Público
Público

La Familia Real y sus altos cargos cobraron más de 10 millones de euros desde 2013

La monarquía española ha gastado en los últimos siete años más de 4,5 millones de euros en "atenciones protocolarias" y otros 552.000 euros en viajes. El jefe de la Secretaría del rey emérito cobró más de 130.000 euros anuales hasta junio de 2019.

Reyes con sus hijas EFE
Los reyes junto a sus hijas en una imagen de archivo. EFE

La calculadora de la realeza tiene muchos ceros, sobre todo cuando la operación consiste en sumar. Desde que Juan Carlos de Borbón decidió informar parcialmente sobre los presupuestos de la Casa Real, las cifras recogidas año tras año ofrecen un cuadro de lo que cuesta sostener económicamente a la monarquía española. Las cifras se expresan en millones.

A falta de conocer la liquidación del segundo trimestre del año, los datos financieros de La Zarzuela permiten establecer cuánto dinero público se consume en las distintas áreas que comprenden el funcionamiento de esta institución. Lo permiten, eso sí, a partir de 2013: si bien Juan Carlos de Borbón anunció a bombo y platillo en 2011 que daba un paso hacia la "transparencia" y publicaría sus presupuestos disgregados, lo cierto es que no fue hasta dos años después cuando comenzó a publicarse en un apartado de la web de Casa Real el valor de las partidas efectivamente ejecutadas. Es decir, lo verdaderamente gastado.

Los datos recogidos año a año por Público permiten establecer que la asignación de la Familia Real al completo suma desde 2013 y hasta el 31 de marzo de 2020 –última fecha con información disponible– un total de 4.916.724 euros. Solo en 2019, cuando el rey emérito aún percibía su sueldo –Felipe VI anunció en marzo pasado que se lo retiraba– las asignaciones de los miembros de la Corona ascendían a 695.974 euros.

De acuerdo a los números publicados por Zarzuela, en 2019 el rey Felipe VI cobró 248.562 euros, mientras que su padre recibió otros 198.845 euros. En tercer lugar aparece la reina Letizia, con 136.701 euros de retribución íntegra anual, y la reina Sofía, que el año pasado cobró 111.854 euros.

Por su parte, los altos cargos de la Casa Real han cobrado entre el 1 de enero de 2013 y el pasado 31 de marzo 5.255.507 euros. De acuerdo al listado publicado por esta institución, se trata de 11 funcionarios entre los que se encuentran distintos jefes y directores. El mejor pagado cada año es el jefe de la Casa Real, cargo que desde el 24 de junio de 2014 ocupa Jaime Alfonsín Alfonso. En 2019, su retribución anual fue de 144.140 euros.

Otro alto cargo con sueldo no menos alto es Alfonso Sanz Portolés, quien el 28 de junio de 2014 –algunos días después de que Felipe VI sustituyera a Juan Carlos de Borbón al frente de la Corona– dejó la Secretaría General de la Casa Real para desempeñarse como  jefe de la secretaría del ya rey emérito. En ese puesto cobró más de 130.000 euros anuales.

En junio de 2019, el Consejo de Ministros aprobó un decreto mediante el que se suprimió esa secretaría, alegando que el emérito había decidido "dejar de realizar funciones institucionales". A partir de ese momento, Sanz Portolés pasó a desempeñarse únicamente como consejero diplomático. Su retribución total en 2019 fue de 138.062 euros.

"Incentivos al rendimiento"

En ese contexto, la suma de las asignaciones los miembros de la Casa Real y de los altos cargos entre 2013 y marzo de 2020 arroja la cifra de 10.172.231 euros. A esa cantidad se añaden los 18.187.561 euros gastados en ese periodo bajo el concepto de "incentivos al rendimiento" del personal de La Zarzuela.

Según explica la propia Casa Real en los resúmenes de los presupuestos de distintos ejercicios, esos incentivos están destinados a "retribuir el excepcional rendimiento, la actividad y dedicación extraordinaria, el interés o iniciativa con que desempeñen sus funciones, o bien servicios prestados fuera de la jornada normal de trabajo" por parte del personal de esta institución, "con excepción del Jefe de la Casa".

Tales incentivos también están dirigidos al personal que "colabora en diferentes cometidos y que percibe sus haberes de otros organismos", entre los que se cita expresamente Patrimonio Nacional, Ministerio de Defensa, Ministerio del Interior y Parque Móvil del Estado, "siempre que los respectivos organismos pagadores de sus haberes no dispongan de créditos para afrontar en su totalidad dichos gastos".

Viajes y "atenciones protocolarias"

El análisis de las cuentas públicas también permite conocer el dinero destinado a viajes de la Familia Real y del personal "con ocasión de asistencia a actos". De los 552.396 euros gastados en ese concepto entre 2013 y marzo de 2020, el mayor importe corresponde a la última etapa del rey Juan Carlos: en 2013 –el año previo a su abdicación– hubo un gasto de 204.570 euros en viajes, lo que significó el 85,2% de lo presupuestado para tal fin. Al año siguiente, marcado por la renuncia de Juan Carlos y la coronación de su hijo, hubo un gasto de 145.585 euros en esa materia.

En 2019, el dinero consumido en viajes alcanzó los 35.058 euros, lo que supuso el 91% del monto disponible en los Presupuestos de la Casa Real. En la liquidación del primer trimestre de este año no figura el epígrafe "viajes".  En este documento vuelve a aparecer el concepto "indemnizaciones por razón del servicio", que se había incluido por última vez en el Presupuesto de 2012 y que, según se explicaba entonces, cubría "gastos de transporte, alojamiento y manutención con ocasión de comisiones de servicio del personal a cargo de la Casa". En 2020, ese epígrafe tiene asignado un presupuesto de 44.500 euros, de los cuales hasta el 31 de marzo solo se habían gastado 28 euros con 22 céntimos.

Asimismo, en estos documentos figuran datos sobre el dinero gastado en "atenciones protocolarias y representativas", epígrafe bajo el que se engloban "los diferentes gastos generados con ocasión de los actos que desarrollan los miembros de la Familia Real, como pueden ser almuerzos, recepciones a su cargo, atenciones o regalos que protocolariamente deben realizar, incluido fotografías". También contempla "los gastos generados por la asistencia a actos oficiales y de Estado, y otros que no son soportados por el organismo correspondiente".

En 2019, la monarquía gastó 59.639 euros en atenciones protocolarias

Entre el 1 de enero de 2013 y el 31 de marzo de 2020, la Casa Real española gastó en esas "atenciones protocolarias y representativas" un total de 4.500.914 euros. Fue también en 2013, bajo el reinado de Juan Carlos de Borbón, cuando se alcanzó la cifra anual más alta del periodo: aquel año se destinó a ese concepto 775.593 euros. En 2019, la monarquía que encarna ahora Felipe VI gastó 59.639 euros en atenciones protocolarias, lo que supuso el 89,1% del dinero destinado para ese epígrafe.

Hasta el 31 de marzo de 2020 se llevaban gastados 49.895 euros, un 11,3% de los 440.000 euros destinados este año para esos almuerzos, regalos o recepciones.

Más noticias de Política y Sociedad