Público
Público

CCOO en Andalucía Nuria López: "La gente ha dicho basta ya. Es el momento de que los trabajadores recuperen salarios y derechos"

La secretaria general de CCOO en Andalucía considera que es la hora de que el gobierno demuestre a los trabajadores que "está pendiente de las cosas básicas" y acometa la reforma laboral.

Nuria López, secretaria general de CCOO
Nuria López, secretaria general de CCOO en Andalucía. - Laura León

Nuria López, secretaria general de CCOO en Andalucía, atiende a Público después de que se firmase el acuerdo del metal en Cádiz, después de un pulso de varios días que ha dado la vuelta a España con la patronal provincial. López analiza que este es el momento de acometer la reforma laboral, que ya no se debe esperar más para devolver el equilibrio a la legislación laboral y así impedir o al menos acotar los abusos que se producen a diario en el mercado de trabajo.

"Se ha firmado un acuerdo importante para la provincia y el sector. En Cádiz se mezclan muchas cosas, entre ellas está un proceso fuerte de desindustrialización. Hay que decirlo. Los Gobiernos han desatendido en muchas ocasiones a Andalucía. Los planes industriales pasan por el norte, llegan al centro, pero nunca a Andalucía, al sur. Siempre se han quedado paralizados los planes industriales que se promueven por los gobiernos. Un 25% de paro es un 100% de cabreo. Y luego ha estado la cerrazón de la patronal, que se ha negado a repartir la riqueza que se genera".

"Cádiz es la escenificación de lo que significa la reforma laboral", añade. Sobre este asunto, López afirma: "No entendemos que el Gobierno de España esté jugando a marear la perdiz. Cuando hablamos de derogar aspectos fundamentales de la reforma hablamos de esto, de las cosas del día, de cómo pueden los trabajadores vivir con mayor dignidad, mantener sus derechos, de cómo se puede avanzar en la empresa, porque trabajamos diariamente. No le pueden dar más vueltas ya. Da igual una vicepresidenta que otra, un presidente que el conjunto. Se comprometieron a derogar. Y ese compromiso no se ha cumplido", reflexiona.

"Y esto es básico –prosigue López– para repartir la riqueza. Que haya negociación colectiva, que haya un marco regulado a través de los convenios es la clave del reparto de la riqueza primaria. Ahí están los salarios, ahí es donde las empresas reinsertan los beneficios en la plantilla. La conflictividad la da que no haya un marco laboral distinto y por eso le pedimos al gobierno que derogue sí o sí. No es por Europa, es por el país. Es necesario mejorar los salarios para que las empresas puedan seguir viviendo. Si hay más salarios, hay mas consumo. Al final es una rueda que anda".

La secretaria general de CCOO en Andalucía remacha: "El Gobierno debe ser valiente y cumplir el compromiso: los trabajadores necesitan ver que el Gobierno está pendiente de las cosas básicas y las cosas básicas es el trabajo. Es un problema de ordenar el mundo del trabajo y de evitar los abusos y de negociar el reparto de la riqueza. De eso es de lo que se trata".

López no se olvida del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), "que no ha aparecido por Cádiz ni una vez". "Es verdad que la Consejería de Empleo ha llamado a mediar y se lo agradecemos, pero no olvidamos que el PP y por tanto Moreno fue quien aprobó la reforma y podía pedirle a su partido que ponga equilibrio. Si tanto valora el diálogo, hay que decirle al PP que vote a favor de la reforma de la legislación laboral", afirma.

Vaciamiento de derechos

El caso de Cádiz ilustra, a juicio de la secretaria general de CCOO en Andalucía, con toda claridad el "vaciamiento de los derechos de los trabajadores". "Ha sido un momento de decir ya basta. Entre los eventuales y la no recuperación del poder adquisitivo, la gente ha dicho ya basta. En Cádiz hay mucha gente que vive en torno al metal. Y eso ha eclosionado. Venimos de muchas etapas de recortes y al final el poder adquisitivo ha ido perdiendo fuelle en un momento de incremento de precios, luz, agua, los productos básicos. Ha sido una suma de muchas cosas, de un sector que venía de tener fuerza y que por la avaricia empresarial ha ido mermando en su capacidad".

Para López, la huelga del metal en Cádiz, televisada y sostenida durante días, supone un antes y un después. "Este convenio ha sido un punto y aparte en positivo. La huelga no es delito. Es un instrumento que tenemos los trabajadores cuando fracasa la negociación para poder meter presión, porque la empresa tiene muchos instrumentos para presionar al trabajador, desde echarte, el despido, quitarte más derechos. Quien ejerce las presiones es el empresario y no los piquetes y la gente que está en huelga", afirma.

"Hay un momento determinado –prosigue–. Creo que el gobierno se ha equivocado por sacar un carruaje, una tanqueta que ahora dicen que es otra cosa. Hay que repensar determinadas actitudes porque creo que cuando los trabajadores salen a la calle hay que escucharlos mucho. El derecho de huelga es un derecho constitucional. Cuando vamos a las mesas, nunca nos ponemos pasamontañas, siempre vamos a cara descubierta porque damos la cara, eso es clave. Nos acusan de muchas cosas, pero la gente de CCOO no hacemos nada sin pasar por el centro de trabajo. Ahora, eso sí, dirigiendo el conflicto. Solo se avanza a través de la negociación".

López ya mira hacia otros lugares, también, después de Cádiz: "Hay más conflictos y necesitamos el respaldo: ha llegado el momento de esa recuperación para los trabajadores. Es la constatación de que la gente ha dicho basta ya. Son diez años de pérdida de derechos, incertidumbre, todo sube menos los salarios y además, mucha gente está temporal. Y además al empresario no le protestes porque está la reforma laboral. Ha habido beneficios en las empresas, y hay un reparto de fondos europeos que van a gestionar las empresas. Los trabajadores decimos basta ya, que lo que generamos se nos revierta, recuperemos derechos y salarios. Y lo dicen los del metal y la gente de la limpieza, del transporte, todos los trabajadores".

"La gente está ya en un nivel que ya sí quiere ir al conflicto. El conflicto sirve y la movilización, claro y la organización en los centros de trabajo. Los sectores donde los trabajadores están organizados son siempre más potentes par negociar, porque se negocia de manera colectiva", remacha.

Negociación y pacto

Sobre las críticas de otros sindicatos a esa posición negociadora y pactista, López lo tiene claro: "Los acuerdos son muestra razón de ser para que avancen los derechos de los trabajadores. Las huelgas, las movilizaciones son un instrumento. Quien usa eso como un fin en sí mismo, al final mete a los trabajadores en un callejón sin salida y siempre acaban pagando el pato de esa falta de gestión del conflicto los trabajadores. Hay que pedir seriedad y agradecer a la sociedad gaditana el esfuerzo que ha hecho".

"Lo fácil –agrega– es estar en la radicalidad, echarle la culpa al que está al lado. Los trabajadores no somos responsables de nuestras condiciones, es el empresario el que intenta imponerlas y más ahora, que no hay marco de negociación colectiva. Para nosotros, las huelgas son un instrumento para conseguir un fin que es avanzar en derechos. Un avance para parar, coger oxigeno y seguir. El avance de la clase trabajadora. Si te mantienes siempre en el no, lo que provocas al final es un atraso y un retraso. La presión forma parte del binomio, pero también la negociación para que haya avances. Hay que pensar en la gente que por ir a la huelga pierden un día de salario. Y esa gente no pueden llegar a fin de mes. No queremos hundir a las empresas. Somos gente seria. Queremos avanzar todos y que la riqueza que nosotros generamos nos la devuelvan en forma de derechos y otras veces en derechos sociales. Es un error ponerse siempre en la resistencia. Hay que ponerse en la propuesta para avanzar".

Más noticias