Público
Público

Caso Pujol Pujol padre ocultó en un banco de Andorra 1,8 millones en efectivo de 'origen desconocido'

Esta cantidad de dinero fue ingresada en el año 2000 en la antigua Banca Reig, actual Andbank, y nunca se se declaró a la Agencia Tributaria. 

El expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol i Soley, en una imagen de archivo. / EFE

PÚBLICO

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol i Soley ocultó en una cuenta en un banco de Andorra con 1,84 millones de euros, según ha adelantado El ConfidencialEsta cantidad de dinero fue ingresada en efectivo en la antigua Banca Reig —actual Andbank— nunca se se declaró a la Agencia Tributaria y, según los inspectores del caso, su origen es "desconocido". 

El ingreso de los fondos tuvo lugar el 21 de septiembre de 2000, cuando Pujol estaba en ejercicio del cargo. Así lo confirma un nuevo informe de la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude (ONIF) de Hacienda que ha sido enviado al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que desde 2012 investiga la presunta trama de corrupción del clan Pujol.

El informe precisa que este dinero fue movido hasta Andorra por su hijo Jordi Pujol Ferrusola. Pero estos fondos fueron depositados en una cuenta, la número AND 63810, cuyo titular era el padre de familia, como él mismo reconoció en un folio manuscrito que fue desvelado por la entidad. El hijo únicamente habría ejercido en ese depósito un papel de testaferro.

Los autores del informe afirman que esos fondos deben considerarse como "ganancias patrimoniales no justificadas"

La ONIF ha analizado los comprobantes del ingreso, que revelan que la aportación se efectuó en efectivo y ascendió a 307 millones de pesetas, 1,84 millones de euros. Esta cuenta habría registrado movimientos en los años siguientes. En concreto, se detectaron "periódicas imposiciones a plazo fijo" que, a su vencimiento, eran renovadas por otras,"“con una única excepción, una inversión en un fondo de inversión llamado Dynamic Fund Eur en mayo de 2007", según ha informado el citado diario. 

La ONIF constata que, del total del dinero, al menos 1,84 millones de euros corresponden al expresidente de la Generalitat y, por ello, resuelve que debe incrementarse en esa cantidad su base imponible general correspondiente al ejercicio 2000. Los autores del informe afirman que ese año ya estaría prescrito,  aunque sostienen que esos fondos deben considerarse como "ganancias patrimoniales no justificadas". Todos los componentes de la familia están imputados en estos momentos.