Público
Público
análisis

Cs celebra primarias en Andalucía entre sospechas de fusión con el PP

El vicepresidente Marín y varias candidaturas más se disputan el liderazgo de Ciudadanos en las próximas autonómicas en unas primarias exprés mientras el diputado Carrillo pelea por presentarse.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (i) conversa con el diputado parlamentario de Ciudadanos, Fran Carrillo (d), a su llegada a la sesión de control al gobierno con preguntas al presidente de la Junta en el pleno del Parlamento andaluz.
El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (i) conversa con el diputado parlamentario de Ciudadanos, Fran Carrillo (d), a su llegada a la sesión de control al gobierno con preguntas al presidente de la Junta en el pleno del Parlamento andaluz. En Sevilla (Andalucía, España), a 11 de marzo de 2021. María José López / Europa Press

Ciudadanos afronta estos días una primarias exprés, convocadas en pleno puente, que se cierran el próximo martes y que encierran cierto picante, después de que el diputado Fran Carrillo, crítico con el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, anunciase su candidatura, que aún no ha sido validada oficialmente por no estar al corriente de algunos pagos al partido –aportaciones a las que estaría obligado por ser cargo público–, según sostiene la dirección nacional. 

El diputado tiene ahora 24 horas, el día de hoy, para subsanar el impago, hasta las 22.00 horas de este viernes, jornada en la que Cs facilitará la lista completa de aspirantes, en un proceso por cuyo cumplimiento vela la Comisión de Garantías, según recoge Europa Press. "La dirección nacional de Ciudadanos está incurriendo en conductas denunciables. Mañana tendrán noticias mías", manifestó Carrillo en un mensaje en su cuenta de Twitter. No está claro, por tanto, aún, que Carrillo, a priori el rival más fuerte de Marín, pueda finalmente presentarse. 

También están en la pomada, a falta de confirmación oficial varias candidaturas más de militantes, entre las que están Carmen Almagro y Elena Bago.

Aunque la dirección y los principales cargos públicos en Andalucía arropan a Marín, el estado en que se encuentra Ciudadanos, hecho unos zorros, impide hacer cualquier pronóstico.

El partido, que gobierna Andalucía con el PP de Juanma Moreno, gasta con estas primarias –y con las decisiones posteriores que tome– sus últimas balas a las puertas de las autonómicas que definirán su futuro inmediato y su supervivencia como proyecto tras su desaparición de la Asamblea de Madrid.

Las primarias llegan después de que Inés Arrimadas y el propio Marín dejaran abierta una puerta a la posibilidad, tan debatida en los mentideros políticos sevillanos, de un acuerdo de listas en las autonómicas que permitieran reeditar el Gobierno de coalición con el PP ante la descomposición del partido y las escasas expectativas electorales, que la mayoría de encuestas cifran entre el 3% y el 5% en Andalucía, lo que podría darles algunos escaños –dos, tres, cuatro…– en algunas provincias.

Marín, este jueves, después del portazo de Génova y de la patada hacia delante del PP andaluz a esa posibilidad, fue claro, ante su cercanía y sintonía con el presidente y, sobre todo, el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo: "Lo he dicho muchas veces y lo voy a repetir una vez más: Yo no voy a ir en ninguna lista electoral que no sea la de Ciudadanos Andalucía". Luego, el vicepresidente agregó que lo que su partido sí había puesto sobre la mesa era la posibilidad de explorar alguna "alianza" con el PP, pero en "ningún momento se ha hablado de listas conjuntas" con Moreno. 

La amenaza de Vox y de Macarena Olona, que se perfila como la candidata de ultraderecha y que ya ha manifestado que su idea es entrar en el Gobierno andaluz es la carta que juegan en la dirección actual de Cs para convencer al PP de evaluar todas las opciones que permitan reeditar el Ejecutivo. La moderación que pretende Moreno es posible con ellos como socios, pero no con Vox.

El grupo parlamentario de Ciudadanos, que lo forman 21 diputados no ha estallado, tras la moción de censura fallida de Murcia, porque al PP en Andalucía no le ha convenido que lo hiciera. Ello hubiera liquidado antes de tiempo el experimento de gobierno en Andalucía, la argamasa que los ha unido a todos hasta ahora.

Un proyecto autónomo

Carrillo, por su parte, está decidido a dar la batalla hasta el final y busca un camino propio frente al aparato, el que queda en Ciudadanos, mientras sus rivales lo acusan de estar al servicio del PP y de Fran Hervías, antiguo secretario de organización de Albert Rivera, hoy con despacho en Génova, y enemigo íntimo de Marín.

Carrillo ironiza sobre estas críticas: "Los que decían que nunca se irían al PP van al congreso del PP y piden ir en listas conjuntas con el PP, pero el que es del PP soy yo", dijo, según recoge Efe. Carrillo sostiene que Ciudadanos no rentabiliza lo que considera buena gestión en el Gobierno y cree que el partido necesita un proyecto "autónomo". Carrillo no ahorró tampoco críticas al proceso: "Convocar unas primarias en pleno puente y con un fin de semana de por medio no es serio. Se está hurtando al afiliado su derecho a escuchar alternativas e ideas diferentes. Sólo tres días de campaña para ocho provincias. ¿En serio? La militancia no se merece esa falta de respeto", ha dejado escrito en su cuenta de Twitter el diputado, que hasta hace unos meses era portavoz adjunto en la Cámara. 

La campaña electoral de primarias se extenderá hasta el día 12 de diciembre. La votación se realizará de manera telemática desde las 8.00 horas del próximo lunes 13 de diciembre hasta las 20.00 horas del martes 14 de diciembre. Y en ella, podrán participar todos los afiliados adscritos a algunas de las agrupaciones de la Comunidad Autónoma de Andalucía. De momento, nadie ha sido capaz de decir cuántos militantes tienen derecho a voto en estas primarias. En las últimas, celebradas en 2018, fueron algo más de 3.300. Hoy, algunos cálculos hablan de un tercio o menos incluso.

A las puertas de las próximas autonómicas, la decisión que tomen los afiliados de Ciudadanos definirá el futuro cercano. Una derrota del vicepresidente Marín abriría un camino en solitario, si Carrillo cumple con su idea. Su victoria, por el contrario, lo fiaría todo, de una u otra manera, a la reedición del Gobierno con el PP de Moreno, quien cotiza al alza.

Más noticias