Público
Público

Colectivos trans se movilizan contra la petición de cárcel de la Fiscalía a los nueve jóvenes que pararon el bus de Hazte Oír

Varias ONG consideran que la justicia "patriarcal y lgtbifóbica" es "el germen de las agresiones"  y convocan una protesta en Sevilla

Autobús de Hazte Oir.
Autobús de Hazte Oir en Sevilla el 29 de marzo de 2017. Archivo.  Eduardo Briones / Europa Press

La petición de la Fiscalía de un año y medio de cárcel contra nueve jóvenes (13 años en total) que participaron en el año 2017 en una protesta contra el autobús tránsfobo que impulsaba la organización ultraderechista Hazte Oir ha indignado al asociacionismo que defiende los derechos humanos y los derechos trans. Varias ONG, con el apoyo de IU, Podemos y Adelante Andalucía, se han movilizado contra la decisión de la Fiscalía y han convocado una protesta este sábado a las 19 horas en la Plaza Nueva de Sevilla contra lo que consideran un episodio más de una justicia "patriarcal y lgtbifóbica", "el germen de las agresiones".

El 29 de marzo de 2017, el autobús tránsfobo que puso en marcha la organización (con la leyenda en su lateral "los niños tienen pene; las niñas tienen vulva; que no te engañen; si naces hombre, eres hombre; si eres mujeres, seguirás siéndolo" ) circuló por las calles de Sevilla después de haber causado una honda polémica en otros lugares de España. A su paso por el Palacio de San Telmo, sede de la presidencia de la Junta, bajo la ventana del despacho de la entonces presidenta, Susana Díaz, un nutrido grupo de jóvenes se concentró para expresar su rechazo contra ese autobús, tachado del odio. La protesta logró frenar el vehículo y provocó entonces, cierto revuelo mediático.

El caso, que fue denunciado porque el autobús sufrió algún desperfecto, fue archivado en un principio, pero un informe policial que las ONG tachan de "propio de la brigada político-social del franquismo" y los recursos de la Fiscalía y de Hazte Oir contra el sobreseimiento llevaron a su reapertura. A principios de septiembre la Fiscalía, en un escrito enviado al juzgado –según avanzó el periodista Javi Ramajo en eldiario.es– acusó a los chavales de dos delitos: desórdenes públicos y daños al vehículo. El primero de los cuales conlleva penas de cárcel.

El relato de la Fiscalía viene de algún modo a equiparar ideologías e incorpora estas consideraciones: "Llevados por la discrepancia ideológica lanzaron huevos, así como piedras y otros objetos contundentes de distinta índole e hicieron pintadas en la carrocería" del autobús.

Al revés

Para Mar Cambrollé, presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA), la protesta de este sábado se convoca por dos motivos: "el principal, en contra de la petición de la Fiscalía, y después, también en general contra las agresiones al colectivo LGTBI". A Cambrollé, la petición de cárcel, le parece "algo como de ficción: la Fiscalía, que debe defender a la ciudadanía y sobre todo a la gente vulnerable, actúa como al revés". "Resulta –añade– que cuando sales a protestar contra un acto transfóbico, que en todas partes fueron expulsados, sale la gente a protestar y los hacen víctimas".

Cambrollé, en conversación con Público, prosigue: "No entro en los hechos, pero nos ha parecido que cuando el juez ha archivado el caso, aparece un informe policial al estilo de la brigada político- social de Franco, lo cual nos parece aberrante y contrario a un estado de derecho. Es un disparate. Estoy harta ya de escuchar que se renueve el CGPJ". "A la Fiscalía la nombra el gobierno y es la Fiscalía la que ha pedido 13 años de cárcel y la policía depende del ministerio del interior. ¿Tenemos una fiscalía transfóbica, patriarcal y machista?", remacha la activista.

Más noticias