Público
Público

Catalunya Aragonés toma posesión del cargo de presidente de la Generalitat: "Empieza una nueva etapa"

El presidente hace un llamado a reforzar el estado de bienestar para trabajar por "la felicidad de la ciudadanía". La ceremonia ha estado repleta de referencias republicanas con el homenaje del expresidente Lluís Companys, fusilado por el franquismo. El acto ha contado con la presencia de Quim Torra, Miquel Iceta i Oriol Junqueras, entre otros.

Pere Aragonès durante su toma de posesión en un acto institucional en el Palau de la Generalitat.
Pere Aragonès durante su toma de posesión en un acto institucional en el Palau de la Generalitat. Alberto Estévez / EFE

Pere Aragonès ha tomado posesión del cargo de presidente de la Generalitat. El acto solemne se ha llevado a cabo desde el Pati dels Tarongers, un escenario inédito para esta celebración, y ha estado repleto de referencias simbólicas a la Generalitat republicana. La ceremonia ha contado con la presencia del expresidente Quim Torra, quien ha librado el medallón de la presidencia de la institución, así como con la presidenta del Parlament, Laura Borràs; el ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los presos políticos Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

El presidente investido el pasado viernes en el Parlament ha querido escenificar aires de cambio en la institución, con la llegada de ERC al frente desde que Francesc Macià y Lluís Companys fueron escogidos por la ciudadanía para ocupar este cargo durante la república española. No ha faltado el homenaje de Aragonès a Companys, fusilado por el franquismo después de ser entregado por las autoridades de la Francia ocupada, con la ofrenda de un clavel en la placa en conmemoración del expresidente situada en las puertas del Palau de la Generalitat. Lo ha hecho con las consignas de fondo de manifestantes por la libertad del pueblo palestino, quienes han formado el poco público que se ha acercado a la Plaza Sant Jaume de Barcelona para atisbar tras las vallas una ceremonia a puerta cerrada.

Aragonès ha llegado acompañado de su mujer, Janina Juli, y entre los dos la hija de la pareja, Claudia. También han asistido los padres del presidente, que ya estuvieron presentes durante la sesión de investidura junto a Juli. La ceremonia ha contado con la presencia de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, quien se ha encargado de dictar el artículo de investidura, y del expresidente Quim Torra, que ha hecho el traspaso del medallón de la presidencia de la institución, un emblema propiedad de Companys que el expresidente en el exilio Josep Tarradellas instauró en estas ceremonias para vincular la Generalitat de la etapa democrática a su pasado republicano. Torra no pudo recibirla, puesto que su predecesor, Carles Puigdemont, fue destituido por el artículo 155, y a pesar de que él ha sido también inhabilitado por la Justicia, finalmente ha escenificado el traslado de poder.

"Recuperar la anchura que permita avanzar a todos"

"Hoy iniciamos una nueva etapa de una Generalitat con visión de futuro y un compromiso inequívoco por hacer la vida más fácil, más amable y más feliz a la ciudadanía", ha dicho Aragonés en su discurso. El presidente ha reafirmado su compromiso por "reforzar el estado de bienestar" y andar hacia "una prosperidad compartida" y "un modelo productivo que beneficie a todo el mundo": "Queremos una Catalunya justa, prospera, verde, feminista y plenamente libre. Un país que quiera a su gente, y que tenga como máxima prioridad la felicidad de su ciudadanía, de todos y todas, sin olvidar a nadie, sin dejarse a nadie". "Toca remangarnos, superar las sacudidas y recuperar la anchura que permita avanzar a todo el mundo".

Aragonés: "Queremos una Catalunya justa, prospera, verde, feminista y plenamente libre"

El presidente republicano ha dicho que estos compromisos "tienen que desembocar en una república": "Una república catalana, europea, abierta en el mundo, comprometida con los retos globales de la humanidad y junto a la gente". Aragonés ha reconocido que asume "un riesgo mayúsculo" a causa de la crisis económica, social y sanitaria, así como al conflicto político entre Catalunya y España, y ha reconocido explícitamente la tarea de Torra: "Asumió la recuperación de las instituciones catalanas, una pandemia sin precedentes, y una injusta inhabilitación".

Encuentro entre Junqueras e Iceta

También tenían toda la atención mediática el ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, y el exvicepresidente de ERC y preso político, Oriol Junqueras, puesto que era la primera vez que coincidían desde que Junqueras entró a prisión. Iceta ha sido el representante del Ejecutivo estatal después de que sus predecesores rehusaran a asistir a la toma de posesión de Torra en el contexto posterior al 1 de octubre, una nueva muestra estética de acercamiento institucional que se tendrá que ver de cara con el recorrido de la mesa de diálogo por la que Aragonès apuesta.

Al acto también han asistido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, el secretario general de Junto, Jordi Sànchez (los dos con un permiso penitenciario, así como lo ha hecho Junqueras), el expresidente Artur Mas, los consejeros del Govern saliente y representantes de todos los partidos políticos en el Parlamento menos del PP, Vox y Ciutadans, que han rehusado participar. De manera más breve también se ha visto al mayor Josep Lluís Trapero, encargado de recibir Aragonés en las puertas del Palau.

El acto también ha contado con la actuación del grupo Ginestà a petición de Aragonès, una formación musical de pop experimental en catalán y toques de folk con muy buena recibimiento entre el público joven. Tampoco se ha visto ninguna alfombra roja en ninguna parte, pero sí que se ha cubierto el patio de los naranjos con un suelo y unos atriles de madera, una escena con pretensiones de sencillez y renovación.

El presidente también ha escenificado un "homenaje a los servicios públicos" durante la pandemia, con la participación de una enfermera, una trabajadora del servicio de emergencias, una trabajadora de la limpieza, una Mosso d'Esquadra y una profesora. El acto se ha cerrado con una reinterpretación de Els Segadors a cargo del contrabajista Manel Fortià y la voz de Magalí Sare, quien ha variado la letra para utilizar el plural en femenino, interpelando, esta vez, a las "segadoras".

Más noticias