Público
Público

Bebés robados "El robo de bebés fue una trama a nivel mundial auspiciada por órdenes religiosas" 

La antropóloga e investigadora Neus Roig publica 'No llores que vas a ser feliz', una investigación que denuncia la existencia de una trama organizada para acometer el robo de niños y niñas en España desde 1936 hasta, al menos, 1996. 

Publicidad
Media: 4.64
Votos: 11

Neus Roig, autora de 'No llores que vas a ser feliz'.- JAIRO VARGAS

La antropóloga e investigadora Neus Roig acaba de publicar la obra No llores que vas a ser feliz  (Ático de libros), una excelente investigación que da fe y hace accesible al gran público uno de los mayores dramas del siglo XX español: el robo de bebés recién nacidos a sus madres. El número de pequeños que desaparecieron de los brazos de sus madres es a día de hoy imposible de conocer. El juez Garzón habló de 30.000 niños, pero la cifra puede ser aún mayor. La trama comenzó en 1936 en las cárceles franquistas con los niños de las mujeres republicanas, pero continuó a lo largo de toda la dictadura y se prolongó hasta, mínimo, la década de los 90.

"La democracia acabó con la compraventa de bebés, pero nunca quiso investigar qué había ocurrido ni quién había robado", explica Roig, cuyo libro está basado en su tesis doctoral que, por cierto, estuvo dirigida por tres profesores, entre ellos, Fernando Martínez López, ahora director general de Memoria Histórica del Gobierno de Pedro Sánchez. 

Teresa descubrió que era un bebé robado hace aproximadamente diez años.- JAIRO VARGAS

Roig se presenta en la entrevista con Público acompañada de Teresa, una mujer de 37 años que descubrió hace ahora una década que fue adoptada de manera ilegal. No hay documentos ni papeles. Lo único que guarda de su madre biológica es una carta que presuntamente le había escrito diciendo que la daba en adopción porque no la quería. Años después, vio cómo esa misma carta, firmada por otras mujeres, había sido entregada a otras personas que habían denunciado ser víctimas del robo de bebés. Se trata de una carta tipo que las religiosas entregaban a las familias adoptivas. 

Habla de tres etapas de una trama de robo de bebés que se puede analizar en tres fases. Sin embargo, hay un elemento común: las religiosas. 

Yo me centró en España, pero el robo de bebés no ha ocurrido solo aquí. Por ejemplo, en Irlanda acaba de salir el escándalo del robo de pequeños en las lavanderías del Asilo de las Magdalenas, bajo la custodia de las Hermanas de la Misericordia. Ahí estaban traficando con bebés desde 1922 hasta 1996. Por tanto, estamos hablando de una trama de venta de bebés a nivel mundial auspiciado por órdenes religiosas en concreto.  

Por ejemplo, en el libro hago referencia a que la orden religiosa de la Madre Teresa de Calcuta también se dedicó a la venta de niños. Sin embargo, en India han sido muy rápidos. Han descubierto la trama y han juzgado. Aquí queremos hacer ver que no ha pasado nada o que, en todo caso, eran cosas de la Guerra Civil. Y no. Hay casos de los 80 y de los 90. En plena democracia y se robaban niños. 

Empieza usted la obra defendiendo que estamos ante un crimen de lesa humanidad

"El robo de bebés fue una trama organizada y, por tanto, un crimen de lesa humanidad"

Claro, es un crimen de lesa humanidad. La clave para que sea considerado así es que estamos ante una trama organizada con apoyo de autoridades del Estado que arranca en las cárceles franquistas contra las mujeres republicanas y sus hijos y que prosigue hasta bien entrada la democracia. En el inicio, en el 36, las autoridades franquistas trataban de castigar a las republicanas matando a sus hijos o dejando que se murieran de hambre. Sin embargo, el psiquiatra Vallejo-Nágera, que llega de la Alemania nazi, piensa que España se está despoblando y que hacen falta niños. Así que este Vallejo Najera, que ya había estudiado a Freud, decide dejar a los niños hasta los tres años con las madres biológicas. A esa edad, arrebatan los niños de sus madres y se lo entregan a familias de reconocida catolicidad. 

Y para que estas familias pudieran inscribir a los menores como naturales, el régimen franquista cambia una Ley en 1941 para que se permita dar una nueva identidad a un niño hasta esa edad y eliminar todo rastro anterior. No pasaba nada por cambiar la identidad de un niño y esa ley no se cambia hasta la década de los 80, con Felipe González en el poder. 

Entonces, ¿está fuera de toda duda que tanto el dictador como el resto de autoridades políticas conocían el entramado de robo de bebés?

Sí. Es evidente que Franco no iba a robar bebés personalmente. Pero si el Gobierno promulga leyes que facilitan robar niños sin dejar rastro... pues tienen que saber qué se está haciendo con los pequeños. Además, en 1953, Franco firma su primer tratado internacional desde que gana la Guerra... es con el Vaticano y otorga un poder a la Iglesia católica que la deja por encima del bien y del mal. Permite que campen a sus anchas, que hagan lo que quieran. 

Ese acuerdo al que hace referencia y también los firmados con la Santa Sede en 1979 permiten que la Iglesia mantenga archivos ocultos y cerrados que serían clave para llegar a la verdad del asunto. ¿Es tarea de la democracia acabar con esa opacidad? 

Debería serlo, claro. Considero que son crímenes de lesa humanidad porque además hay un encubrimiento claro. La Iglesia está empezando a reconocer las violaciones a menores de edad. Pues a lo mejor estamos ahora ante una trama de la misma envergadura y muy parecida. El Papa ya ha pedido perdón por los abusos a menores. Quizá ahora tenga que pedir perdón por el robo de bebés. Ha sido habitual el tráfico de menores y las órdenes religiosas tienen las identidades en sus archivos de las madres y pueden ayudar. Otra cosa, claro, es que quieran. 

Carta que algunas de las víctimas de bebés robados recibieron, presuntamente, de sus madres biológicas

No debería ser una cuestión de voluntad, ¿no? Quiero decir, tendría que ser obligatorio su cooperación con la justicia

Estamos hablando de convenios y tratados internacionales. En este caso, de España con la Santa Sede. Tiene que haber voluntad de estos dos países y.... hay que tener en cuenta las dimensiones que puede alcanzar esto. Puede afectar a todo el territorio católico. España ha demostrado su voluntad de acabar con esto desde los 80, aunque no lo hizo hasta la década de los 90. Cambió la Ley de adopción, secularizó los hospitales y otorgó a los menores adoptados el derecho a conocer la identidad de sus padres biológicos. 

De hecho, a partir de los 90 decrece a pasos agigantados el tráfico de bebés. Sin embargo, aquí está Teresa con nosotros, que nació en 1982 y desconoce sus orígenes. La ley le reconoce el derecho, pero a pesar de haber ido a la Justicia seguimos sin conocer su verdadera identidad. 

Por lo que me cuenta, la democracia española acabó -tarde- con el robo de bebés, pero nunca quiso investigar qué había sucedido. 

Tal cual. La Ley de adopción de 1996, como hemos dicho, otorga el derecho a los adoptados a conocer la identidad de sus padres biológicas. ¿Pero qué pasa antes? La reforma del Código Penal de 1995 tipifica los delitos de fingimiento de parto y falsedad documental y da un un plazo de prescripción en el tiempo.

Cuando hay menores que acuden a conocer su verdadera identidad... se dan cuenta de que no hay documentación. ¿Y qué pasa? Que todo ha prescrito ya. Todo ha quedado impune. El Estado ha tomado medidas para que no vuelva a pasar, pero no ha hecho nada por las personas que siguen buscando su identidad. 

Hasta ahora hemos hablado más de esa primera etapa del robo de bebés que afecta a las madres republicanas. ¿Las otras dos fases cuándo serían? 

La primera es la etapa represiva y se centra en las cárceles republicanas, efectivamente. La segunda fase iría de 1952 a 1977 aproximadamente y afectaría más a las madres solteras. Es una fase de represión, pero más ligera. Diría incluso que será como de 'reeducación'. En el 52 se reabre en España el Patronato de la Mujer, una institución que cerró la República durante la Guerra Civil y que entre sus centros más emblemáticos tenía la Maternidad de Peñagrande. Estuvo abierta hasta el año 1983 cuando en otro centro se suicidó una niña de 14 años a la que le robaron al hijo. A partir de este suceso, y algún otro, el Estado interviene y cierra estos centros de reproducción tan extraños que seguían en España.

A partir del 77 los robos ya no se centran tanto en las madres solteras como aquellas mujeres desarraigadas del centro en el que van a dar a luz. Y ya no se trata de represión. Es puro negocio y buscan objetivos fáciles. Por ejemplo, en esta fase, todas las madres de Tarragona que han denunciado el robo de niños son mujeres que no nacieron en la ciudad.

Neus Roig, autora de 'No llores que vas a ser feliz'.- JAIRO VARGAS

¿Por cuánto dinero se compraban los niños?

Hay quien paga hasta dos millones de pesetas [12.000 euros actuales] por una niña en 1968. Estamos hablando de un dineral de la época con el que te podías comprar una casa en el centro de Madrid. Se paga más por los niños que pueden ser inscritos como biológicos que por los adoptivos y se paga más por las niñas que por los niños. 

¿Por qué eran más caras las niñas?

Pues mi teoría es que muchos de los compradores eran mayores de 50 años que no habían podido tener descendencia y que buscaban una niña porque así se aseguraban una chacha que les cuidara de mayores. 

¿No llamaban la atención embarazos de mujeres de 50 años que no habían tenido descendencia previamente? 

"La trama del robo de bebés puede afectar a todo el territorio católico"

Pues mira. Mirando las estadísticas de nacimientos de Catalunya me sorprendió descubrir que durante una época había cada año 14 mujeres de más de 50 años que se quedaban embarazadas por primera vez. ¿Esto no le parecía raro a las instituciones o al que hacía las estadísticas o yo qué sé? Están ahí los datos. Si el juez quisiera investigarlo... es muy fácil. Esta tipología de madre decrece a partir de los años 90, por ejemplo. En esa década, que por los avances técnicos debería ser más fácil, ya solo hay uno o dos casos. 

¿Y qué debería hacer el Gobierno para acabar con esta situación en la que hay personas que desconocen su identidad y madres que siguen buscando a sus hijos? 

Pues haciendo lo que nos dice el Relator de la ONU para la Verdad, la Justicia y la Reparación: que España admita que esto ocurrió y se ponga a trabajar para que no prescriban este tipo de delitos. Hay que tener en cuenta que los bebés no se roban, se roban los objetos... los bebés desaparecen. Y hay bebés que siguen desaparecidos a día por lo que esos delitos deberían ser imputables a día de hoy. Tenemos que ser capaces de devolver la identidad biológica a esas personas. En Argentina, que copiaron nuestro modelo de robo de bebés, han conseguido recuperar la identidad de 179 personas que fueron robadas. Han demostrado que es posible cuando se trabaja en Equipo. ¿Por qué España no copia el modelo argentino de lucha contra la impunidad? 

¿El Poder Judicial está haciendo todo lo que puede? 

Bueno, no es normal que un médico diga ante un juez que tiró un niño a la basura nada más nacer, como en el caso de Ana, y que el juez replique que si el médico dice eso es que será así y que concluya que no hay indicios de adopción ilegal a pesar de que el cuerpo del pequeño no estaba en la tumba. Estamos hablando de un bebé que no está registrado y que tampoco está enterrado y que el juez decide archivar por falta de pruebas. 

Hay más casos, como el de Ángeles, en el que abren la tumba y no hay nada y le dicen que los restos del niño pues se habrán desintegrado. Ahora en el cementerio de Cádiz han encontrado de alrededor de 50 tumbas examinadas tres cajas que estaban vacías y otras tres que directamente no tenían ni caja. Hablamos de seis bebés que faltan de un total de 50. Es una proporción muy grande.

En Alicante, por ejemplo, lograron que se exhumara una tumba de bebé y dentro encontraron un brazo de adulto que había sido amputado y el juez decidió archivar diciendo que el bebé estaría en otra caja. 

¿Hay complicidad judicial?

No sé cómo calificarlo. Tendrán directrices de arriba o yo qué sé. Los jueces lo que hacen es decretar un archivo provisional y dicen que con las pruebas disponibles a día de hoy no pueden seguir investigando. Sí que creo que hay directrices que vienen de arriba porque no es normal que todos los jueces actúen igual, pero no tengo más información. 

Más noticias en Política y Sociedad