Público
Público

Coronavirus Así se puede entrar y salir de las zonas restringidas de Madrid

Repasamos los supuestos por los que se permite salir de las zonas con restricciones de la comunidad. 

MADRID, 20/09/2020.- Locales comerciales en el distrito de Vista Alegre, en Carabanchel, este domingo. Desde esta noche a las 0 horas entran en vigor las medidas restrictivas de movimientos en barrios del sur de Madrid como Vallecas, Carabanchel o Usera a
Locales comerciales en el distrito de Vista Alegre, en Carabanchel, este domingo. EFE/David Fernández

EFE

Los ciudadanos que necesiten entrar y salir de las 37 zonas básicas de salud de la Comunidad de Madrid con restricciones a la movilidad deberán acreditar su necesidad mediante un justificante que certifique el motivo de su desplazamiento.

Las nuevas medidas, que tendrán una vigencia de 14 días con posibilidad de prórroga, afectan 855.0000 residentes de seis distritos de la capital (Carabanchel, Ciudad Lineal, Puente de Vallecas, Usera, Villa de Vallecas y Villaverde) y otros siete municipios (Alcobendas, Fuenlabrada, Getafe, Humanes de Madrid, Moraleja de Enmedio, Parla y San Sebastián de los Reyes), en los que solo se permite salir por necesidades laborales, médicas o educativas, entre otros.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado harán controles aleatorios para comprobar que las entradas y salidas de estas áreas están debidamente justificadas, que serán informativos en las primeras 48 horas.

Las sanciones aplicables por el incumplimiento de las órdenes y protocolos sanitarios vigentes pueden oscilar entre los 600 y los 600.000 euros. Estos son los supuestos por los que se puede salir de la zona con restricciones:

Para ir a trabajar

La Comunidad de Madrid ha elaborado un modelo orientativo de certificado para poder desplazarse por "razones laborales o profesionales", que debe ser cumplimentado con los datos del trabajador, el nombre de la empresa, el puesto que ocupa en la plantilla y la dirección del centro de trabajo al que se dirige.

Por su parte, la empresa tendrá que volver a indicar el nombre de la persona afectada y su DNI y especificaría que es "residente en una de las zonas afectadas por las restricciones de movilidad establecidas por la Orden 1178/2020, de 18 de septiembre, de la Consejería de Sanidad" así como que "forma parte de la empresa".

El modelo de justificante, que se puede adaptar a cada circunstancia personal, se pude descargar en este enlace.

Para ir a clase

Los alumnos que tengan que salir y entrar de sus áreas afectadas podrán acreditar su desplazamiento portando su carné de estudiante, el resguardo de la matrícula de la universidad o cualquier documento que certifique que estudia en un centro educativo.

Para ir al médico

Los residentes de las zonas afectadas también pueden desplazarse fuera del área restringida con un volante médico o documento que acredite la cita médica.

Para realizar tareas de cuidados

En el caso de que el motivo del desplazamiento sea por el cuidado de un mayor, deberá elaborarse un escrito con el requerimiento firmado por el familiar que haya solicitado ese cuidado y, si es posible, con la rúbrica de la persona atendida.

¿Es posible cruzar una zona restringida?

Sí, salvo que el inicio y el destino del desplazamiento sea una zona sin limitaciones y se haga en coche, ya que no se puede transitar por las áreas restringidas si no se reside en la misma.

Otras causas justificadas

Además de estos supuestos, los habitantes de estas zonas regresar a su zona residencial; acceder a entidades bancarias o de seguros, legales o administrativas; acudir a exámenes y cualquier otra necesidad "prioritaria, urgente o de fuerza mayor", aunque deberán de llevar algún documento que justifique el desplazamiento. 

Incomprensión y desorientación entre los vecinos

Unos 850.000 madrileños han amanecido este lunes con nuevas restricciones de movilidad, lo que ha provocado la incomprensión de buena parte de estos vecinos, que creen que estas medidas no servirán para atajar el coronavirus, y también cierta desorientación al no tener claros los límites de las zonas confinadas.

Desde que se anunciaron el pasado viernes, las medidas decretadas por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso han sido objeto de un aluvión de críticas y protestas de los vecinos de las 37 zonas básicas de salud (ZBS) afectadas por dichas limitaciones, repartidas por siete municipios de la región y seis distritos de la capital.

De todos ellos, el más afectado por la pandemia es el distrito madrileño de Puente de Vallecas, con 1.240 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes y donde esta mañana había un control de la Policía Municipal. Los agentes se han colocado en dos accesos desde la M-30 y en la entrada a la avenida de la Albufera y han pedido identificarse a conductores, pasajeros de taxis e incluso de autobuses, aunque solo a título informativo: las multas comenzarán el miércoles.

La escena era de normalidad en el entorno de la estación de Cercanías de Entrevías, una de las áreas vallecanas sometida al confinamiento perimetral. "Más o menos está como todos los días", comenta a Efe Mercedes mientras paseaba, con cierta desorientación, a su perro. "No sé por dónde tengo que ir ni por dónde no, la gente mayor no tenemos ordenador y no sabemos para dónde tenemos que tirar", dice.

Vecinos de Carabanchel sentados en la terraza de un bar de su barrio este domingo. EFE/David Fernández

No es esta la única duda que preocupa a los vecinos. Arturo pone el acento en la economía sumergida, preguntándose "cómo van a dar de comer a sus hijos" las personas que "no pueden dar justificación de su trabajo", y añade: "Esto no va a atajar el virus".

La necesidad de justificar la salida del área la recordaban, tras los tornos del Cercanías, cuatro agentes de la Policía Nacional que no alcanzaban a parar a la totalidad de los viajeros, y eso que Mariángeles, que regenta una cafetería en la estación, afirma que "se han notado menos vecinos" de lo habitual.

"Me resulta totalmente absurdo, incómodo e injusto", comenta una vecina

"Es un sinsentido, porque cuando he llegado aquí quedaban 16 minutos para que llegara el tren, así que vamos a ir enlatados", protesta Javier, a cuyo juicio la Comunidad "ha hecho lo mínimo para poder cubrirse un poco las espaldas".

"Me resulta totalmente absurdo, incómodo e injusto. No le encuentro ninguna lógica: puedo ir perfectamente a trabajar pero no puedo ir un día al Corte Inglés. Y siempre somos los mismos barrios, las zonas más obreras... No creo que así se vaya a cortar el contagio", indica Yolanda.

A varios kilómetros de allí había otra cola de gente por la mañana, en este caso para esperar una PCR en el centro de salud de Almendrales, en el distrito madrileño de Usera, otra de las zonas con restricciones. "Nos hacen encerrarnos pero no arreglan estas aglomeraciones en los centros de salud, y llevan así desde el verano, no hay quien lo entienda", declara Mar.

Más noticias de Política y Sociedad