Público
Público

La Casa Real reparte más de 18 millones de euros en "incentivos" entre unos 360 funcionarios en siete años

Los complementos de La Zarzuela buscan retribuir la "singularidad" de sus trabajos o sus servicios "fuera de horario". El personal de alta dirección, compuesto por una decena de cargos, recibió 460.000 euros por tales conceptos en 2019.

Los reyes en La Zarzuela
Los reyes durante un encuentro con "jóvenes talentos" mantenido en mayo pasado en La Zarzuela. CASA REAL

El personal que desempeña tareas para la monarquía española tiene un añadido en el sueldo. Según figura en las cuentas de la Casa Real, esta institución reparte cada año unos 2,5 millones de euros en concepto de incentivos destinados a "retribuir el excepcional rendimiento" de sus funcionarios. En el primer semestre de 2020 se destinaron 1.171.839 euros para tales complementos, que premian también la "actividad y dedicación extraordinaria" de quienes trabajan para la Corona.

Los datos publicados desde 2013 por La Zarzuela permiten establecer que en los últimos siete años y medio se han destinado 18.785.561 euros para esos incentivos al rendimiento, los cuales –según define la propia Casa Real en sus Presupuestos– también buscan reconocer "el interés o iniciativa con que desempeñen sus funciones, o bien servicios prestados fuera de la jornada normal de trabajo".

Estos complementos retributivos están dirigidos tanto al personal de alta dirección y dirección –con excepción del Jefe de la Casa– como a la plantilla que "colabora en diferentes cometidos y que percibe sus haberes de otros organismos (Patrimonio Nacional, Ministerio de Defensa –Cuarto Militar y Guardia Real–, Ministerio del Interior y Parque Móvil del Estado), siempre que los respectivos organismos pagadores de sus haberes no dispongan de créditos para afrontar en su totalidad dichos gastos", explicaba La Zarzuela en uno de sus presupuestos anuales.

Según se expresa en el documento de Cuentas Anuales de 2019, el pasado año se destinaron 463.736 euros en concepto de incentivos para "el personal de alta dirección y dirección", un escalafón en el que se encuentran 11 cargos de La Zarzuela incluyendo al Jefe de la Casa Real, puesto que hoy ocupa Jaime Alfonsín Alfonso.

Sus sueldos anuales oscilan entre los 144.140 euros de Alfonsín y los 104.404 que cobra el director de Comunicación, Jordi Gutiérrez. Entre los salarios más altos figuran, junto al del Jefe de la Casa Real, el del Secretario General, Domingo Martínez Palomo (141.488 euros al año) y el del Consejero Diplomático Alfonso Sanz Portolés, que percibe 138.062 euros. Sanz Portolés también se desempeñó como jefe de la Secretaría del rey emérito hasta su supresión en junio del año pasado. 

Además de los 463.676 euros abonados a modo de incentivos al personal de alta dirección, la Casa Real también asignó "libremente a otro personal que presta servicio en la Casa de S.M. el Rey" un total de 1.582.264 euros. "De esta forma se retribuyen las especiales características y singularidad de determinados puestos de trabajo, servicios extraordinarios, etcétera", señala un documento elaborado por el Gobierno para dar respuesta a una solicitud de información pública tramitada a finales de 2018 vía Ley de Transparencia.

En ese documento, la Secretaría General de Presidencia –encargada de tramitar las consultas a Casa Real que se realizan mediante el Portal de Transparencia– indicaba que "el número de perceptores es variable", al tiempo que señalaba que "de acuerdo con los datos del ejercicio 2018, ha oscilado entre 322 y 365 personas al mes".

Nómina secreta

En ese mismo expediente, el Ejecutivo rechazó "facilitar la identidad de las personas que actualmente prestan o han prestado servicio en la Casa de S.M. el Rey", alegando que "debe prevalecer el interés individual en la preservación de la intimidad y los datos de carácter personal sobre el interés público en la divulgación de dicha identidad, junto con las consideraciones expresadas en relación a la seguridad pública".

En tal sentido, sostenía que "la publicación de esta información podría permitir la identificación de esas personas y poner en peligro la seguridad del personal y de las instalaciones al servicio a la más alta institución del Estado". "Dicha divulgación podría suponer un perjuicio concreto, definido y evaluable", añadía.

Más noticias de Política y Sociedad