Público
Público

CONVENCIÓN NACIONAL La reivindicación del PP de su "feminismo liberal" genera críticas en el movimiento: "Quieren apropiárselo"

El partido liderado por Pablo Casado hace bandera de su versión del feminismo con motivo de la Convención Nacional. Este miércoles celebra un acto específico con mujeres

El líder del PP, Pablo Casado, junto a la vicesecretaria de Política Social, Ana Pastor, y la eurodiputada Rosa Estarás, en un acto celebrado el pasado 8 de marzo.
El líder del PP, Pablo Casado, junto a la vicesecretaria de Política Social, Ana Pastor, y la eurodiputada Rosa Estarás, en un acto celebrado el pasado 8 de marzo. David Mudarra

Se puede ser feminista y derechas. Es la teoría que defienden en el Partido Popular liderado por Pablo Casado. Al menos así lo han transmitido desde la dirección actual y quieren visibilizarlo en la Convención Nacional. Madrid acoge este miércoles un acto bajo el título "Feminismo liberal" en el marco de este evento. Y desde el movimiento feminista, varias teóricas critican el uso del concepto por parte de los populares. Según su visión, el auge imparable del feminismo en los últimos tiempos provoca que el PP quiera apropiarse de él.

Desde el PP, tal y como transmitieron la semana pasada fuentes de su dirección nacional, ponen como ejemplo a Edurne Uriarte, actual diputada del PP en el Congreso, secretaria Ejecutiva Nacional de Estudios y Programas y una de las organizadoras principales de los debates y temas de la Convención. Esta catedrática de Ciencias Políticas y periodista es autora de algunos libros sobre este asunto. En 2007 publicó "Contra el feminismo" y en 2019, "Feminista y de derechas". Unas publicaciones que recomiendan leer para profundizar en los postulados ideológicos del partido.

El mensaje de que "el PP es feminista" también se ha transmitido por otras vías estos días. La portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, afirmaba que "el feminismo es parte de la esencia" de su partido, en una entrevista publicada el fin de semana por El Español. En el acto de Madrid participan Carmen M. García, presidenta de la Woman’s Week; Paula Gómez de la Bárcena, directora de Inspiring girls; Susana Camarero, presidenta de Mujeres en Igualdad y Belén Hoyo, presidenta del comité electoral del PP.

"De lo que habla el PP es de una batalla cultural mediante la que quiere arrancar el feminismo de la izquierda. El feminismo ha tenido muchas disensiones con la izquierda, pero con la derecha tiene una relación casi incompatible, a mi juicio. Yo entiendo que el feminismo o es de izquierdas o no lo es. Por eso lo que defiende el PP no es realmente feminismo", explica en conversación con Público Luisa Posada, doctora en Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid.

El feminismo liberal sí que existe realmente como teoría histórica, explica Posada. "Hay un ala liberal o reformista del feminismo que piensa que no hay que erradicar el sistema de dominación, el patriarcado, sino que basta con hacer reformas para que mejore la situación de las mujeres", señala. Pero eso, según su visión, no tiene nada que ver con lo que defiende el PP. "Lo que plantea la derecha es llamar feminismo a algo que no lo es, para arrogárselo en su campo político", añade.

"De lo que habla el PP es de una batalla cultural mediante la que quiere arrancar el feminismo de la izquierda", afirma la profesora Luisa Posada

En marzo de 2019, Ciudadanos (Cs) presentó públicamente un decálogo del feminismo liberal. "El feminismo no es patrimonio de nadie", reivindicaba entonces Inés Arrimadas, actualmente presidenta de Cs desde la salida de Albert Rivera. Entre sus postulados incluyeron la defensa de la gestación subrogada o de la prostitución, algo que sí les diferencia del PP. Las críticas al retorcimiento del concepto de feminismo de Cs también surgieron en aquellos momentos.

Con el partido naranja en descomposición creciente y un intento por diferenciarse de Vox, el acercamiento a su versión del feminismo, puede tener una justificación política. Así lo creen personas como la periodista y coordinadora de Feminismo de Ctxt, Nuria Alabao. "Hay una instrumentalización del feminismo en un intento de conseguir votos de Cs. No tienen mucha credibilidad por determinados momentos del partido en los que han estado poco afines a la reivindicación de los derechos de las mujeres", señala.

En cambio, si tomamos la derecha como valores conservadores, la periodista ve más difícil encajar posiciones feministas. "Hay temas clave como el derecho al aborto al que las derechas conservadoras se oponen. O la concepción de la familia, en el sentido de qué posición tiene la mujer, más subordinada, en la que tienen que encargarse ellas del sostén de la familia. En ese sentido es más difícil compatibilizarlo. Una parte de sus votantes es conservadora em cuanto a valores y ahí tiene difícil encajar su feminismo liberal", añade.

Alabao, que es crítica también con el "feminismo socialdemócrata" por usar en determinadas ocasiones el mismo marco, considera que se puede ser feminista de derechas dependiendo de la perspectiva. "Si definimos derechas por apoyar o no la redistribución de la riqueza, se puede, porque hay un feminismo liberal que lo que quiere es la igualdad de las mujeres en cada estrato social. Es decir, que las mujeres que estén más alto puedan llegar a la misma posición que sus compañeros varones, pero a esa corriente no les preocupa la parte baja, las clases sociales más bajas", afirma.

Políticas antifeministas

"La política que ha llevado el PP cuando ha estado en el Gobierno no es una política que denote que sean feministas para nada", destaca Posada. En el recuerdo, hechos tan destacados como la oposición histórica al derecho al aborto. Un asunto por el que tuvo que dimitir Alberto Ruiz-Gallardón como ministro de Justicia. Hace una década, además, los populares llevaron al Tribunal Constitucional la ley impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Para Marisa Soleto, presidenta de la Fundación Mujeres, "el feminismo no es declarativo". "Cuando hablamos de políticas de igualdad, el feminismo tiene contenidos y compromisos concretos. Desde hace muchos años las políticas no han decaído pero desde el punto de vista ideológico ha habido manifiestas diferencias entre la izquierda y la derecha en relación a cómo trabajar los derechos de las mujeres", afirma.

"Es evidente que hay episodios en la memoria del activismo feminista que nos recuerdan claramente quién quiso cambios", añade Soleto. En todo caso, apunta a que si hay personas que se quieren identificar con los objetivos del feminismo le parece casi una buena noticia. "No se me ocurriría afear a una mujer del PP o de Vox que se declarase feminista. Lo que sí habría que hacer es una valoración de sus propuestas para ver si más allá de la declaración el contenido tiene que ver con la defensa de las mujeres. A una mujer, sea de donde sea, que se declara feminista, le doy la bienvenida. Pero si me estás diciendo que eres feminista y vas a recortar los derechos, ya es otra cosa", añade. 

En la memoria, también las críticas hacia la creación de un Ministerio de Igualdad en 2008. Un Ministerio que ha sufrido diferentes vaivenes desde entonces, hasta la vuelta a uno en exclusiva para estas políticas con la entrada del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. También son recordadas declaraciones como las de José María Aznar, reivindicando que las mujeres trabajaban con normalidad en su partido y que el PP, "no será un partido feminista, no apoyará discriminaciones positivas ni negativas, no aceptará obstáculos a la proyección de la mujer, pero tampoco ningún tipo de privilegios".

Cuando Casado hablaba de “ideología de género”

La relación del PP con el uso del concepto feminismo ha ido también variando con el tiempo. Casado entró al partido con un discurso en el que criticaba la "ideología de género". Confrontaba además con las declaraciones de su rival en las primarias, Soraya Sáenz de Santamaría, quien dijo en la campaña haber sufrido "machismo". Ya por aquel entonces, incluso el número dos de Casado, Teo García Egea, se declaraba feminista. Así también lo hicieron personas de relevancia en el partido como Ana Pastor o Andrea Levy.

El líder del PP ha ido virando, en intentos por alejarse de Vox, sus palabras. En este sentido, un par de años después destacan que él lleva "hablando de feminismo desde Nuevas Generaciones. "Aunque digan que a veces estamos en una corriente y luego en otra siempre hemos estado en la misma: en el feminismo liberal", afirmó.

En la dirección actual del PP consideran, en todo caso que "la perspectiva feminista del PP debe ser diferenciada a la que tiene la izquierda". "El 8M es un día para reivindicar la igualdad, y para decir no al sectarismo de la izquierda. El feminismo liberal poco tiene que ver con Pedro Sánchez, Irene Montero y el feminismo de la izquierda", escribía Uriarte, la referencia del partido sobre este tema, en el Día de la Mujer este mismo año.

Más noticias