Público
Público

Catalunya Torra afirma que el 1-O marcó un hito para un nuevo momento de "desobediencia civil"

El president de la Generalitat ha asegurado que algún día los que ordenaron las cargas policiales del 1-O "serán juzgados por tribunales internacionales".

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

El president de la Generalitat, Quim Torra, sostiene una de las urnas del 1-O. EFE/Andreu Dalmau

El president de la Generalitat, Quim Torra, ha afirmado este domingo que el 1-O marcó un hito para un nuevo momento en el que tener la misma cadena de confianzas, el mismo espíritu no violento, apostarlo todo a la democracia y volver a hacer un "acto de desobediencia civil como pocos se han hecho en la historia reciente de Europa".

En el Acto de Apoyo a las Personas Afectadas durante el 1-O, en la Generalitat, ha asegurado que el 1-O "representa lo mejor que durante años" los catalanes han sido capaces de construir, y ha acusado al Estado de enviar a policías contra ciudadanos inocentes ese día.

Ha calificado el 1 de octubre como momento eléctrico de solidaridad y fraternidad, y ha asegurado que fue más allá de los independentistas "para interpelar directamente a la sociedad en general" porque estaba en juego la democracia y la libertad de expresión y de pensamiento, ha dicho.

"Votar no es ningún delito; el delito es que te peguen por ir a votar"

Tras expresar su apoyo a los dirigentes independentistas encarcelados y en el extranjero, ha recordó que se acerca el juicio en el Tribunal Supremo "construido sobre una falsedad inmensa. Votar no es ningún delito; el delito es que te peguen por ir a votar".

Además, el presidente catalán ha asegurado que algún día los que ordenaron las cargas policiales del 1-O "serán juzgados por tribunales internacionales".

Pere Aragonès

El vicepresidente, Pere Aragonès, ha destacado que la dignidad, la voluntad de autodeterminación y la inteligencia colectiva hicieron posible votar, y que los votantes decidieron que Catalunya debe ser "un Estado independiente en forma de república". Ha defendido que el 1-O fue un día de autodeterminación con "un país que, sin pedir permiso, estaba dispuesto a defender su derecho a decidir él mismo lo que quiere ser".

Este factor, según Aragonès, movilizó a muchas personas, incluyendo a las que no están a favor de la independencia pero que creen que debe decidir la ciudadanía y no los "tribunales, las leyes injustas y una interpretación restrictiva de la Constitución".

"Debe ser la ciudadanía de este país la que tiene que decidir cuál es la relación que quiere con el Estado, si es un estado independiente o si es otra opción", ha insistido.

Más noticias en Política y Sociedad