ha terminado expulsando al diputado Matías Alonso.

Más noticias