Público
Público

Coronavirus en Madrid La jueza que investiga las manifestaciones del 8M en Madrid cita como imputado al delegado del Gobierno

La magistrada le acusa de un delito de prevaricación administrativa.

Cabecera de la manifestación del 8M en Madrid, recorriendo la Gran Vía.- JAIRO VARGAS
Cabecera de la manifestación del 8M en Madrid, recorriendo la Gran Vía.- JAIRO VARGAS

Público/EFE

El Juzgado de Instrucción Número 51 de Madrid ha citado el 5 de junio como imputado al delegado del Gobierno de Madrid, José Manuel Franco, a quien investiga por autorizar las manifestaciones del 8M del Día de la Mujer, cuando ya había brotes de coronavirus.

En una providencia, a la que ha tenido acceso Efe, la magistrada Carmen Rodríguez Medel cita para ese mismo día como testigos al secretario general de la delegación, Fernando Talavera; al jefe del gabinete del delegado del Gobierno, Luis María Sanz, y al director de la Unidad de Seguridad Ciudadana, José Luis Correas Díaz.

Todos ellos comparecerán ante la magistrada después de Franco, citado a las 9:00 horas en el marco de una investigación que trata de determinar si se han podido cometer un delito de prevaricación administrativa.

Este mismo tribunal descartó el pasado 20 de abril la imputación de un delito de lesiones imprudentes, después de que la juez recibiera un informe médico que aseguraba que no existía "causalidad" entre las marchas feministas y el aumento en el número de contagios.

Solicita información de la Delegación y de Sanidad

Junto a las citaciones, la jueza solicita una serie de escritos y diligencias a la Delegación de Gobierno, al Ministerio de Sanidad y a la Consejería regional, para antes del próximo 1 de junio.

Así, pide a la delegación que informe de las resoluciones de toma de conocimiento o prohibiciones de concentraciones/manifestaciones dictadas por Franco entre el 5 y 14 de marzo; y de los expedientes que estaban pendientes de resolver cuando el Gobierno declaró el estado de alarma. Todos con copia íntegra de las actuaciones.

Solicita un listado de manifestaciones, autorizadas o no, celebradas en Madrid entre el 5 y el 14 de marzo

También solicita más detalles de las 21 manifestaciones que fueron desconvocadas "bien por propia iniciativa o a requerimiento de la Delegación del Gobierno" para conocer fechas y cauce.

Y que haga lo mismo con la aplicación informática "Gestión de Concentraciones y Manifestaciones", en la que se dice que "todo queda registrado y archivado con asientos electrónicos", para evidenciar que se dejó constancia de esas 21 manifestaciones.

Al Ministerio se dirige por la recomendación de medidas extraordinarias en relación con el coronavirus del ministro Salvador Illa del pasado 3 de marzo. Quiere saber su distribución o difusión, si fue colgado en la web oficial de Sanidad y saber si fue remitido (día y forma) a la Delegación del Gobierno y a otros ministerios.

Lo mismo pide conocer con el comunicado de la directora General de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio, de 6 de marzo sobre la celebración de reuniones multitudinarias durante el periodo de epidemia de la covid-19.

E idéntica información sobre con cualquier otro documento que, previo al 14 de marzo, y haciendo referencia a concentraciones multitudinarias o a la conveniencia de mantener la distancia social haya sido difundido por el Ministerio.

Solicita, además, saber si consta a Sanidad que se haya celebrado con anterioridad al 14 de marzo una Comisión Interministerial de coordinación de la Administración Periférica del Estado en la que se tratara la crisis sanitaria, mientras que a la Consejería de Sanidad solicita que informe sobre el día en que fueron publicadas en la web de la Comunidad de Madrid las medidas que se relacionan con la crisis sanitaria.

La jueza busca acabar con las filtraciones

Por otra parte, la jueza quiere poner freno a las filtraciones periodísticas tras constatar que algunas de las diligencias de investigación "están difundiéndose en los medios de comunicación" y que relacionan el cese del jefe de la comandancia de la Guardia Civil en Madrid con esta causa.

Así, advierte a las partes personadas, Fiscalía y Abogacía del Estado, y al personal del juzgado de que "la difusión de documentación aportada a la causa o del resultado de lo actuado puede dar lugar a responsabilidad, en su caso, incluso penal".

Y reitera a la Policía Judicial que "deberán guardar rigurosa reserva sobre la evolución y resultado de las concretas investigaciones que les hubieren sido encomendadas, así como de todas las informaciones que, a través de ellas, obtengan" de modo que sólo se informará a la magistrada.

El 8M, en el punto de mira de la derecha

Las manifestaciones feministas del 8 de marzo han estado en tela de juicio desde pocos días después de su celebración. Las jornadas posteriores fueron el comienzo de un aumento en el ritmo de casos positivos, en lo que era el comienzo de la fase más dura de la covid-19 en España. 

Muchos, incluidos destacados miembros del Partido Popular y Vox, como Santiago Abascal, cargaron desde entonces contra las manifestaciones, clamando que, desde su perspectiva, el Ejecutivo minusvaloró la amenaza que suponía la pandemia para el conjunto de la ciudadanía.

Precisamente la formación de ultraderecha fue una de las que aprovechó aquellos últimos días prepandemia para realizar un último acto público de gran calado con sus votantes, contraprogramando la manifestación feminista que aquella tarde recorría el centro de Madrid, en lo que se ha conocido como "Vistalegre III". Vox anunció entonces que había congregado a 9.000 asistentes y al poco uno de sus dirigentes, Javier Ortega Smith anunció su positivo en coronavirus.

Desde el Partido Popular también se ha cuestionado la idoneidad de celebrar las manifestaciones del 8M, aduciendo que la gravedad de la situación ya era manifiesta por aquellas fechas. Sin embargo, lo que sí era idóneo era celebrar unas oposiciones de 1.000 personas ese mismo domingo, como hizo la comunidad que preside Isabel Díaz Ayuso.

Lo cierto es que las marchas feministas no fueron los únicos eventos multitudinarios de aquellos días. Ni mucho menos. Diferentes eventos con una alta asistencia de público proliferaron durante la semana previa a que el país entrara en un confinamiento que solo ahora se empieza a superar, con todas las provincias en fase 1, como mínimo.

Aquel fin de semana, por ejemplo, los partidos de fútbol de LaLiga Santander se disputaron con total normalidad. Esto significa que 10 estadios de fútbol se llenaron sin problemas durante aquellos días. Y lo mismo con otros deportes como la Liga Endesa de baloncesto.

Al igual que sucedía con los eventos deportivos, la programación cultural de cines o teatros mantenía su actividad habitual. O los bares y discotecas, que podían seguir congregando a un elevado número de personas sin ninguna problema. O el transporte público, abarrotado y sin distancia de seguridad ninguna. 

Más noticias de Política y Sociedad