Público
Público

Ayuntamiento de Madrid Almeida retoma su agenda privatizadora en Madrid con un polideportivo remunicipalizado por Carmena

La privatización del centro deportivo, la "externalización" del servicio de parques y jardines denunciada por CCOO y otros casos más disparan los temores a una ola de privatizaciones en el Ayuntamiento de Madrid.

Almeida
(De izq a der) Toni Cantó, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, la delegada de Cultura del Ayuntamiento de la capital, Andrea Levy, el presidente popular, Pablo Casado, y la diputada popular en la Asamblea de Madrid Alicia Sánchez Camacho visitan las casetas de venta de libros de la Cuesta de Moyano de Madrid, este viernes, con motivo del Día del Libro. Fernando Villar / EFE

En octubre de 2019, a los pocos meses de tomar el bastón de mando de la ciudad, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, puso sobre la mesa su agenda privatizadora: anunció que su equipo estaba estudiando y preparando "eventuales decisiones" para revertir las remunicipalizaciones de determinados servicios que había acometido su predecesora en el cargo, Manuela Carmena, y devolverlos a la gestión privada.

Almeida se mostró entonces muy cauto en sus palabras aunque cuestionó abiertamente las remunicipalizaciones porque en su opinión "no han beneficiado a la gestión de esas empresas". "Conviene estudiar la situación, y si hay soluciones mejores y menos gravosas tomaremos la decisión de su momento", afirmó entonces. El alcalde madrileño deslizó que esa batería de privatizaciones afectarían a los servicios funerarios, BiciMAD (el servicio municipal de bicicletas), Teleférico y aparcamientos públicos. El alcalde mencionó también el servicio de Línea Madrid, la oficina de atención a la ciudadanía.

La irrupción de la pandemia paralizó aquellos planes, pero después de más de un año algo ha empezado a moverse de nuevo en el Ayuntamiento de Madrid, aunque de manera un tanto difusa. Oposición y sindicatos temen una ola de privatizaciones, si bien ya ha empezado el goteo. En ese sentido, sólo en la última semana han circulado fuertes rumores sobre una posible entrada de capital privado en el Empresa Municipal de Transportes (EMT), se ha confirmado la privatización de 15 instalaciones deportivas, aunque 14 de ellas sean de nueva construcción, y el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha denunciado la "externalización" del servicio de parques y jardines contratando a 2.132 personas a través de empresas privadas mientras su plantilla fija no llega a 200 empleados.

El ejemplo más claro de que la agenda privatizadora del Ayuntamiento vuelve a estar sobre la mesa es la privatización ya confirmada del polideportivo Torrespaña, en el barrio de Salamanca, que en su día fue remunicipalizado por Carmena. "Nos tememos que eso abra la puerta a más privatizaciones de las instalaciones deportivas", afirma Ana González, presidenta del Comité de Empresa del Ayuntamiento de Madrid. La delegada de Deportes del Consistorio madrileño ha justificado esa decisión por la falta de personal de la instalación deportiva.

El radar de oposición y sindicatos también ha detectado otros casos. Más Madrid y CCOO han expresado su temor de que en el servicio de limpieza de la ciudad, privatizado desde hace años pero cuya contrato se renueva ahora, no se garantice una serie de condiciones sobre todo en lo referente a la calidad del empleo y a los derechos laborales. "El tema de la plantilla es clave para saber si vas a dar servicio de calidad. Es cierto que ha aumentado el presupuesto exponencialmente en el nuevo contrato de limpieza, pero no tenemos tan claro que ese incremento presupuestario vaya a ser proporcional al nivel de calidad que se va a dar en el servicio", apunta Juan Carlos Nicolás, secretario general de la sección Sindical de CCOO en el Ayuntamiento de Madrid.

Más Madrid también denuncia que el programa Materno Infantil del servicio Madrid Salud "está en peligro ante la jubilación de la mayoría de sus pediatras" y teme que este servicio de atención a las mujeres embarazadas se pueda "privatizar" después de que el Ayuntamiento haya concedido una subvención de 200.000 euros a la Fundación Madrina "que probablemente podría asumir este programa", explicaba hace unos días la portavoz adjunta de Más Madrid, Cuca Sánchez.

Otro servicio que podría pasar a manos privadas es Línea Madrid, el servicio de atención a la ciudadanía del Ayuntamiento, remunicipalizado en la anterior legislatura por el equipo de Manuela Carmena. "Están preparando los pliegos y no sabemos exactamente el alcance, pero ya nos han avisado que a partir del año que viene planean volver a meter a una empresa privada en la gestión de Línea Madrid. Si eso se concreta, sería un sacrilegio", señala a Público Juan Carlos Nicolás.

El caso de Línea Madrid resulta llamativo. Nicolás explica que desde que revertió a la gestión pública "todos los datos señalan que la calidad del servicio ha aumentado con la remunicipalización", pero eso no parece ser suficiente para el actual equipo de Gobierno municipal: "Begoña Villacís [la vicelcaldesa de Madrid] siempre que puede recuerda que ellos son unos enamorados de las privatizaciones, a las que llaman eufemísticamente colaboracion público-privada".

Respecto a los servicios a los que hizo referencia en octubre de 2019 Almeida –servicios funerarios, BiciMAD, Teleférico, aparcamientos públicos–, nada ha cambiado sustancialmente desde entonces. "De eso no tenemos nada en el radar", afirman desde Más Madrid. "Lo que sí ha hecho el PP es volver a sacar a concesión algún aparcamiento público, como es el caso del de la Plaza del Carmen, incluyendo la reforma de la plaza", añaden esas fuentes.

El Ayuntamiento no filtra nada sobre sus planes de futuro, pero oposición y sindicatos se mantienen vigilantes. "Siempre tratan de endulzar estas cosas, hablan de externalización cuando en realidad eso no es más que coger dinero público para hacer negocios privados. Siempre terminan pagando el ciudadano y el empleo", se lamenta Nicolás.

Nicolás no entiende el porqué de ese afán privatizador del Ayuntamiento, sobre todo cuando en su opinión los servicios públicos han demostrado ser más eficientes y el Ayuntamiento de Madrid tiene medios económicos, aunque con el temporal Filomena saltaron todas las costuras: "Hubo una gran cantidad de vehículos tanto de Samur como de la Policía Municipal que no pudieron salir por algo tan sencillo como que no tenían cadenas para las ruedas. Eso habla de una gestión acomodada y desinteresada". De hecho, Nicolás apunta que desde que llegó Almeida se ha producido "deterioro de los servicios públicos" del Ayuntamiento, pero concede que "la pandemia tapa y difumina la gestión y es difícil calibrar quién es más responsable, si el equipo de Gobierno del Ayuntamiento o las circunstancias sanitarias".

En cualquier caso, Nicolás advierte de que "privatizar es muy fácil y remunicipalizar, un infierno con todas las tasas de reposición y trabas burocráticas que existen. Nosotros aspiramos a no retroceder y a esperar cambios legislativos", concluye el dirigente sindical.

Más noticias