Público
Público

Feminismo de Ciudadanos Ciudadanos presenta su "feminismo liberal": a favor de la gestación subrogada y contra el lenguaje inclusivo

"No me escucharéis decir portavozas", bromeaba Albert Rivera durante el acto del partido naranja, que él mismo cerró. 

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6

Arrimadas durante el evento de presentación del decálogo de "feminismo liberal".

Ciudadanos ha presentado su decálogo de "feminismo liberal" este domingo en Madrid con Inés Arrimadas y Begoña Villacís como líderes del evento en el que también estuvo presente Albert Rivera, encargado de clausurar el acto con un breve discurso.

Arrimadas leyó los diez puntos bajo los que se quiere identificar el partido naranja, muchos de ellos una evidente antítesis de posturas de los partidos de izquierdas. Al comienzo, Arrimadas quiso dejar claro que el "feminismo no es patrimonio de nadie". 

El partido pretende mejorar su imagen de cara a las próximas elecciones, donde se revela un estancamiento del partido y una mala prensa tras los pactos con Vox, que ha mostrado interés por hacer listas de mujeres que hayan luchado contra la violencia machista. Además, los colectivos feministas se habían organizado tras la formación del gobierno andaluz en protesta por la formación del Ejecutivo. Con la huelga del 8M a la vista, Ciudadanos ha buscado dar un lavado de imagen a su mensaje sobre el feminismo.

Arrimadas ha asegurado que "no hay igualdad sin libertad" y que es "menos feminista no dejar elegir", en relación a la gestación a subrogada y la prostitución. 

La candidata por la lista de Barcelona ha reivindicado los vientres de alquiler como parte de la libertad de elección de las mujeres, igual que la prostitución legal.

Palabras vagas, lugares comunes y reflexiones comúnmente aceptadas por izquierda y derecha, como que ninguna mujer tenga que elegir entre su carrera y su familia, llenaron la mayor parte del discurso de Arrimadas, pese a que la andaluza pretendió presentar a Ciudadanos como único baluarte de estas luchas. 

En contra del lenguaje inclusivo

"El punto cinco me encanta", comentaba Inés Arrimadas antes de presentarlo: "Feminismo no es decir 'portavozas', es cambiar políticas". El partido considera una "ideología caduca" el lenguaje inclusivo, mostrándose incluso irónica: "Me han llegado a decir que no puedo opinar porque mi partido no se llama Ciudadanas", aseguraba.

Arrimadas se recreó especialmente en este punto: "No voy a recibir ninguna lección de feminismo de aquellos que digan portavozas". Para concluir, denominó al lenguaje inclusivo "lenguaje desdoblado". 

En un discurso muy pautado, Arrimadas concluyó con lecturas en defensa "de un feminismo moderno y que no excluya a los hombres", en referencia a una supuesta exclusión que ella ve en el feminismo representado por Unidos Podemos y el PSOE. 

Acto cerrado por Rivera

En el acto también intervinieron Begoña Villacís, candidata para el Ayuntamiento de Madrid, Lorena Roldán, diputada por Catalunya, Marta Rivera, responsable de Cultura en el partido, y Rocío Ruiz, consejera de Igualdad en la Junta de Andalucía. 

Villacís hizo hincapié en las dificultades en el mundo laboral para una mujer embarazada, en un discurso que también enfocó en los hombres y en su participación en el movimiento. Rocío Ruiz fue muy crítica con las partidas de subvenciones para la lucha contra la violencia machista.

El acto lo cerró el presidente del partido, Albert Rivera, que se permitió hacer chistes sobre el lenguaje incluso: "No me escucharéis decir portavozas", ha dicho entre risas. El presidente de Ciudadanos cayó en lecturas paternalistas sobre las mujeres al decir "sois mejores que nosotros en algunas cosas"  y dijo que no hay nada que le ayude a ser más feminista que charlar con su hija. 

Más noticias en Política y Sociedad