Público
Público

El congreso del PSdeG que Sánchez clausura este miércoles en Santiago confirma las grietas del socialismo gallego

Los afines al ex secretario xeral Gonzalo Caballero anuncian una candidatura a la Ejecutiva alternativa a la de su sucesor, Valentín González Formoso, al que acusa de actuar "con un rodillo que se parece más al caballo de Atila".

Gonzalo Caballero y González Formoso, tras las primarias que ganó el segundo
Gonzalo Caballero y González Formoso, tras las primarias que ganó el segundo. PSdeG

El congreso del Partido dos Socialistas de Galicia (PSdeG) que Pedro Sánchez clausurará este miércoles en Santiago va a confirmar la profunda división de una formación que lleva años desangrándose por las fracturas que provocan sus disputas internas.

Valentín González Formoso, alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación Provincial de A Coruña, ganó las primarias el mes pasado con el 59% de los votos y prometió integrar en su Ejecutiva a los afines a su rival, portavoz del PSOE en el Parlamento de Galicia y hasta entonces secretario xeral, Gonzalo Caballero.

Desde entonces, sin embargo, sólo ha mantenido un contacto con él, no ha existido negociación alguna y Caballero, que ganó en las provincias del sur con más del 50% de los votos en Ourense, más del 60% en Pontevedra y el 80% en Vigo, la ciudad más poblada de la comunidad y donde gobierna su tío Abel, ha anunciado que los suyos presentarán en el Congreso una lista alternativa a la del vencedor de las primarias.

"No es sólo que no haya llamado, es que Valentín ni siquiera le coge el teléfono a Gonzalo ni le devuelve las llamadas", aseguran fuentes próximas al ex secretario xeral, que el día que anunció que presentará una lista alternativa acusó a su sucesor de "despreciar el diálogo" y de imponer "un rodillo que se parece más al caballo de Atila que a cualquier otro mecanismo de integración".

Las citadas fuentes también critican que el entorno de González Formoso haya sondeado a personas próximas a Caballero para conocer su disposición a unirse a su candidatura sin habérselo planteado antes a él. "Eso no puede entenderse como integración", añaden.

La idea de los afines a Caballero es dar una imagen de fuerza en el congreso presentando una candidatura al Comité Nacional, el órgano de dirección política del partido, con más de 400 nombres, para asegurarse representación en él y tener capacidad para presionar a la Ejecutiva que presidirá González Formoso, entre otras cosas sobre las pautas que debe seguir el grupo parlamentario.

González Formoso, quien ha evitado responder a Caballero y quien mantiene un perfil bajo en la disputa, no sólo cuenta con el respaldo de la mayoría de la militancia, sino con el de la dirección estatal y la mayoría de los pesos pesados del partido en la comunidad, como las alcaldesas de A Coruña (Inés Rey) y Lugo (Lara Méndez), los alcalde de Ferrol (José Mato) y Santiago (Xosé Sánchez Bugallo) y el delegado del Gobierno, José Miñones, muy cercano a Pedro Sánchez.

El entorno del ganador no se pronuncia sobre esas acusaciones, y en sus aparaciones públicas el nuevo secretario xeral se distancia del ruido, se limita a asegurar que su objetivo es hablar de su proyecto para Galicia y no responde a la declarada intención de Caballero de mantener su acta durante lo que queda de legislatura en el Parlamento gallego, donde él no tiene escaño y donde su rival puede seguir haciéndole sombra.

González Formoso sí ha enviado recados a través de los medios, como el que lanzó la semana pasada el ex presidente del grupo socialisa en el Senado Jaime Barreiro Gil, en un artículo en El Correo Gallego titulado "Así no, Gonzalo".

"Es decepcionante lo que está pasando estos días, volviendo a ponerse manifiesto la enfermedad vírica más tonta que ha padecido nunca este partido: la división interna injustificada, menos basada en discrepancias ideológicas, que podría ser, que en personalismos, que no debería", advertía Barreiro. "Con la actitud de Gonzalo Caballero volvemos al redil donde hemos encontrado siempre nuestras mayores miserias. Y parece que sin haber aprendido nada", añadía.

Más noticias